Obispos seguirán como mediadores, pese a agresión de turbas sandinistas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Obispos seguirán como mediadores, pese a agresión de turbas sandinistas

La cifra de muertos por la represión orteguista llega a 320.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua acordó ayer continuar como mediadora del diálogo nacional con el que se espera superar la crisis que ha dejado al menos 320 muertos desde abril pasado, pese a la agresión física y verbal que sufrieron este lunes varios prelados.

“No nos retiramos pese a la hostilidad del gobierno. Seguimos creyendo que el diálogo es el camino para superar la violencia en Nicaragua, por tanto, no abandonaremos el diálogo”, dijo el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, uno de los agredidos, al salir de un encuentro del pleno del Episcopado.

A esa conclusión llegaron los obispos tras una reunión por más de seis horas, presidida por el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, en la que se acordó convocar a finales de esta semana a la reanudación del diálogo nacional.

“Va a continuar (el diálogo). Nos unimos a tanto dolor y sufrimiento de tantas personas que han sufrido esta violencia, unidos con paciencia y humildad”, dijo el obispo de la diócesis de Jinotega, Carlos Herrera.

El lunes, turbas sandinistas irrumpieron violentamente en la basílica de San Sebastián, en Diriamba, donde agredieron a los obispos, al cardenal Brenes y al nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag.

La agresión ocurrió cuando los prelados se internaron en el templo para liberar a un grupo de enfermeros y misioneros franciscanos que habían sido sitiados por los parapolicías.

La ferocidad de los ataques de los grupos afines a Daniel Ortega ha puesto en guardia a los estudiantes atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), que temen ser desalojados a tiros luego de que las autoridades anunciaran la reanudación de clases el próximo lunes.

Imprimir