Mundo

Donald Trump reclama deportar a migrantes “sin jueces ni tribunales”

El mandatario propone privar a los indocumentados de su derecho a un proceso judicial justo. El gobierno admite que entre el 5 de mayo y el 9 de junio separó a 2,343 familias

Donald Trump, el jueves, en un mitin en Minnesota.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso ayer privar a los migrantes indocumentados de su derecho a que sea un juez quien analice su caso y decida si se les debe extraditar o no.

Trump consideró que los migrantes deben ser deportados “inmediatamente” tras cruzar la frontera, lo que supondría una violación de las leyes estadunidense.

“No podemos permitir que esta gente invada nuestro país. Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, enviarlos de vuelta por donde vinieron”, escribió Trump en la red social Twitter.

Trump continuó su sesión tuitera, que llevó a cabo mientras se dirigía a Virginia a jugar golf, asegurando: “Nuestro sistema es una burla a la buena política de inmigración y a la ley y el orden. La mayoría de los niños vienen sin padres. ¡Nuestra política de inmigración, de la que se ríe todo el mundo, es muy injusta para todas aquellas personas que han llegado por el sistema legal y llevan años esperando su turno!”.

VIOLACIÓN DE LA LEY. El principio legal de debido proceso en EU establece que el Estado tiene que respetar el derecho de las personas a unas garantías mínimas para que el resultado de cualquier litigio sea justo y equitativo, un precepto que incluye el derecho de las personas a comparecer ante un juez.

En Estados Unidos, cuando los migrantes son detenidos por su estatus legal tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide, tras una comparecencia que a menudo dura apenas un minuto, si deben ser expulsados o si pueden permanecer en el país porque tienen derecho a tramitar una petición de asilo.

Aún así, existe de alguna manera un camino para lo que propone Trump. En 2004, el gobierno de George W. Bush aprobó una ley que permite las llamadas “devoluciones en caliente” en los casos, sólo para mexicanos o canadienses, en que los migrantes hayan llegado a EU en los anteriores 14 días y se encuentren a menos de 160 kilómetros de la frontera con, segun sea el caso, Canadá o México. Trump intentó sin éxito extender esta ley a ciudadanos centroamericanos.

“ILEGAL E INCONSTITUCIONAL”. Poco después del polémico tuit, la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) emitió un comunicado alertando que “lo que el presidente Trump ha sugerido aquí es tanto ilegal como inconstitucional. Cualquiera que haya jurado defender la Constitución y las leyes debe rechazarlo ine­quívocamente”, en palabras de Omar Jadwat, director del proyecto de la organización destinada a defender los derechos de los migrantes.

CIFRAS ACTUALIZADAS. Por otra parte, el sábado en la noche el gobierno comunicó que entre el 5 de mayo y el 9 de junio, separaron a 2,343 niños de sus padres tras cruzar la frontera ilegalmente. La cifra es incompleta, puesto que la política de separación familiar duró hasta el miércoles 20, cuando Trump se echó atrás por el aluvión de críticas que denunciaron la crueldad e inmoralidad de la medida.

En un comunicado, el departamento de Salud y Servicios Sociales explicó que ya han devuelto a 522 menores a sus padres, y que este domingo estaba previsto reunir a 16 familias más.

 

Imprimir