Crean “parches de corazón” para personas que sobrevivieron a infarto | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 08 de Julio, 2018

Crean “parches de corazón” para personas que sobrevivieron a infarto

El tejido, generado con células madre, permite rehabilitar la función del latido por completo, señalan investigadores de la Universidad de Washington. Falta hacer pruebas clínicas

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Después de 20 años de investigación con células madre, investigadores de la Universidad de Washington, en Seattle, lograron fabricar en laboratorio tejidos completos de músculo cardiaco que laten y pueden ser colocados en corazones  de pacientes que viven con parte del músculo cardiaco muerto, tras un infarto.  Los experimentos han sido probados exitosamente con monos y se espera la autorización sanitaria para hacer los experimentos en pacientes voluntarios humanos.

La innovación busca reducir las muertes por insuficiencia cardiaca que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), representan 5 por ciento de los decesos de hombres en todo el mundo y 10 por ciento de los decesos en mujeres.

El corazón es uno de los órganos menos regenerables del cuerpo humano, pues cuando hay muerte de células de músculo cardiaco lo que ocurre principalmente no es que nazcan nuevas células sino que se crea una cicatriz y el músculo queda muerto, sin función.

El efecto de la muerte de pequeñas o grandes secciones de músculo cardiaco es que el bombeo de la sangre se debilita porque el corazón no tiene toda la fuerza que necesita para realizar el movimiento de apretar o comprimir (sístole) y enviar la sangre con oxígeno y nutrientes desde el corazón al resto del cuerpo. Eso causa insuficiencia cardiaca y puede desembocar en la muerte.

Charles E. Murry, director del Instituto de Células Madre y Medicina Regenerativa, de la Universidad de Washington,  explicó que, sólo en Estados Unidos, cada año un millón de personas son diagnosticadas con falla cardiaca y que, después de restar las muertes que este mal provoca y sumar los casos recién diagnosticados, la población estadunidense que vive con falla cardiaca ronda los 6 millones de personas.

REGENERACIÓN DIFÍCIL. Aunque en algunos animales un corazón con músculo cardiaco muerto puede regenerarse y recuperar más del 90 por ciento de su función normal, en el caso de los humanos y otros primates, esto no sucede así. Por ello ha sido un interés médico desde hace muchas décadas comprender cómo regenerar el músculo cardiaco que muere.

En México, el doctor Rubén Argüero, de la UNAM y el IMSS ha realizado estudios de regeneración de músculo del corazón inyectando células madre a zonas muertas del tejido del paciente. La diferencia con el trabajo realizado en Seattle, Estados Unidos, es que allá se cultivaron en laboratorio parches completos de músculo cardiaco.

“Lo más importante de nuestra investigación es que logramos producir en laboratorio tejido cardiaco de un tamaño suficiente como para realizar trasplantes a pacientes con falla en el corazón. Este músculo cardiaco producido en laboratorio es muy similar al del propio paciente y nos puede permitir rehabilitar completamente la función del latido”, informó el doctor Murry en el comunicado oficial de la UW que dio a conocer el avance.

El principal grupo de personas en el que pensó el equipo de la Universidad de Washington son aquellas que sobrevivieron a un primer infarto, pero que tienen riesgo de desarrollar falla cardiaca.

“Desde hace 20 años, en esta Universidad estudiamos muy detalladamente los avances que se estaban generando sobre el uso de células madre para regenerar diferentes tejidos y, desde entonces, nuestro grupo tomó la decisión de trabajar con este tipo de células para saber si con ellas se podría hacer la reconstrucción de un corazón. Ésa es la dirección en la que hemos estado trabajando. Para ser honestos, nosotros no pensamos que nos fuera a tomar 20 años poder producir en laboratorio músculo cardiaco, latiendo. Pensamos que podríamos conseguirlo en sólo cinco años, pero la cantidad de retos que aparecieron y tuvimos que resolver fue tremenda, y cada solución a cada problema es una contribución”, dijo Charles E. Murry.

Imprimir