Los días más oscuros de nosotras: Un filme sobre los fantasmas de la violencia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 26 de Junio, 2018

Los días más oscuros de nosotras: Un filme sobre los fantasmas de la violencia

Entrevista. Sophie Alexander-Katz, protagonista del filme, comparte con Crónica su experiencia en esta historia sobre los terribles escenarios que llegan a vivir las personas por sus preferencias sexuales

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Los días más oscuros de nosotras es un homenaje a nuestros amores perdidos, una parábola sobre la memoria, el destino y la muy humana resistencia a la oscuridad”, escribe la guionista y directora Astrid Rondero, sobre su más reciente filme, una película sobre la memoria y la violencia que viven un par de mujeres por tener una relación lésbica en la frontera de Tijuana.

“La primera vez que estuve en Tijuana sentí una fuerte conexión. Tenía 23 años y la ciudad se apoderó de mí. Existen varias imágenes de aquella Tijuana que aún permanecen en mi memoria, incluso ahora, tras muchos años: el bordo oxidado y las noches salvajes de droguerías, prostitutas y gringos en la avenida ‘Revo’, en la Coahuila; la atmósfera tan terrible como hermosa, tan mexicana”, añadió la realizadora.

Se trata de un filme que después de tener su debut en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), haberse encargado de inaugurar la vigésimo segunda edición del Festival Mix en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, el pasado 17 de mayo cada vez causa más atención por la vigencia del tema en la manera en que la violencia y la maldad persiguen toda la vida.

La protagonista de este filme es Sophie Alexander-Katz, quien compartió en entrevista exclusiva con Crónica, desde París, su experiencia y la importancia que destaca de este filme que ahora es proyectado de manera independiente en distintas salas y recintos, además de que se encuentran en busca de poderla posicionar entre todo el público.

“Creo que cada vez es más clara la apertura que se le da a las cintas de género, pero ésta en especial, creo que me enorgullece porque no hacemos distinción de quién es quién. No hablamos o nos dirigimos a alguien porque es hombre o mujer y eso es lo interesante de esta propuesta. En ningún momento de la película siquiera se habla acerca sobre que es de esta temática, cada una de las imágenes tiene su propia expresión”, dijo la actriz.

La historia comienza cuando en una pick-up de segunda mano y a toda velocidad contra el implacable calor de la carretera al atardecer, Ana (Sophie Alexander Katz) se abre paso para llegar a Tijuana, la ciudad que tuvo que abandonar cuando era una niña. Con la mirada fija en el camino, Ana medita sus opciones mientras escucha el mensaje de voz de Silvia (Florencia Ríos), la actual inquilina de su casa de infancia. El simple recuerdo de esa casa provoca en Ana un dolor que no le es desconocido: el de una memoria irresoluta que aguarda por ella, cada día más impaciente.

“La historia podría sorprender al principio, sin saber que se trata de ese amor de dos personas del mismo sexo, y es parte creo de las similitudes que hoy en día se ven reflejadas en nuestra sociedad. Es un encuentro que se da de manera inesperada”, dijo.

Conforme avanza el filme, las dos protagonistas se encuentran a sí mismas en dicha oscuridad, para después hallar un poco de paz en la compañía de la otra. Ambas se obsequian una intimidad que, más allá de lo sexual, las ayuda a combatir su temor más humano: la pérdida de un ser amado.

Un filme que se suma a la trayectoria de la actriz, quien ha sido nominada a importantes premiaciones, entre ellas destacó su nominación como Mejor Actriz en categoría de Drama en el Festival de TV Internacional Montecarlo, Mónaco en 2011 por su participación en XY, La Revista. Su paso por el cine le ha dado personajes en películas como La dictadura perfecta, Labios rojos, El sótano, La noche de siempre y Tres, por mencionar algunas.

En el 2014 tuvo su última participación en cine, por lo que este “proyecto llego a mis manos justo cuando tenia que ser, los actores estamos a la espera de que cosas buenas nos sucedan, pero si las pedimos, a veces no llegan. Por eso es que esta cinta marca un progreso importante para mí y todo lo que tiene mi carrera”, señaló.

“El ser actriz me ha puesto en este camino, y cada uno de los proyectos representa distintos retos, pero creo que he aprendido lo necesario de cada uno de ellos, y en particular con esta propuesta estoy fascinada por el trabajo que hizo todo el equipo y que no se quede en un festival, sino que siga trascendiendo y que el público se interese cada vez más en este tipo de temáticas”, insistió.

A través de Los días más oscuros de nosotras la actriz espera que en medio del complejo tema el espectador se pueda llevar un mensaje positivo y de amor: “Nosotros tenemos el poder de la palabra, que es una de las armas más potentes que pueden existir, por eso debemos saber el momento preciso para poder soltar una bala y lo mismo pasa con la actuación, ya que mediante nuestros personajes podemos llegar a la sociedad con el mensaje que, según sea el caso, mostremos al público”, subrayó.

Dentro de esta trama, Sophie expresó su apoyo hacia la diversidad y respeto de todas las clases sociales, “a final del día todos tenemos lo mismo y es una buena opción el cine para hablar de manera libre de todos los temas que queramos. Los directores cada vez arriesgan más y el cine mexicano va en escalada, nosotros tuvimos nuestra época de oro del cine y creo que es buen momento para retomar esas historias innovadoras y con buenas producciones”, concluyó.

 

Imprimir