Un cielo plagado de estrellas - Edgar Valero Berrospe | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 25 de Junio, 2018
Un cielo plagado de estrellas | La Crónica de Hoy

Un cielo plagado de estrellas

Edgar Valero Berrospe

Esta noche nuevamente las estrellas dejaron de brillar por un momento. Ya había pasado en el cielo de Sochi y en Moscú. Saransk está algo lejos de la capital rusa, pero también en estas latitudes se apagó por un momento la brillante silueta de Cristiano Ronaldo, quien ha venido de más a menos. Tres goles, un gol, cero goles y ¡ah!, un penal fallado. También las estrellas del futbol son seres humanos.

Por eso la enorme injusticia ante lo acontecido a Messi, que no falló aquel disparo ante Islandia con conciencia de lo que hacía, sino en el descuido de tener que poner atención en otros temas que no deberían juguetearle en la mente mientras está en la cancha. Pero las odiosas comparaciones siempre están ahí.

Yo no digo que Messi haya estado pensando cómo fue que Cristiano le metió tres a España y que él, Lio, debería hacerle otros tantos a Islandia, como si los islandeses no jugaran o a alguien se le hubiera olvidado que son la sensación del futbol europeo de los últimos cuatro años. Aunque ya les hayan metido los nigerianos un “estate quieto”, la verdad es que se trata de un gran equipo, que, como describía yo en algún momento de aquel sábado, todos cabían en una sola foto, porque o todos atacaban o todos defendían.

Y ya igualados en los cartones un aspecto nada secundario, el de los penales fallados, Cristiano y Messi deberán seguir el trámite del Mundial, bueno, siempre y cuando Argentina aprenda que tienen que jugar todos y no sólo el estrella del Barcelona, tan criticado y cuya mirada sigue luciendo ausente cuando está en la cancha.

La marca registrada del éxito parece ser que tiene sus limitaciones, ya los estamos viendo. Porque por un lado, los otrora infalibles se vuelven más terrenales, mientras que otros más terrenales se convierten en figuras como Harry Kane y sus cinco goles, aunque tres sean ante Panamá, o Romelu Lukaku que sigue sumando con Bélgica, o Suárez que contribuye a que el Barça siga siendo potencia goleadora, aún desmembrada en el Mundial, pero con ánimos de lucir en donde sea.

Y la economía emergente del futbol ya manda a sus primeros refuerzos, y resulta que son mexicanos. El Chucky Lozano, Carlos Vela y el Chicharito se han merecido en las últimas horas muchos espacios. Un jovencito y otros dos que en su momento fueron las grandes promesas del futbol mexicano junto con Gio. Y lo que son las cosas, ninguno de los tres alcanzó el tren del 2006, pero para el 2010, hace 8 años, ya Gio y Hernández contaban. Y mucho.

Ellos tres representan las caras inesperadas de quienes ya han comenzado a robar la atención en este Mundial de Rusia, al que llegaron muchas otras estrellas, como Lewandoski, Ozil, Müller, Khedira, Salah, Di María, Higuaín, el Kun Agüero, la lista es larga y con nombres rimbombantes. Unos habrán de conseguir la trascendencia, inesperada como la de Costa con España, Musa con Nigeria o Modric con Croacia.

El peso de cargar a una selección en una Copa del Mundo, no es una misión que cualquiera pueda consumar. Messi está aquí por cuarta ocasión y aún no sabemos si podrá siquiera ir a la segunda ronda. Lewandoski con toda su fama tampoco pudo, ni Mohamed Salah, pero es bien cierto que cuando hay grandes equipos, termina por conocerse que había grandes jugadores. Porque Maradona no ganó solito el Mundial de México 86, fue Argentina, ni Kempes fue todo Argentina 78, aunque haya sido un fuera de serie. En cambio héroes anónimos como Salvatore Schilacci en Italia 90 fueron idolatrados, aunque nunca pasó nada con él después de aquel Mundial.

Lo bonito del cielo del futbol es que aunque hay estrellas que de pronto no brillan, de pronto también en el firmamento vemos aparecer otras que ni siquiera sabíamos que ahí estaban, y eso es una de las grandes enseñanzas de Rusia 2018…

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios