Avanza epidemia de la soledad, por abuso de pantallas: Aidan Moesby | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 02 de Julio, 2018

Avanza epidemia de la soledad, por abuso de pantallas: Aidan Moesby

Entrevista. “Hoy es más fácil tener sexo con una persona que caminar con la misma persona sujeto de la mano o incluso poder compartir juntos una oficina por largo plazo”, indicó el geólogo y escritor

Avanza epidemia de la soledad, por abuso de pantallas: Aidan Moesby | La Crónica de Hoy

Aidan Moesby piensa que cada vez menos gente vive en el presente. Las pantalla tienen a las personas físicamente juntas, pero viviendo mentalmente en tiempos y lugares diferentes. Ése es uno de los síntomas más claros de la epidemia de la soledad; una condición que crece en todos los países y en la que el diálogo se usa al mínimo, la intimidad de la vida cotidiana se desprecia, el sexo es un producto ‘comodity’ y se evita gastar demasiado tiempo en atender a otras personas.

En entrevista exclusiva con Crónica, el escritor afirma que en el mundo está avanzando una epidemia de la soledad, que es acelerada por el abuso que hacen las personas de las pantallas y dispositivos electrónicos que les impiden estar en el presente y van matando el diálogo y las poderosas experiencias que nacen del conocimiento recíproco de las personas. “Hoy es más fácil tener sexo con una persona que caminar con la misma persona sujeto de la mano o incluso poder compartir juntos una oficina por largo plazo”, indicó Moesby.

— Vivimos imaginando mundos lejanos. Un joven puede ir viajando en la Ruta 53 del autobús urbano, en Tokio, y no tener la mínima conciencia de este hecho, dice Moesby en la entrevista.

Diagnosticado con trastorno bipolar desde el año 2004, el geólogo, ambientalista, educador, escritor y artista plástico británico Aidan Moesby, decidió hacer trabajo creativo, a partir de los registros o apuntes sobre cómo vivía sus crisis de trastorno bipolar. Después fue pasando de un modelo de trabajo más literal a uno más conceptual.

De las palabras que definen emociones evolucionó a la elaboración e ideogramas para diferentes emociones, además de otros proyectos multidisciplinarios que está haciendo con otros colegas británicos, especialistas en audio, ingeniería y arquitectura.

TABLA PERIÓDICA. Moesby visitó México para participar en el Coloquio Internacional Arte y Discapacidad, de la norma al nombre, realizado en la Biblioteca Vasconcelos.

El artista es conocido en diferentes países por una de sus obras más conocidas: la Tabla Periódica de las Emociones, que imita la tabla periódica de los elementos químicos, pero en cada casilla ubica emociones y no elementos químicos. Pone, por ejemplo, la ansiedad, alegría, enojo, etcétera.

Otra característica que tiene su trabajo es que muchas de sus obras salen del diálogo y se basan en palabras.

Con mucha calidez narra que cuando él comenzó a tener claro el ciclo y los eventos que se repetían cuando estaba por experimentar una crisis maniaca o una crisis depresiva comenzó a estudiarlos y a observarlos como si se tratara de algunas condiciones climáticas que anuncian lluvia viento o un huracán.

“Me interesa mucho el tema del tiempo y el clima. Siempre me ha interesado. Pero ahora me interesa hacer una analogía sobre cómo es el tiempo o el clima al interior de las personas y si se puede comparar con cómo se cambia el clima del planeta o el cambio climático. Esto es aparte del proyecto que estoy trabajando actualmente, de la epidemia de la soledad”, dice el creador originario de Newcastle.

El autor dice que, después de bastantes años de observación puede mirar algunos cambios que anuncian cuando tendrá algún episodio  emocionalmente complicado. Dice que sería bueno que cada persona pudiera tener su propia ventana emocional en la que se ve cómo va cambiando el clima externo y cómo se refleja en las emociones del propio artista.

Sobre la epidemia de la soledad, casualmente Aidan Moesby pregunta el nombre en español del libro de Octavio Paz, El Laberinto de la Soledad. Dice que está trabajando un proyecto sobre la soledad y explica que, desde su punto de vista, estamos viviendo una destrucción masiva del diálogo y perdiendo el gran poder que se desprende de la conversación y el entendimiento.

“Todo el mundo está en sus pantallas y ajeno a lo que ocurre alrededor, es como si no estuviesen presentes y, entonces, se reduce mucho la posibilidad de interactuar con otros seres humanos; puedes pasar once horas en un vuelo de avión o en un autobús y ni siquiera decir buenos días”, dice el escritor.

“Además, dentro de las redes, todo es exhibir lo que yo soy, lo que comí, a quién conocí o a dónde fui. Todo eso que quiero decir que yo soy. Pero no viven despiertos el presente, están en el otro espacio, el del teléfono o la tabla o la computadora”.

Para el escritor británico, lo que se necesita para poner fin a la epidemia de la soledad es revivir la intimidad. Pero aclara que, para él, intimidad no es el encuentro sexual sino otro tipo de proximidad.

“El sexo ahora significa muy poco. Lo que es más trascendente es cierto nivel de intimidad, confianza, cercanía  en la vida cotidiana que ya se ve menos”, dice.   

TRASTORNO BIPOLAR Y ARTE. Además de su labor creativa, Moesby también trabaja como un consultor para gobiernos o asociaciones civiles que buscan llevar mejor calidad de vida o wellbeing. Sobre este tema de la calidad de vida en las ciudades dice: “Los problemas de calidad de vida o bienestar en las ciudades no se resuelven con pocas palabras: no se arreglan diciendo: tenemos tantos parques y tantos autobuses y tantas zonas arboladas. Los problemas más profundos en las ciudades requieren de mucho más diálogo”.

“No vivimos en un estado mono emocional”, dice el escritor y artista visual. “Por eso necesitamos tanto diálogo para comprendernos, cuando me preguntan cuántos árboles pueden generar bienestar en una colonia con cierto número de vecinos, también es importante evaluar cuántos de esos árboles fueron seleccionados y sembrados por los vecinos. Este hecho de haber participado en la siembra de árboles o en la mejora de la comunidad, da resultados muy positivos en esto que llamamos el wellbeing o el bienestar urbano”, explica el artista invitado que considera a la Ciudad de México, como la ciudad más masiva que hubiera conocido en un estado mono emocional”, dice el escritor y artista visual.

 

Imprimir