La France se venge - Edgar Valero Berrospe | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 06 de Julio, 2018
La France se venge | La Crónica de Hoy

La France se venge

Edgar Valero Berrospe

La revancha es un platillo que se sirve frío… Que si lo debe de saber Francia… La escuadra gala avanzó a las semifinales de la Copa del Mundo, luego de una indiscutible victoria sobre el equipo de Uruguay del maestro Oscar Washington Tabárez y está de regreso luego de 12 largos años en la penúltima fase del Mundial… Para llegar, han tenido que hacer lo mismo que ocurrió hace dos años en la Euro, quitarse un enorme “chango” de la espalda.

La memoria es flaca, pero hablando de futbol, la afición de este país tiene más que presente que en tres presentaciones, los ahora discípulos de Didier Deschamps nunca habían podido derrotar a Uruguay, que incluso se dio el lujo de derrotarlos en Inglaterra 66, y de frenarlos con sendos empates sin goles en Corea-Japón 2002, en uno de los tres partidos en los que le abollaron la corona a la Francia de Zidane, y luego en 2010, cuando siendo subcampeones del mundo, fueron “echados” de Sudáfrica por Uruguay y México… Si, cuando el Chícharo le marcó a los franceses.

Pero el tiempo, y en una condición mucho más importante, en fase de eliminación directa, la escuadra subcampeona de Europa, reclama su espacio en las semifinales de Rusia 2018, dejando en el camino a un equipazo que lucía como el “caballo negro” de este evento luego de eliminar de forma clara y contundente a Portugal.

Francia se ha debatido entre el orgullo herido y los momentos heroicos que la han traído y llevado en los últimos 20 años a nivel internacional, desde que capturó el Mundial en casa en 1998, pasando por su eliminación en primera ronda sin conseguir un sólo triunfo cuando era dirigido por Laurent Blanc en el 2002, a aquel momento de drama cuando el árbitro argentino Horacio Elizondo expulsó a Zidane en la final del 2006 en el Estadio Olímpico de Berlín, y finalmente la nueva y polémica eliminación del 2010 en lo que se ha dicho, podría ser el peor equipo francés de la historia.

Pero la historia no juega. No al menos en el futbol. Francia no pudo mostrar ni en la Euro del 2012 cuando perdió ante España, ni en el Mundial de Brasil en 2014 cuando cayó, como siempre hasta ese día, ante Alemania, que se trataba de un cuadro con un numeroso grupo de jugadores talentosos y con un gran futuro.

Y no ha sido sino hasta ahora, cuando se cumplen 20 años de haber roto, junto con Inglaterra en 1966, la hegemonía de Brasil, Alemania, Italia y Uruguay, en el sentido de que nadie más había ganado un Mundial, que vuelven a mostrar una cara que genera preocupación en los rivales y confianza a Deschamps.

Tener a un baluarte como Griezmann, capaz de cargar a un equipo plagado de estrellas como Mbapé, Giroud, Varane, Pogba, Tolisso, Kanté, Dembelé, Matuidí o incluso al arquero Lloris, no es nada sencillo. Pero el delantero del Atlético de Madrid finalmente entregó la actuación que le debía a su país y la afición del Mundial.

Su sagacidad, su velocidad, pero sobretodo su visión de campo fueron la clave que ha puesto a Francia otra vez en el camino de volver a ser campeones mundiales.Y aunque la misión no es sencilla pues ya conocemos que Bélgica será su rival, y que ambos equipos despliegan un futbol moderno, efectivo, profundo, balanceado, veloz e incluso espectacular, el fiel de la balanza me parece que se ha cargado a favor de los galos.

Quitarse la jefatura de Uruguay, que además lucía como un enemigo de formidables dimensiones le ha valido además a Francia, recordar como lo hizo también hace dos años en la Euro al derrotar a Alemania en las semifinales, un equipo al que hasta entonces no había podido vencer nunca, que su futbol ha vuelto a madurar y que el talento del que dispone está a la altura de los campeones del 98, aunque primero tenga que vencer a sus vecinos del norte y luego, esperar a conocer si Inglaterra o Croacia, favoritos en los partidos de este sábado, son justamente rivales superables. Que en el papel al menos así parece.

De la encarnizada lucha que se esperaba por el lugar en la final entre las tres potencias etiquetadas como favoritas que aun quedaban, Francia, Bélgica y Brasil, las dos escuadras europeas apartaron su lugar para medirse el próximo martes en el espléndido estadio de San Petersburgo, en un duelo que también tiene raíces legendarias, la más importante de ellas, el duelo por el tercer sitio en Puebla en el Mundial de México 86.

Francia falló de forma inexplicable en su casa hace dos años, cuando Cristiano Ronaldo les robó, casi sin estar en la cancha, la gloria de ser campeones de Europa, pero creo que la lección está aprendida.

Así sucedió con Alemania, cayendo en la final de la Euro del 2008 y luego en la semifinal de Sudáfrica 2010 ante España, y una vez más en las semifinales de la Euro ante Italia en el 2012, pero nadie, ni los propios galos fueron capaces de detener la marcha triunfal de los teutones en los cuartos de final de Brasil hace cuatro años. Así que conocen el camino y saben de su potencial. 

Además de los belgas, nadie parece estar en condiciones de poner a prueba a esta Francia, viendo de cerca y de lejos a los cuatro equipos que del otro lado también suspiran por su boleto a la final. La revancha es dulce, también, no sólo es el platillo que se sirve frío. Ya lo mostraron los galos… Veremos que sigue…

 

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios