Exigen justicia en caso de activistas asesinados en Guerrero | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 23 de Junio, 2018

Exigen justicia en caso de activistas asesinados en Guerrero

Exigen justicia en caso de activistas asesinados en Guerrero | La Crónica de Hoy

Lentejuelas y banderas con los colores del arcoiris de la comunidad LGBTTTI tomaron las principales vialidades de la Ciudad de México, como desde hace 40 años, para visibilizarse, exigir derechos y pedir el esclarecimiento del asesinato de Rubén Estrada, Roberto Vega y Carlos Uriel López, activistas que fueron asesinados en Taxco Guerrero. 

La marcha comenzó al mediodía bajo el tema “40 años viviendo en libertad”, justo al término del partido de futbol que disputaron México y Corea del Sur, del que resultó ganadora la selección nacional, por lo que aficionados llegaron al Ángel de la Independencia, punto de inicio de la Marcha del Orgullo Gay.

Aficionados al futbol y comunidad LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual), coincidieron sin altercado alguno, al contrario, el Paseo de la Reforma lució con banderas mexicanas y otras con el arcoiris, que fueron ondeadas por hombres y mujeres de todas las edades, que iban en pareja, familia o grupos de amigos. 

Por un lado, en la esquina de calle Florencia y Paseo de la Reforma, un grupo de seguidores de la Selección Mexicana coreaba el “Cielito Lindo” y gritaba vivas, hasta el momento en el que organizaron un “Eeeeeeh...”, que fue interrumpido por mismos aficionados con un grito enérgico y rotundo: “Respeto”. Después organizaron una vuelta por el Ángel de la Independencia.

En el monumento histórico se dio la mezcla cordial entre ambos grupos, sin violencia, algunas personas con playeras de la Selección ondeaban la bandera gay, mientras otros aprovechaban para tomarse selfies con carros alegóricos. 

“Es algo que tenía que pasar, la estamos pasando bien y eso es lo más importante”, dijo la actriz Michelle Rodríguez, quien luego se unió a un contingente para el amplio recorrido. 

Ya en la marcha, Paseo de la Reforma, con sus respectivas laterales y en ambas direcciones, estaba repleta de gente, algunos cantaban, otros agitaban sus banderas y siguieron así hasta el Zócalo de la Ciudad de México.

El recorrido se dio de forma lenta sin importar primero la fuerza del sol y luego la intensa lluvia; y en éste se encontraba el flautista y Premio Crónica, Horacio Franco, quien hizo algunas declaraciones. 

“La Marcha del Orgullo Gay llega a los 40 años con muchos logros, con una comunidad que ya ha concientizado sobre lo que hemos obtenido, pero también llega con una gran deuda: no hemos conseguido luchar por intereses comunes. Y mientras haya crímenes de odio y separatismo por clases sociales e ideologías  al interior de la comunidad gay  —un reflejo de la división que existe en todo el país— , no lo vamos a conseguir”, declaró Horacio Franco. 

El flautista reconoció que desde hace tiempo, activistas como Enoé Uranga, Arturo Díaz Betancourt y Carlos Monsiváis, han logrado avances; sin embargo,  consideró, que aún falta unidad. 

“Me parece que debemos poner más énfasis en la educación y que no debemos ser una comunidad segregada por las diferentes ideologías. Las cabaretitos, travestis, musculocas, transgénero, vestidas y de clóset que viven una doble vida, todos tenemos que hacer las cosas que le convengan a todo el país. Lo que sigue es una mentalidad colectiva”, enfatizó Franco.

El recorrido continuó hasta el Zócalo de la Ciudad de México, espacio al que arribaron los primeros contingentes un par de horas después, con todavía algunos fanáticos del futbol, mismos que se mostraron respetuosos antes la comunidad LGBTTTI. 

Al final, según cifras del Gobierno de la Ciudad de México, se informó que hubo 80 carros alegóricos y 250 mil asistentes flotantes, algunos que se quedaron para disfrutar el concierto en el que participaron el Coro Gay de la Ciudad de México, La Sonora Dinamita y Fey.

Imprimir