La luz del nuevo sol ya apareció - César González Madruga | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 07 de Julio, 2018
La luz del nuevo sol ya apareció | La Crónica de Hoy

La luz del nuevo sol ya apareció

César González Madruga

Carta para agradecer, reflexionar e invitar a que nos comportemos como ciudadanos de la nueva era.

 

El renacimiento mexicano es una actitud manifiesta en nuevas acciones concordantes con la demanda ciudadana, representando un giro total de la visión de nación. Es momento de sanar al territorio partido por las mafias del poder y el clientelismo político. Esta nueva era conlleva una nueva actitud y una renovada visión social donde lo político y lo ciudadano dejen de estar divorciados.
El nuevo gobierno deberá nutrirse de una moderna conducta ciudadana que le facilite su desempeño, porque sin ella no hay gobierno que pueda cumplir todas sus metas, ello implicará entrar a una era en la que el ciudadano valora una conducta conforme a los principios universales, dispuesto a ser participativo y cogobernante en su realidad inmediata.
Es momento de que nuestro interés mayor sea el bienestar de México, de creer en la tierra que nos ha dado tanto y ser congruentes y consecuentes ante esa creencia, por ejemplo, que todo emprendimiento económico, sin importar su tamaño, lo haga con la visión de un “ganar - ganar” para que sus utilidades no estén peleadas con la justicia laboral, la salud y el combate a la ignorancia. Que desde la óptica de Kennedy no se pregunten qué puede el gobierno hacer por las empresas, sino qué apoyo pueden las empresas dar a México. De igual modo, que los maestros reaviven la pasión por enseñar y no sólo cumplir con las horas, los estudiantes, de aprender y no sólo perder el tiempo; los médicos, de sanar y no sólo de lucrar, los burócratas, de servir y no sólo de servirse, que los medios de comunicación informen y contribuyan a la educación y no sólo busquen ganar rating; los futbolistas disciplinarse y no sólo de motivarse. En síntesis, que toda la ciudadanía organizada en conjunto contribuya a la construcción de un país y no sólo esperar qué hace el gobierno, pasar del ciudadano egoísta, individualista y contemplativo hacia un mexicano productivo, consciente y participativo.
Lo anterior dota la autoridad moral de exigirle o demandarle al gobierno lo que sea, o de lo contrario toda queja estará condenada, de antemano, a la esterilidad. Un ciudadano puede demandarle a un gobernante ser honesto, siempre y cuando el nuevo ciudadano lo haga con la autoridad moral y ética (signos de este nuevo ciclo) de asumir la honestidad, no como simple escrúpulo moral, sino como una forma de vivir. Este nuevo Ser será considerado un ciudadano de esta nueva era, un renacentista. Esta nueva era es la del Quetzálcotl colectivo, entendida cómo lo describe Antonio Velasco Piña: “una energía cósmica de renovación como la primavera” y la primavera no elige jardín, es decir, cuidemos nuestro Edén (México). El gobierno de AMLO puede lograr su cometido de acabar con la

corrupción en tanto los ciudadanos sean también incorruptibles.
Sólo así podemos proclamarnos todos como vencedores tras el primero de julio, una nueva historia que se escriba sin conquistados ni conquistadores, perdedores ni ganadores, vencidos ni vencedores, fuertes ni débiles, simplemente ciudadanos que creen en la democracia como el mejor instrumento pacifico para realizar las transformaciones del país.
Quiero agradecer a este nuevo prototipo de ciudadano del Renacimiento Mexicano que me aportó con su confianza y voto en Tlalpan, participando en la siembra de árboles, a quienes me ayudaron en la defensa del voto, a quienes participaron en las jornadas cívicas y en los rallies para el mejoramiento de las colonias, a quienes dieron talleres, terapias, cursos, clases, conciertos y por supuesto a quienes inundaron de poesía y belleza a las redes sociales y asumieron una forma de vivir sin ofender a nadie, aún cuando llegaron a ser ofendidos. Agradezco profundamente su nueva actitud cívica ciudadana, la cual honraré manteniendo al Siervo en la lucha por la defensa del medio ambiente y los derechos elementales del ser humano. Mi mejor agradecimiento será seguir en la senda del bien común, portando el emblemático paliacate dispuesto a la honestidad y al servicio. Aún hay mucho por hacer y esta hazaña apenas comienza.

“El Siervo”
@CesarG_Madruga
madrugacesardaniel@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios