Saldos de las campañas electorales - José Fernández Santillán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 29 de Junio, 2018
Saldos de las campañas electorales | La Crónica de Hoy

Saldos de las campañas electorales

José Fernández Santillán

A la memoria de mi sobrina Carolina Collado Delgadillo, asesinada en Masaya, Nicaragua, por paramilitares de Daniel Ortega

Pasado mañana se cumplirá el plazo para que un poco más de 89 millones de mexicanos registrados en el padrón electoral, podamos acudir a las urnas. En realidad, la afluencia a las casillas no será tan grande: se espera una participación de entre el 65 y el 70 por ciento de electores. No alcanzaremos la cifra récord en elecciones presidenciales que se registró en 1994, cuando hubo una participación de un 77.8 por ciento.

La explicación de porqué la gente se volcó a votar ese año, vale la pena recordarlo, es que fue la respuesta ciudadana a la violencia que se desató por diversos motivos y en diversos ámbitos: desde el levantamiento zapatista del 1 de enero, hasta los asesinatos de Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo y de José Francisco Ruiz Massieu el 28 de septiembre. Al ir a sufragar tan copiosamente los mexicanos mandaron el mensaje de que preferían el método pacífico para dirimir las controversias que caer en una espiral de destrucción.

Aquél fue un paso decisivo en la consolidación de nuestra democracia que, como bien se dice, hemos ido construyendo a través de acuerdos parciales entre las diversas fuerzas políticas. Ernesto Zedillo, presidente de la República, entendió que las condiciones de la competencia aún no eran equitativas. En consecuencia, convocó a que se realizara una nueva reforma electoral (1996) que, entre otras cosas, estableció un “piso parejo” para los partidos en materia de dotación de recursos públicos, acceso a los medios de comunicación y la autonomización de la autoridad electoral. El Secretario de Gobernación dejó de presidir el IFE.

Las elecciones que se efectuarán el próximo domingo estarán reguladas por una normatividad diferente: la que se publicó en el Diario Oficial el 10 de febrero de 2014 y que incluye la posibilidad de formar un gobierno de coalición; la reelección de senadores y diputados del Congreso de la Unión, quienes podrán ser reelectos por dos y cuatro períodos consecutivos, respectivamente; la reelección de legisladores locales; la obligación de que los partidos políticos cubran la paridad de género al presentar sus candidaturas; se adelantó la fecha del 1 de septiembre al 1 de agosto para iniciar el primer periodo ordinario de sesiones, cuando el Presidente de la República tome posesión; las candidaturas independientes; la transformación del Distrito Federal en Ciudad de México, y el cambio del Instituto Federal Electoral (IFE) a Instituto Nacional Electoral (INE) que le concede mayores atribuciones, sobre todo para intervenir en las elecciones estatales y municipales. Como consecuencia de estos cambios, los Institutos Estatales Electorales (IEE) pasaron a ser Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE).

Convengamos en que la violencia guerrillera y política de 1994 ha sido suplida ahora por la violencia desatada por el crimen organizado. Van cerca de 133 aspirantes a cargos de elección popular asesinados. De acuerdo con la consultora Etellekt se han registrado 400 agresiones a políticos y candidatos desde septiembre de 2017. En este periodo 127 políticos o candidatos han recibido amenazas o han sido víctimas de actos de intimidación.

Los estados más golpeados por esta violencia criminal son Guerrero, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Michoacán y Chihuahua. Es un hecho que los narcotraficantes quieren incidir en las elecciones y determinar quiénes ocuparán tanto puestos en la administración pública como en los congresos.

Por eso, una de las demandas más sentidas de la población es la solución al problema de la inseguridad junto con el combate a la corrupción. Esos fueron los temas que los candidatos tocaron con más insistencia en sus giras proselitistas; pero muchas personas cuestionaron: “está bien que hagan mención de esos asuntos, la gran pregunta es ¿cómo lo van a hacer?”

Estas campañas electorales tuvieron sus peculiaridades. Por ejemplo, la aparición de los candidatos independientes, figura jurídica que aprovecharon Margarita Zavala y Jaime Rodríguez El Bronco. La sorpresa fue que Margarita decidió no seguir en la contienda, en tanto que el gobernador de Nuevo León con licencia sí persistió en su cometido.

Hay que decir claro y fuerte que su habilitación como candidato independiente fue una jugarreta por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). La propia presidenta de la Sala Superior de ese órgano jurisdiccional, Janine Otálora, se pronunció en contra de la decisión adoptada por sus pares. Esa determinación a favor del Bronco produjo desconfianza en el TEPJF. A todas luces Jaime Rodríguez violó la legislación electoral y, sin embargo, logró entrar en la carrera presidencial.

Otro rasgo distintivo de estos comicios es que las corrientes en pugna decidieron, todas, conformar coaliciones electorales: Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), Por México al Frente (PAN-PRD-MC) y Todos por México (PRI-PVEM-NA). El punto que debe resaltarse es que no en todas las posiciones en juego estas coaliciones se mantuvieron; es decir, nueve gubernaturas, 27 legislaturas locales y más de mil quinientos ayuntamientos.

Estoy seguro que las personas comunes y corrientes celebraremos—independientemente del resultado—el dejar de oír los insulsos spots transmitidos día y noche por disposición legal. De manera irracional se privilegió a la democracia del marketing sobre la democracia del ciudadano.

Twitter: @jfsantillan

Mail:jfsantillan@itesm.mx

Imprimir

Comentarios