Academia

Estudian proteína que sería clave para tratar el alcoholismo

Un equipo internacional de científicos identificó un tipo de proteína que podría ser el blanco para el tratamiento del alcoholismo, según un estudio publicado ayer por la revista especializada Science.
Los investigadores de la Universidad de Linköping en Suecia desarrollaron un método en el que las ratas podían optar por presionar una palanca que les proporcionaba alcohol o por una que les daba agua con azúcar.
A pesar de que la mayoría de los roedores decidían la opción dulce, el 15 por ciento de las ratas continuaron eligiendo alcohol, incluso cuando recibían una pequeña descarga eléctrica.
El comportamiento de las ratas que eligieron el alcohol tiene varias similitudes con los criterios de diagnóstico que se utilizan para la adicción al alcohol en los seres humanos, por ejemplo, el uso continuo a pesar de las consecuencias negativas.
“Tenemos que entender que una característica central de la adicción es que sabes que te va a hacer daño, incluso puede matarte, y sin embargo algo va mal con el control motivacional y sigues haciéndolo”, apuntó el autor principal, Markus Heilig, profesor de la universidad sueca.
Para investigar el mecanismo detrás de los comportamientos similares de adicción, los investigadores midieron la expresión de cientos de genes en cinco áreas del cerebro.
Las mayores diferencias que encontraron fueron en la amígdala, que es importante para las reacciones emocionales. En las ratas que eligieron el alcohol sobre el agua endulzada, un gen en particular se expresó a niveles mucho más bajos.
Este gen es el anteproyecto de la proteína GATA3, un prótido de transporte que ayuda a mantener bajos los niveles de la sustancia inhibidora de la señal de ácido gamma-aminobutírico (GABA) alrededor de las células nerviosas.
Para determinar si esa proteína tiene un papel importante en la dependencia humana del alcohol, el equipo de Heilig analizó junto a un equipo de la Universidad de Texas (EU) los niveles de GATA3 en el tejido cerebral de humanos fallecidos.
En individuos con adicción documentada al alcohol, los niveles de GATA3 en la región de la amígdala fueron más bajos que en las personas que no la tenían.
“Actualmente estamos trabajando con una compañía farmacéutica para tratar de desarrollar una molécula de segunda generación como candidata a los medicamentos para el alcoholismo”, concluyó Heilig.

Imprimir