Mundo

Advierten a Trump que viola la ley de EU si niega juicio a migrantes

Activistas amenazan con demandar a su gobierno si ordena expulsión exprés de solicitantes de asilo. Sólo los mexicanos y canadienses están sujetos a “devoluciones en caliente”

Campamento de tiendas para niños migrantes, a 38 grados de temperatura en una base militar en Texas.

Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes lamentaron ayer la intención del presidente de Estados Unidos, Donald Trump de expulsar “inmediatamente”, sin opción de pedir asilo, a los indocumentados que cruzan la frontera y aseguraron que emprenderían acciones legales si cumple su amenaza.

Los expertos migratorios recordaron que la petición de asilo es una norma recogida por la Constitución de EU y que acabar con su solicitud, como pidió este fin de semana mediante un tuit, es incurrir en “una violación a los derechos humanos”.

Confianza en tribunales. “Es una barbaridad porque es ilegal, según las leyes internacionales sobre derechos de los refugiados; es un tuit descabellado, como tantos otros de este presidente, al que no hay que darle mucha bola porque tengo fe en que las cortes no lo permitirían”, comentó el abogado Efrén Olivares. En respuesta, la vocera del presidente Trump, Sarah Huckabee Sanders, declaró que la Casa Blanca no está cometiendo una ilegalidad.

“Sólo porque no veas a un juez no significa que no estés recibiendo el debido proceso. Hay miles de inmigrantes ilegales deportados cada mes que no ven a jueces. A veces es por deportación voluntaria, y a veces por deportación exprés”, añadió en referencia a un procedimiento que solo puede aplicarse a los ciudadanos de México y Canadá.

Devoluciones en caliente. Según la ley de EU, cuando los inmigrantes son detenidos debido a su estatus legal, tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide si deben ser expulsados o, si por el contrario, pueden permanecer en el país porque tienen derecho a una petición de asilo.

No obstante, en 2004, el gobierno de George W. Bush estableció que pueden ser deportados de manera exprés aquellos inmigrantes que han llegado ilegalmente en los últimos 14 días y que, en el momento de su arresto, se encuentran a 160 kilómetros de la frontera. Esa norma para las llamadas “devoluciones en caliente” solo puede ser impuesta a mexicanos y canadienses, aunque Trump trató sin éxito de extenderla a los centroamericanos al comienzo de su mandato.

Preguntada por si Trump quiere volver a intentar aplicar esa medida a los centroamericanos, Sanders respondió que el presidente “ciertamente quiere ver más deportaciones exprés, pero su objetivo último es asegurar la frontera para que deje de haber este problema”, concluyó en referencia, una vez más, a la construcción del muro.

Reunificación a cuentagotas. El director de Justicia Racial y Económica de Texas Civil Rights Project (TCRP), Efrén Olivares, calificó de “ambigua” la cifra del Departamento de Seguridad Nacional, que ayer anunció que 538 menores han sido llevados a sus familiares, de los más de 2 mil 500 afectados.

Sin embargo, el abogado de TCRP alertó que sólo han tenido conocimiento de “cuatro o tal vez cinco casos”.

Claudia Muñoz, de Grassroots Leadership, organización que en contacto con 40 mujeres indocumentadas en el Centro de Detención T. Don Hutto (Texas), denunció que “aún no saben dónde están los menores y ellas están en riesgo de ser deportadas de forma inmediata”.

Añadió que el gobierno les facilitó de un teléfono para realizar llamadas, pero sin especificar que “no son gratuitas” y “no todos los padres tienen dinero para poder llamar a sus hijos”. Además, dijo, aunque tuvieran, como explicó una madre afectada, cómo podía saber las condiciones reales en las que está su niño, “si tan solo tiene dos años”.

Imprimir