El poder a la gente - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 03 de Julio, 2018
El poder a la gente | La Crónica de Hoy

El poder a la gente

Wendy Garrido Granada

I believe everything we dream

Can come to pass through our union

We can turn the world around

We can turn the earth’s revolution

We have the power

People have the power... Patti Smith

 

México ganó la oportunidad de cambiar. México eligió democráticamente, con más del 50 por ciento de los votos en la elección más grande de toda su historia. México votó contra la corrupción, contra la Estafa Maestra, la Casa Blanca, contra los escándalos políticos, contra la desfachatez de los juniors que presumen su vida de lujos a costa del erario. Contra el PRI. Ese partido hegemónico que gobernó más rapaz y más vil en cada elección. Sus hijos, los Duarte, los Granier o los Yarrington son los ejemplos de esos engendros sórdidos que robaron y se embolsaron  millones de pesos.

México también votó contra las desigualdades económicas. La falta de oportunidades.  La inseguridad. La guerra contra el narcotráfico que nos ha dejado más de 200 mil muertos y 30 mil desaparecidos. México buscó otra opción, participar.

El primero de julio las personas salieron a votar masivamente, fueron ellas quienes también observaron la elección de cerca, contaron los votos y salieron a festejar. Festejaron como nunca antes se había visto. Festejaron sin acarreos. Festejaron en una plancha del Zócalo abarrotada. Vivieron el júbilo de la democracia. Lo merecían.

Andrés Manuel López Obrador no es un mesías ni el salvador de México. Es un político que recorrió cada rincón del país y logró crear un proyecto con base a las demandas escuchadas. En momentos titubeó y retorció tripas al incorporar a algunos de la “mafia del poder” a sus filas, como Manuel Espino, su coordinador de Organizaciones Sociales y Civiles, un expanista conservador antiaborto, homofóbico y ultraconservador. Pero sus contrincantes del PRI y PAN se reunían con integrantes del Frente Nacional por la Familia. Se redimió proponiendo un gabinete con paridad de género y con expertos en su materia.

“El poder surge entre los hombres cuando actúan juntos y desaparece en el momento en que se dispersan”, escribió Hannah Arendt en La Condición Humana.  México tiene el poder. Tiene el poder de obligar a sus representantes públicos a cumplir con sus promesas. A participar de forma organizada para vigilar y exigir que se respeten y garanticen los derechos.

Una de las ventajas  es que muchos de los que votamos por López Obrador no pertenecemos a su partido o a ningún otro. Seremos mucho más críticos y analíticos para señalar donde esté fallando,  lo que todavía necesita mejorar o lo que ha ignorado.

El poder ciudadano debe traducirse en afrontar las desigualdades sociales y económicas. Transparentar los financiamientos. Evitar la corrupción. Acabar con una guerra sin sentido.

Andrés Manuel López Obrador no ganó el poder. Lo ganamos los ciudadanos. Tenemos que usarlo. Que se sumen todos. Si AMLO quiere pasar a la historia siendo un buen presidente, será bajó nuestro mandato con ideas, propuestas, proyectos,  con crítica constructiva, con contrapesos. No por él, por nosotros. Nos lo merecemos. Lo necesitamos. México no puede seguir siendo el mismo. Nunca más políticos que nos atropellen. Si López Obrador se convierte en uno, quitémoslo.

Porque como dice también Arendt, “el poder sólo es realidad donde palabra y acto no se han separado, donde las palabras no están vacías y los hechos no son brutales, donde las palabras no se emplean para velar intenciones sino para descubrir realidades, y los actos no se usan para violar y destruir sino para establecer relaciones y crear nuevas realidades”. Por una nueva realidad.

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios