El día después de mañana - Javier Santiago Castillo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 30 de Junio, 2018
El día después de mañana | La Crónica de Hoy

El día después de mañana

Javier Santiago Castillo

Escribo estas líneas el sábado 30 de junio, pensando en el escenario del día después de mañana. Más allá de las críticas, la guerra sucia, las descalificaciones, la retórica y la demagogia fáciles que formulan soluciones voluntaristas a problemas complejos. Pero, hoy domingo al decantarse la noche esperamos conocer el veredicto de las urnas sobre quien será el titular del Poder Ejecutivo Federal. Aunque se perfila ustedes ya saben quien.

El lunes los festejos del candidato ganador y sus huestes tendrán un receso, porque jugará la selección nacional contra Brasil. Al terminar el juego la tristeza o la algarabía consecuencia del resultado de ese partido, que al final de cuentas serán efímeras, el ganador enfrentará la realidad de los problemas que aquejan a nuestro país. Esas condiciones distan de la retórica fácil de campaña.

El vencedor de la contienda electoral tendrá por delante dos retos inmediatos: instrumentar la reconciliación nacional, porque no habrá mayorías apabullantes, y trazar con absoluta responsabilidad y visión de Estado el Plan Nacional de Desarrollo, que será la carta de navegación de la elaboración de las políticas públicas durante el sexenio. Será indispensable tener un diagnóstico de la realidad nacional que rebase las percepciones personales, independientemente de los recorridos que se hayan realizado por el país.

Los datos duros, fríos en combinación con la sensibilidad política son ingredientes indispensables para dictaminar las prioridades nacionales. Les comparto información, sobre algunos de los retos a enfrentar.

En materia de seguridad pública los números no son alentadores. El balance sexenal, asentado en el reporte de Incidencia Delictiva que presenta la Secretaria de Gobernación (Segob), muestra los siguientes datos: 3 millones 400 mil 014 robos; de los cuales 1 millón 071 mil 327 se realizaron con violencia. Los secuestros llegaron a 6 mil 829. Mientras que los homicidios dolosos llegaron a un total de 107 mil 843.

Del 1 de enero de 2013 al 31 de mayo de 2018 se cometieron un total de 9 millones 063 mil 748 delitos del fuero común. La delincuencia común tiene una dimensión impresionante. No todo el problema es la delincuencia organizada.

No obstante, el Diagnostico Nacional sobre las Policías Preventivas de las Entidades realizado por la propia Segob, arrojan detalles que pudieran explicar el déficit en el rubro de seguridad pública a nivel nacional. Según el diagnostico, las policías estatales cuentan con un número de 128 mil 922 efectivos; hasta este año se han evaluado a 127 mil 379, de los cuales 8 mil 921 (6.9%) no aprobó los controles de confianza. Restando a los no aprobados, el total de efectivos se ubica entre los 120 mil. Es decir, el estado de fuerza real operativa es de 0.8 policías por cada mil habitantes.

La tarea del nuevo presidente, si se quiere llegar al estándar mínimo requerido de 1.8 policías por cada mil habitantes, es lograr en conjunto con las entidades, la formación de casi 116 mil nuevos elementos. Pero no solo eso, el verdadero reto de la consolidación de los cuerpos de seguridad tiene que ver con las mejoras a sus condiciones laborales.

Eso a través de medidas muy concretas como la homologación de salarios, el acceso a prestaciones básicas y la creación de Academias o Institutos de formación policial. El Estado con el salario más alto lo tiene Sonora con un sueldo neto de 13 mil 687 pesos mensuales; en contraste, la entidad con el menor salario es Chiapas, con un sueldo de 5 mil 391 pesos mensuales. El salario neto promedio nacional es de 9 mil 933 pesos mensuales.

Otro tema de vital importancia para la nueva administración será el empleo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de enero del 2012 a septiembre del 2017 se crearon 3 millones 133 mil 980 empleos. Cifra que supera a las obtenidas en administraciones anteriores. Felipe Calderón:1, 334, 337; Vicente Fox Quezada: 336, 740; Ernesto Zedillo: 1, 617, 223. Hasta el 30 de septiembre de 2017, el Instituto Mexicano del Seguro Social, contaban con un registro de 19 millones 428 mil 916 puestos de trabajo; de los cuales el 86% son de carácter permanente. Aunque hay que tomar en cuenta que la economía informal encubre la magnitud real del desempleo.

En el plano económico es importante hacer mención de algunos indicadores. Por ejemplo, con respecto al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), la situación ha sido apenas sostenible. De 2013 a 2016 el crecimiento promedio se ubicaba en apenas 2.14%. Por otro lado, en lo que a Inversión Extranjera Directa (IED) compete hasta mayo de este 2018 la cifra se encontraba en 182 mil millones de dólares, monto que es récord respecto a este indicador.

Sin embargo, al cierre del 2017 la deuda externa ascendía a 193 mil 981 millones de dólares. Enrique Peña Nieto recibió en 2012 la deuda pública en 33% del PIB, no obstante, a inicios del 2017, ésta se ubicó en 48% del PIB. Una fuente de financiamiento tiene que ser la renegociación de la deuda externa que lleve a un menor pago por su servicio y a su disminución.

Una de las prioridades de todo gobierno es el combate a la pobreza. Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de las Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2008 la cifra de personas en situación de pobreza en México era de 49.5 millones de personas, para el 2016 esta cifra llegó a los 53.4 millones de personas.

De esta última cifra, 44 millones viven en pobreza moderada y 9.4 millones en pobreza extrema; al menos 86.3 millones de personas tienen una carencia social y 26.5 millones tiene 3 carencias o más. En 8 años la cifra de personas en situación de pobreza aumento en 3.5 millones de personas. Las políticas que han priorizado el asistencialismo como mecanismo central de combate a la pobreza han mostrado su ineficacia. Ninguno de los candidatos ha presentado un proyecto de largo aliento para atender el rezago social.

La lista de las rémoras sociales y económicas que tiene el país es extensa. No todo es causa de la corrupción, que es grave, pero el diagnóstico debe tener una visión estructural, que deberá delinear un horizonte claro de hacia dónde nos dirigimos como nación. No se puede echar por la borda la institucionalidad construida a lo largo de décadas.


 Profesor UAM-I
@jsc_santiago
www.javiersantiagocastillo.com

Imprimir

Comentarios