Mundo

“Soy duro con el TLC porque México no hace nada en la frontera”: Trump

Trump acusa a Peña Nieto de convertir el paso de centroamericanos a EU en un “paseo por Central Park”. Agentes fronterizos, dolidos por se acusados de nazis, dicen que los menores están mejor en jaulas que en cajuelas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está furioso por haber tenido que dar marcha atrás a su política de separar a los niños de sus padres indocumentados, y encima haber quedado a ojos del mundo como una persona “cruel” e incluso de actuar como hacían los nazis. Ayer decidió descargar su frustración en una de sus presas favoritas: México.

“México no hace nada por nosotros, solo toman nuestro dinero y nos venden drogas”, sentenció Trump en declaraciones a periodistas durante una reunión con su gabinete.

“Francamente, alientan a la gente a que vaya por México y hacia Estados Unidos, porque son narcotraficantes, traficantes de personas, coyotes... nos están llegando verdaderas joyas”, aseguró, en referencia a los centroamericanos y haitianos que cruzan el país para intentar cruzar a EU.

“Caminan por México como si caminaran por Central Park. Es ridículo”, opinó Trump.

El republicano insistió en que el gobierno de Enrique Peña Nieto “podría resolver este problema en dos minutos, pero no lo hacen; hablan mucho pero no lo hacen”.

“Estoy siendo muy duro con el TLCAN  porque es un acuerdo terrible para Estados Unidos. México está ganando 100 mil millones de dólares al año. Y una de las razones por las que estoy siendo duro es porque no hacen nada por nosotros en la frontera”, afirmó.

Ofensiva de California. Al mismo tiempo que Trump ordenaba a las agencias gubernamentales que implementasen el decreto que firmó el miércoles para frenar la separación de niños, el fiscal general de California, Xavier Becerra, anunció que lidera una coalición de diez estados para presentar una demanda contra el gobierno de Trump por la política “cruel y contra la ley” de separar a las familias inmigrantes en la frontera.

“Los niños deben estar con sus familias, no solos y aterrorizados dentro de jaulas de metal. Presentamos esta demanda porque separar a los niños de sus padres va contra la ley, es algo equivocado y es cruel”, indicó.

Sobre el terreno paralelo, el gobierno federal estudia levantar rápidamente campos para inmigrantes en bases militares (tres en Texas y una en Arkansas), debido a la saturación de los tres centro de detención del ICE, con capacidad para 3 mil 326 indocumentados que albergan ya a 2 mil 623, pero quedarán desbordados cuando sean reagrupadas las familias.

“Mejor en jaulas que en cajuelas”. Mientras tanto, el vocero del Sindicato Nacional de la Patrulla Fronteriza, Art del Cueto, declaró ayer que los agentes están muy “molestos” de que les comparen con agentes “nazis” y a sus instalaciones con “centros de concentración”.

“¿Cómo pueden comparar lo que hace la Patrulla Fronteriza que es detener a personas que están tratando de cruzar ilegalmente al país, con centros donde se hicieron experimentos y le dejaron de dar de comer a las personas, que los ejecutaron, que los metieron en cámaras de gas?”, cuestionó.

Además, dijo, los niños están “mil veces mejor” en un albergue para menores (donde están enjaulados) que en la “cajuela de un auto” o en manos de un traficante de personas.

Imprimir