La gramática, de todos tan temida - Carlos Alberto Patiño | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 06 de Julio, 2018
La gramática, de todos tan temida | La Crónica de Hoy

La gramática, de todos tan temida

Carlos Alberto Patiño

En 1492 ocurrieron dos acontecimientos muy importantes para la humanidad en general y para España en particular.

Uno, nada más cambió la idea y la forma mundo. Es, por supuesto, el viaje de Cristóbal Colón y su descubrimiento de América.

El otro no es menor para los hispanohablantes que entonces sólo estaban en una de las penínsulas europeas. El hecho fue la aparición de la primera gramática de la lengua española, entonces denominada castellana.

El autor de esta obra fue Antonio de Nebrija, de quien ya habíamos hablado en este espacio cuando abordamos el tema de la ortografía (La Orthographía, por tan pocos atendida)

A Nebrija le encargó la tarea doña Isabel la Católica. La prominente dama le pidió a don Antonio justificar la necesidad de contar con una obra así.

No fue el autor, sino el obispo de Ávila fray Hernando de Talavera quien dio la respuesta “Después de que Su Alteza haya sometido a bárbaros pueblos y naciones de diversas lenguas, con la conquista vendrá la necesidad de aceptar las leyes que el conquistador impone a los conquistados, y entre ellos nuestro idioma; con esta obra mía, serán capaces de aprenderlo, tal como nosotros aprendemos latín a través de la gramática latina.”

Y eso que apenas se iba a descubrir América. Faltaban más de 200 años años para que naciera la Real Academia de la Lengua y apenas se sembraba la semilla de la que se convertiría en la segunda lengua más hablada del mundo.

Nebrija puso la primera piedra de una edificación que permitiría normar la forma de expresarse de más de 500 millones de personas.

También proporcionó las bases para que nuestra lengua resista el paso del tiempo y no acabe como el latín, que decayó y desapareció cuando surgieron las lenguas romances, entre ellas la nuestra.

Las lenguas cambian, pero la que usamos en España, Hispanoamérica, Asia y África seguirá siendo el español por mucho tiempo, eso sin menoscabo del surgimiento de otras formas como ya está sucediendo con el espanglish.

La gramática de Nebrija fue simiente. Uno de sus propósitos, lo explica él (con su ortografía y redacción de la época), era que los “estraños” (extranjeros) pudieran aprender la lengua “entonces por este mi arte podrían venir en el conocimiento della como agora nosotros aprendemos el arte de la gramática latina para aprender el latín.

“Y cierto assi es que no sola mente los enemigos de nuestra fe que tienen la necesidad de saber el lenguaje castellano: más los vizcaínos, navarros, franceses, italianos, y todos los otros que tienen algun trato y conversación en España y necesidad de nuestra lengua: si no vienen desde niños ala deprender por uso: podrán la mas aina saber por esta mi obra.”

Hay un dato importante. Las gramáticas no se escriben nada más para los extraños. También cumplen la función de normalizar, regular la lengua de los que ya la hablaban y que necesitan un marco de uso común.

Sin meternos en las profundidades de la lingüística, digamos que la gramática ya viene precargada en los niños como los programas en las computadoras. Bueno, no exactamente, pero es un hecho que los niños aprenden a expresarse sin estudiar gramática.

Los analfabetos no la han estudiado, pero pueden estructurar oraciones y comunicar sus ideas.

Mientras se aprende a hablar, se desarrolla la idea gramatical. Preciso, se incorpora la estructura. Por eso se pueden expresar nuevas ideas con el mismo lenguaje.

Pero eso no basta. Como en las transcripciones genéticas, se producen errores que causan daños o provocan mutaciones. Así, poco a poco surgen cambios y se va deteriorando la lengua.

A veces, también como en la genética, las mutaciones contribuyen a la adaptación;  a veces, como el cáncer, la falla aniquila.

Y para eso sirve la gramática académica, no para establecer o imponer como algunos creen, sino para registrar las normas que reflejan los usos.

Ése es el sustrato de mi desempeño profesional. No es nada más señalar el error, es encontrar la mejor forma de decir. Y la mejor es siempre la más clara, la que mejor se entiende, la que no distorsiona la lógica ni incurre en la confusión de significados. No es purismo es obligación de claridad.

La primera Gramática de la lengua castellana compuesta por la Real Academia Española apareció, con este título, en 1771.

Está dedicada a Carlos III (el papá del que monta nuestro Caballito).

Establece la obra en su presentación que “La Academia sólo pretende  en esta Gramática instruir a nuestra juventud en los principios de su lengua, para que hablándola con propiedad,  y corrección se prepare a usarla con dignidad y elocuencia.”

En el prólogo dice que “Sería pues conveniente que los padres o maestros instruyesen con tiempo a los niños  en la Gramática de su lengua. Los que no hubiesen de seguir la carrera de las letras se ilustrarían a lo menos en esta parte de ellas , y hallarían en el exercicio de sus empleos, en el gobierno de sus haciendas, y en el trato civil, las ventajas que tienen sobre los otros los que se explican correctamente de palabra y por escrito.

No deberíamos aspirar menos, pero me conformo ya no con toda la gramática sino con la ortografía y la sintaxis.

¿Desde cuándo, en  los  medios de comunicación, los jóvenes y los que ya no son, creen que su profesión es la de hablar con lugares comunes? ¿Por qué creen que las muletillas son muestra del mejor estilo?

La gramática y sus partes, como la ortografía y la sintaxis, no son imposiciones sino acuerdos de comunicación. El que no atiende este hecho no debería creer que tiene un salvoconducto para destrozar el idioma.

No se trata de (ni se puede) congelar una lengua; pero, si nos atenemos a las normas, será mejor nuestra comunicación.

.-.-.-.-.-.-.

 

Es el “cancel electoral” el nombre de la parte de la casilla donde se marca la boleta y que resguarda la privacidad y garantiza el secreto del voto. Eso encontró El Arca de Arena en un manual para escrutadores. También se acepta “mampara electoral”. Las respuestas las recibió El Arca de Angélica Villanueva, Luz Rodríguez, Marielena Hoyo, Pedro Toxcano y Miguel Ángel Castañeda.

Bien, las arenas de El Arca encuentran una palabra que literalmente significa “los de más al norte”, “muy al norte”. Friedrich Nietzsche se consideraba a sí mismo como tal, pues se decía más allá de los límites. Hay referencias en la mitología griega y en términos esotéricos se refiere a una raza mítica de la que algunos nazis pretendían descender.

 

 


caralpat@gmail.com
@caralpat
http://giroscronica.blogspot.mx

Imprimir

Comentarios