Mónica Lavín publica la cartografía de su “cuentística” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 24 de Junio, 2018

Mónica Lavín publica la cartografía de su “cuentística”

A qué volver se integra por 44 cuentos, escritos desde 1986 hasta la actualidad. Buscó las afinidades entre sus diversos textos en vez de una cronología, dice en entrevista

Mónica Lavín publica la cartografía de su “cuentística” | La Crónica de Hoy
Los cuentos fueron seleccionados por Mónica Lavín luego de que sometiera los escritos a una prueba de tiempo.

Las preocupaciones, técnicas, desarrollo estilístico y temáticas que Mónica Lavín ha tenido a lo largo de su trayectoria, fueron reunidas en su más reciente libro A qué volver, que está integrado por 44 cuentos de diversas extensiones.

En la antología A qué volver, editada por Tusquets, hay cuentos que la escritora realizó desde 1986 hasta la actualidad, pero que no fueron organizados de manera progresiva, pues se encuentran catalogados en tres apartados: “El otro”, “Lo otro” y “Nosotros”, explica Mónica Lavín en entrevista.

A qué volver es una cartografía de mi cuentística, no es una reunión que los aborde cronológicamente, sino que traté de encontrar en este rompecabezas que es mi escritura, cómo podría establecer afinidades”.

En el apartado “El otro”, la escritora aglomeró cuentos que abordaran a la pareja o a la búsqueda del amor, mientras que en “Lo otro”, se encuentran aquellas situaciones imposibles de controlar, como lo extraño, lo insólito e incluso, sus primeras incursiones en el erotismo, para concluir en “Nosotros” con temas familiares, como las posibles relaciones entre padres e hijos, además del vínculo entre diferentes generaciones, entre adultos mayores y jóvenes.

Los 44 cuentos fueron seleccionados por Lavín luego de que sometiera sus escritos a una prueba de vital importancia: la del tiempo. De esa forma llegó a la conclusión de cuáles debían formar parte de A qué volver, su segunda gran compilación de cuentos, pues la primera fue Pasarse de la raya, antología que se caracterizó por tener a la transgresión como temática general. 

“En este caso hay diversos temas. Lo que sí es que, cuando veo mis primeros cuentos, veo cierta intuición que con el paso del tiempo comenzó a domesticarse. Quise hacer otra lectura de mi cuentística, de mí misma, para ofrecer otro tipo de lectura”.

En el libro hay textos como “El caso estándar”, “Tapetes persas”, “Blanca Navidad”, “El hombre de las gafas oscuras”, “Los hombres de mar”, “El día y la noche” y “Una tripa muerta y seca (Sympathy for the devil)”, por mencionar algunos.

En los cuentos hay diferentes personajes, que Mónica Lavín dice, se caracterizan por atravesar por situaciones que “se parecen a la de todos”, con una vida en la ciudad, además de rasgos que los colocan en una atemporalidad, rasgos importantes para que no pierdan vigencia.

“El cuento existe cuando algo se sale del curso de lo normal. Con A qué volver, quiero que el lector se pierda a través de la cartografía de mis preocupaciones escriturales”. 

La también autora de Yo, la peor, comenta que son contados los casos de cuentos que le han servido como base para una novela, pues “las historias nacen para cuento o para novela. Sería desleal usar a todos los cuentos como primer paso para novelas, porque los cuentos tiene virtudes como son la brevedad, además de ser concisos”.

En A qué volver, Mónica Lavín hizo una selección de cuentos cortos y otros más de largo aliento, estos últimos, dice, se acercan a épocas actuales; sin embargo, concluye, se encuentra en la elaboración de un libro de cuentos nuevos en los que planea abordar la violencia, el erotismo, los viajes e incluso, los placeres de la mesa, temas en los que no se ha adentrado, o le falta profundizar.

Imprimir