Candidatos improvisados

Israel Moreno

Últimamente me he dado a la tarea de analizar los debates que han realizado candidatos de distintos estados de la República y en la propia Ciudad de México y aunque mi propósito es analizar las propuestas de seguridad pública y las políticas a implantarse en los municipios del país, vaya que me he llevado infinidad de sorpresas.
Este ejercicio me ha dejado innumerables enseñanzas, pero también varias decepciones, pues no es posible que existan candidatos a gobernar o bien a legislar, sin siquiera contar con un conocimiento básico de lo que será su responsabilidad al frente de una población o como representante popular de la misma.
Por ejemplo, en Nuevo León, los aspirantes a cargos de elección popular intercambiaron ideas en un ejercicio que convocó la Comisión Estatal Electoral de esa entidad en donde la sorpresa la dio Santiago Mata Martínez, pues ese candidato emanado de las filas de Morena al intentar abordar el tema del desempleo, hizo ver a Cantinflas como un niño, pues ni él supo lo que dijo y para describir su intervención, qué mejor que citar sus propias palabras: “El hablar de desempleo es algo bien triste que me da tristeza”, dijo en su primera intervención, lo que le valió un serio desprestigio en redes sociales y ataques de sus contrincantes pues pareciera que su partido lejos de querer ayudar a la gente, intenta afectarlos al mostrar el bajo nivel de educación de sus competidores.
Por si fuera poco, el candidato a la alcaldía de Monterey por la coalición Juntos Haremos Historia, Patricio (El Pato) Zambrano, mostró su verdadera forma de ser al usar la violencia en pleno debate televisivo y protagonizar una pelea con sus opositores, lo que sin duda representa un peligro para los regiomontanos, pues su política se caracterizará por la intolerancia y la carencia de raciocinio por lo que no me queda más que coincidir con Ricardo Alemán, quien diría lo siguiente: “Esto es Morena”, pues dichos candidatos “retratan de cuerpo completo lo que es Morena y lo que son sus candidatos…”
A pesar de estos ejemplos, no faltará quienes voten por ese partido sólo por el hartazgo social y descontento hacia un sistema, tal y como ocurre en varios estados de la República como en Morelos, en donde un alcalde que no hizo nada más que jugar bien al futbol en el pasado, podría gobernar aquel estado tan generoso sólo por el mismo descontento nacional, aunque no haya mostrado dotes políticas y ni siquiera de hablar bien. Es como si se mandara al actual gobernador Graco Ramírez al mundial para ser parte de nuestra selección nacional, acción que seguramente nos afectará mucho pues no es sabido que el perredista sea diestro en el balonpié.
Pero no vayamos tan lejos ya que, aunque pareciera increíble, en la capital del país, las cosas no son tan distintas pues el mismo partido se la está jugando en las alcaldías con candidatos que no necesariamente conocen el territorio a gobernar, es más, en muchos casos ni siquiera pertenecen a la alcaldía a gobernar y en casos extremos, ni de la Ciudad de México son.
Lo anterior lo saco a colación ya que con todos los problemas que la metrópoli tiene, no veo cómo un candidato que no conoce su territorio pueda hacerle frente a la inseguridad, pues no tiene el compromiso con la jurisdicción territorial por el simple hecho de no sentirla suya por no haber nacido en ella, ni la ha recorrido para saber su problemática, pero a eso le apuesta aquel partido.
Incluso en lo personal no he leído alguna propuesta o proyecto de gobierno de ningún candidato de Morena basado en las nuevas reglas de gobierno que marcan la Constitución de la Ciudad de México ,como en seguridad pública por ejemplo, aunque nuestra Constitución capitalina, reconocida internacionalmente por tratarse de una Carta Magna de avanzada, otorgue a los futuros alcaldes, mayores facultades en la materia toda vez que en el artículo 42 especifica lo siguiente: “Las alcaldías establecerán mecanismos de seguridad ciudadana y justicia cívica acordes a sus necesidades, mismos que deberán coordinarse con el mecanismo de seguimiento en la ejecución de las actividades en la materia, así como opinar y otorgar el aval ante la dependencia o institución encargada de la seguridad ciudadana ante el Gobierno de la Ciudad respecto de la designación, desempeño y remoción de los mandos policiacos en su ámbito territorial”.
Este gran paso, sin duda es clave en la contención del delito y está pensado en que los alcaldes memorizan su territorio y por ende, sus problemáticas, a menos que reitero, existan candidatos que no cuenten con el privilegio de conocer las colonias, barrios y pueblos a gobernar por tratarse de personas de otras delegaciones u originarias de otros estados de la república lo que, sin duda, echaría por la borda aquel extraordinario papel de los constituyentes, quienes mostraron a otros países que cuando hay voluntad, las cosas se pueden hacer de primer mundo, a menos que un partido se empeñe en poner como candidatos a personas que no tengan ni la más mínima educación ni la idea de qué papel están jugando.

Twitter: @israelmorenori

Imprimir

Comentarios