Deportes

Argentina avanza con drama

Un partido lleno de dramatismo requirió de amplia complacencia arbitral del turco Cuneyt Cakir  y un par de verdaderos golazos, para que la Selección Argentina ganara por 2-1 a Nigeria, con lo que el subcampeón del orbe avanzó a los octavos de final de la Copa del Mundo en Rusia 2018, mientras que los africanos quedaron eliminados.

Con modificaciones casi desesperadas, el técnico albiceleste Jorge Sampaoli buscó que el bicampeón del mundo recuperara la memoria futbolística en el estadio de San Petersburgo, ya que estaba obligada a vencer a los nigerianos para superar la fase de grupos, en espera de que Islandia no ganara a Croacia, ya con el boleto asegurado.

Cuando parecía que Argentina no tenía los argumentos futbolísticos para superar a los nigerianos, que se mantuvieron bien plantados en sector defensivo y cazando a su rival para contragolpearlo, apareció la magia de Lionel Messi, otra vez Messi…

Un servicio largo de Ever Banega, fue controlado magistralmente por el capitán argentino, quien a máxima velocidad y con la marca encima del zaguero William Ekong, con el muslo izquierdo bajó el balón al pie, se lo acomodó para la derecha y definió cruzado para un portento de gol que representó el 1-0 al minuto 14.

La anotación cayó en el momento más oportuno para Argentina y para el jugador del Barcelona que pareció liberarse de todas las presiones y sacó lo mejor de su futbol, la prueba de ello fue un tiro libre que ejecutó engañando al arquero y disparar a su lado, pero el balón se estrelló en el poste y se salvó Nigeria del segundo tanto.

Los papeles se invirtieron para el segundo tiempo, ya que ahora Nigeria estaba obligada a buscar el empate para asegurar su boleto en la siguiente fase, por lo que empezó a desplegar su juego y meter en su propio campo a los pamperos y a fuerza de insistir pisó el área y provocó un penal a su favor.

Creyendo tener el derecho de abrazar y derribar a un rival sin ser sancionado, a Javier Mascherano, quien jugó con la cara ensangrentada buena parte del complemento ante la complacencia arbitral, se le marcó un penal indiscutible que el nigeriano Victor Moses cobró con una frialdad de otro partido, para empatar 1-1 el marcador al 51’.

Con el empate, Argentina se volcó al ataque, lo que preparó el contragolpe letal para definir el juego a su favor y al 76 una aparente mano de Marcos Rojo dentro del área, fue revisada por el silbante con el apoyo del VAR y Cakir determinó que no había pena máxima, cuando la víspera sí se sancionó una jugada muy similar en el duelo entre Irán y Portugal.

Ya por terminar el encuentro, con cambios emergentes para salvar el encuentro, Gonzalo Higuaín mantuvo su costumbre de fallar en los momentos claves al volar un remate a centro de Ángel di María y cuando parecía todo perdido para Argentina y ante los notorios desfiguros de Diego Maradona en estado inconveniente en el palco, vino el milagro.

Argentina tuvo que resurgir de sus cenizas, a través del defensor por derecha Gabriel Mercado, quien se incorporó al ataque y llegó a línea de fondo para mandar un centro al área nigeriana, donde apareció providencialmente Marcos Rojo, quien prendió de volea el balón con potencia a un rincón, para poner el 2-1 que le dio el pase a Argentina y dejó fuera de competencia a Nigeria en un final de película, donde los buenos siempre ganan.

El panorama en la siguiente fase para la albiceleste no se presenta nada fácil, ya que como segundo sitio del Grupo D con cuatro puntos se tendrá que enfrentar en octavos de final a Francia, mientras que Croacia, líder del sector con siete unidades lo hará ante Dinamarca.

Imprimir