2018: los “equilibrios” que se rompieron - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 27 de Junio, 2018
2018: los “equilibrios”  que se rompieron | La Crónica de Hoy

2018: los “equilibrios” que se rompieron

David Gutiérrez Fuentes

Si algo convergió en esta campaña electoral, fue el rompimiento de la hegemonía de modelos de comunicación verticales y monodireccionales, con la presencia y crecimiento de medios en línea alimentados con actores y audiencias mucho más participativos y dinámicos.

La hegemonía mediática que se encontraba en crisis, con grandes pérdidas económicas y una creciente pérdida de credibilidad, concurrió en la línea de tiempo 2018, con la sinergia que logró en torno suyo un candidato que sumó adeptos y encontró en los nuevos actores mediáticos un inusitado apoyo, que es mucho más visible que en el 2012 por la sencilla razón de que a pesar de nuestros rezagos digitales, estamos más conectados a la red y, además, porque una nueva generación de electores que votarán por primera vez en su vida, crecieron con la interacción y el lenguaje de estos nuevos medios en permanente reconfiguración.

También se rompió el prototipo de alternancia gatopardista azules-tricolores, algo que Vargas Llosa, si fuera menos reaccionario, bien pudo llamar en su momento la nueva dictadura perfecta, en lugar de darle vergonzosos espaldarazos a los presidentes de un sistema continuista que alcanzó su punto de quiebre este año.

De hecho Vargas Llosa es una suerte de mesias de varias glorias autóctonas, bautizadas con indudable agudeza por Lorenzo Meyer como los nuevos Jeremías. Esos que, como Enrique Krauze, pregonan en ridículos videos las estelas de destrucción si dejamos el poder en manos de un solo hombre e invitan a ejercer el voto dividido en el Congreso ante la inevitable caída del statu-quo si un “autócrata” es ungido por el voto, como parece ser que sucederá ante la desazón de muchos alicaídos Jeremías y mini Jeremías, representados en el magnífico cuadro de Rembrandt: Jeremías prevé la destrucción de Jerusalén.

El hartazgo político de la sociedad mexicana que, pese a su conservadurismo, decidió no apoyar más el modelito de país que estuvieron intercambiándose entre dos franquicias políticas, tocó fondo. Este continuismo que puso en evidencia peligrosos acuerdos transexenales que atentan contra los intereses de la nación, alcanzó su punto de quiebre en el 2018. Por cierto, en el video Krauze alude a la matanza ordenada por Díaz Ordaz, pero parece ignorar todos los hechos de sangre padecidos por la población después de 1997.

Lo que es peor, las más desesperadas medidas populistas, como el reparto de tarjetas y dinero para promoción del voto, fueron retomadas ¡a una semana de la elección! por un candidato que había gozado de la simpatía de la intelectualidad orgánica proclive al continuismo que vaticina desastres, cancelación de libertades y acoso contra la sociedad civil.

Otra ruptura que se evidenció en este año electoral fue la de las cúpulas empresariales que apenas y cubren un pequeño espectro del total de empleos formales que tiene el país. Nunca terminaron de decidirse a quién apoyar como gremio unido y esta división rezagó a sus candidatos y pondrá al ganador en una posición menos comprometida para negociar con un poder que ahora tendrá que sentarse a la mesa con un gabinete sobre el que la sociedad civil tiene puestas todas las exigencias, porque quienes piensan que después del primero de julio todo será futbol, olvido y concentración de un poder político sin un férreo marcaje social, se encuentran muy equivocados.

 

David Gutiérrez Fuentes
dgfuentes@gmail.com

Imprimir

Comentarios