“Elena Álvarez-Buylla en Conacyt es un mensaje importante, pero…” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

“Elena Álvarez-Buylla en Conacyt es un mensaje importante, pero…”

José Franco destaca la trayectoria de la científica que encabezaría la institución. No obstante, señala la preocupación de la comunidad por su falta de experiencia en la administración

José Franco es actualmente el coordinador del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT).

Después del anuncio de Andrés Manuel López Obrador, realizado en el tercer debate presidencial, sobre la designación de Elena Álvarez-Buylla como futura directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), así como su posterior aceptación pública, la reacción de la comunidad científica se mantiene latente y seguirá expectante hasta que se formalice con la toma de posesión del nuevo Presidente del país. 

En este escenario, José Franco, director del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) opina que el anuncio de López Obrador tiene aspectos muy importantes que subrayar, no obstante, también una preocupación. El FCCyT es un órgano autónomo de consulta y asesoría permanente del Poder Ejecutivo Federal, así como su consejo de Investigación Científica, y de la Junta de Gobierno del Conacyt. 

En entrevista, su director destacó que el nombramiento de Álvarez-Buylla tiene dos aspectos muy buenos por subrayar. “Es una científica reconocida, Premio Nacional de Ciencias y Artes, y una investigadora con un trabajo científico importante y de impacto. Es bueno que López Obrador designe para Conacyt a alguien que proviene de la comunidad científica”.

El expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM acota que una muestra de lo anterior es la experiencia más reciente en la dirección de la dependencia, con Enrique Cabrero Mendoza, exdirector del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). “En esta administración tuvimos también a un investigador al frente de Conacyt y la diferencia en su conducción y la forma en la que se reestructuró, fue muy buena. 

“No queremos a un político dirigiendo Conacyt , sino a alguien del sector científico”. Además, Franco refirió que sería la primera mujer al frente de la institución en sus casi 50 años. “Ambos mensajes son potentes e importantes”. 

No obstante, el astrónomo refiere también la preocupación que hay en diversos actores y miembros de la comunidad científica acerca de la designación. “Elena no tiene una experiencia en la gestión y Conacyt es muy complicado. Nadie nace con experiencia, se construye y es ahí donde espero que su curva de aprendizaje sea lo más rápida y eficiente, porque la institución que dirigiría es muy compleja”. Por otra parte, refirió, se espera que la científica mantenga el espacio para el crecimiento de la ciencia en todos los sentidos. 

El 1% DEL PIB. Durante ese tercer debate presidencial, Andrés Manuel López Obrador refirió que su administración buscaría fortalecer a Conacyt y que destinaría los recursos necesarios para que el sistema científico y tecnológico alcanzara la inversión del 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que establece la Ley de Ciencia y Tecnología desde 2002. Álvarez-Buylla también hace referencia al tema en el documento Principios Rectores del programa de Ciencia y Tecnología en el marco del Proyecto Alternativo de Nación (2018-2024), en el cual señala que solicitará “de manera firme ante las instancias presupuestales del Estado el cumplimiento del compromiso legal de asignación del 1% del PIB al presupuesto…”. 

Desde los cambios a la ley, en el país la inversión en el rubro no ha alcanzado esa cantidad; sin embargo, Franco refiere que las administraciones desde Vicente Fox hasta la actual han sido mal planteadas y definidas. Explica que en el escenario internacional, la estimación de la inversión en ciencia y tecnología de un país se basa en el Gasto en Investigación y Desarrollo Experimental (GIDE) el cual suma la inversión pública y privada.

En el mundo, refiere, no hay ningún país que alcance la inversión de un punto porcentual (la recomendación internacional) sólo con inversión pública. En México se invierte sólo alrededor del 0.5 por ciento, en su mayor parte por financiamiento público. 

“Este tema no estaba claro cuando se hizo la ley y ahora todos lo interpretan como quieren. Es correcto que la ley tenga el compromiso del gobierno, pero ponerle un monto no, quien haya asesorado a Fox tampoco tenía claro lo que estaba haciendo”. 

De acuerdo con Franco, poner una inversión del 1 por ciento del PIB gubernamental es muy alto comparado con los estándares del resto del mundo; sin embargo, dada la situación de México “parece ser que, como la inversión de la iniciativa privada es pequeña, y si queremos tener desarrollo, se tienen que inyectar más recursos”. Si no hay forma de estimular a la industria privada a que invierta, agrega, habrá que lograrlo de forma indirecta”.

Finalmente, José Franco enfatiza la importancia de que instituciones como el FCCyT asesoren al próximo gobierno en éste y otros temas y que la futura dirección de Conacyt tenga una visión amplia sobre el sector.

Imprimir