Las sorpresas en el Partido Demócrata - Manuel Gómez Granados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 30 de Junio, 2018
Las sorpresas en el Partido Demócrata | La Crónica de Hoy

Las sorpresas en el Partido Demócrata

Manuel Gómez Granados

El martes de la última semana de junio se celebraron las elecciones primarias en el estado de Nueva York, que sirvieron para escoger a los candidatos de ese partido para las elecciones legislativas de noviembre próximo en que se renovará la totalidad de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, 35 de los 100 que integran el Senado de aquel país, 39 de 50 gubernaturas y muchos otros cargos en las ramas legislativas, ejecutivas y judiciales de muchos estados de la Unión Americana.
De todos los ganadores en las primarias de junio de este año, hay una que se ha convertido, casi de inmediato, en una especie de ejemplo de hacia dónde podrían moverse las anquilosadas pero aún poderosas estructuras del Partido Demócrata. Se trata de una joven mujer de sólo 28 años, profesora, quien para pagar sus estudios trabajó en los empleos que, de manera casi inevitable, deben tomar en algún momento de su vida los jóvenes neoyorquinos.
Se trata de Alexandria Ocasio-Cortez, quien logró derrotar en la primaria a un político tradicional que había logrado reelegirse durante diez ocasiones. De hecho, en el distrito en el que ella ganó, hacía 14 años que no se celebraban primarias, pues el actual representante de ese distrito, el también demócrata Joe Crowley, había logrado mantener un control casi total de esa zona del sur del Bronx y el norte de Queens, al grado que no era necesario realizar primarias.
Hasta que llegó Alexandria y detrás de ella muchos jóvenes latinos y de otras minorías étnicas que viven en algunas de las zonas más marginadas del sur del Bronx, que—junto con sus familias—padecen los efectos de la reconcentración del ingreso que EU ha vivido en los últimos 20 años y que ni George Bush Jr. ni Barack Obama, ni Donald Trump han logrado resolver.
Una de las cosas más interesantes de la candidatura de Alexandria Ocasio-Cortez es que, a diferencia de muchas de las mujeres que lideran el Partido Demócrata, Alexandria se ha declarado católica y en los discursos que pronuncia en espacios cerrados o en parques del Bronx y de Queens es frecuente que cite las Bienaventuranzas como fuente de inspiración de su campaña, además de que—a diferencia de muchos republicanos y demócratas como Crowley—la campaña de Ocasio-Cortez se distinguió también por rechazar las donaciones o contribuciones de empresas, para garantizar así una mayor independencia como legisladora.
La revista America, que publica desde 1909 la Compañía de Jesús, desde sus oficinas en Nueva York, le ha dedicado su número de esta semana a la joven mujer latina del Bronx,
que—al menos hasta ahora—se ha convertido en una de las sorpresas más agradables de las primarias, pues es muy probable que gane la elección constitucional y llegue a Washington, DC, al Capitolio, la voz de una persona profundamente
preocupada por los efectos de la desigualdad y la injusticia en su país.
Tristemente, la reacción de los líderes del Partido Demócrata fue terrible. Nancy Pelosi, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, minimizó el triunfo de Ocasio, pues la joven neoyorquina representa una corriente dentro del Partido Demócrata muy cercana a las posiciones del senador por Maine, Bernie Sanders, que toma distancia de las posiciones de demócratas moderados como Pelosi o la excandidata presidencial Hillary Clinton. Habrá que ver, una vez que Ocasio sea electa en noviembre de este año, qué otros demócratas, que sean electos por primera vez como representantes, le acompañarán, para saber qué clase de cambios podremos esperar en EU en los meses próximos.


manuelggranados@gmail.com

Imprimir

Comentarios