Descubren templo dentro de la pirámide de Teopanzolco; ofrece nuevos datos sobre tlahuicas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 11 de Julio, 2018

Descubren templo dentro de la pirámide de Teopanzolco; ofrece nuevos datos sobre tlahuicas

Por sus características arquitectónicas y materiales cerámicos, dataría del inicio del periodo Posclásico Medio: Barbara Konieczna. Los mexicas usaron su estilo para construir el Templo Mayor, explica

Descubren templo dentro de la pirámide de Teopanzolco; ofrece nuevos datos sobre tlahuicas | La Crónica de Hoy
Una imagen del templo que está dentro de la pirámide de Teopanzolco.

Cambia la cronología de la llegada de los tlahuicas a Morelos, tras descubrir restos de un templo en la pirámide de la Zona Arqueológica de Teopanzolco, pues la subestructura podría pertenecer, posiblemente, al periodo Posclásico Medio (1150-1200 d.C).

El hallazgo fue hecho por un grupo de especialistas del INAH, que emprendió labores de intervención, restauración y consolidación en la Pirámide de Teopanzolco –que había sido catalogada en el periodo Posclásico Tardío (1200-1521)–, por los daños que sufrió a causa del sismo del 19 de septiembre.

Isabel Campos, delegada del Centro del INAH en Morelos, comenta que por el sismo, Morelos resultó afectado en sus 33 municipios, por lo que emprendieron trabajos de restauración; sin embargo, al trabajar en la Zona Arqueológica de Teopanzolco, se dieron cuenta que la pirámide se hundió entre 30 y 40 centímetros, iniciaron labores de restauración e hicieron un descubrimiento.

“Una de las principales tareas era consolidar el núcleo de esta estructura (la pirámide). Al hacer las calas y los pozos para llegar al núcleo apareció una estructura previa”.

CAMBIOS. El hallazgo se da a casi 100 años de que la Pirámide de Teopanzolco fuera descubierta por José Reygadas y Manuel Gamio, en 1921, año en el que fue catalogada como una construcción del Posclásico Medio (1200-1521 d.C.).

“Encontramos un templo que, según las características arquitectónicas, ubicación y materiales cerámicos, podemos fechar a lo que sería inicio del periodo Posclásico Medio. El hallazgo nos cambia la cronología del sitio de Teopanzolco, ya que, posiblemente, primero fue construido el basamento y después, a la imagen de ese tipo de construcción, se construyó el Templo Mayor en Tenochtitlan; es decir, fue a la inversa, no es que los mexicas trajeron ese estilo arquitectónico, sino que la arquitectura tlahuica inspiró a los mexicas para construir el Templo Mayor”, explica la arqueóloga Barbara Konieczna.

En trabajos liderados por Konieczna, participa la también arqueóloga Georgia Bravo, quien explica: el sismo provocó un hundimiento del núcleo de la estructura de la pirámide, por lo que realizaron “un par de pozos de sondeo para consolidar el relleno y fue entonces que localizamos esta estructura primera”.

De acuerdo con las especialistas, dentro de la pirámide se encuentran dos templos, uno al norte, dedicado a Tláloc, y otro al sur, dedicado a ­Huitzilopochtli; por lo que los pozos fueron hechos uno al interior del Templo de Tláloc, mientras que el segundo pozo, entre ambos templos.

“Al interior del templo de Tláloc se ve un mismo templo con las mismas características arquitectónicas del que está arriba, es decir, los habitantes prehispánicos (tlahuicas) mantuvieron siempre el mismo sistema constructivo y lo único que hicieron fue estructuras más monumentales. El sistema arquitectónico es el mismo, al muro no se le ve pintura, está en muy mal estado de conservación por la humedad que hay al interior, sólo logramos obtener unos pocos restos que serán tratados con un restaurador para su conservación antes de rellenar de nuevo los pozos”, indica Bravo.

Las arqueólogas especifican que no localizaron ninguna ofrenda ni piezas arqueológicas completas, aunque, posiblemente tengan un incensario, en el que trabajan para rescatarlo. Además, de que encontraron restos de carbón que someterán a pruebas de Carbono-14, para obtener la temporalidad exacta del templo.

FUTURO. En un inicio, los especialistas hicieron trabajos de georadar e impulsos electrónicos, gracias a los cuales pudieron conocer los niveles de humedad, el nivel de deterioro del núcleo y algunas anomalías que resultaron en el descubrimiento, tras hacer excavaciones de por lo menos cuatro metros.

“Lo que se tiene que hacer es consolidar el núcleo, luego se tapará para que la estructura no colapse. No podemos dejar abierta esa excavación, porque sería un hueco que haría perder la estabilidad de la estructura”, indica Barbara Konieczna.

Con respecto a la reapertura de la Zona Arqueológica de Teopanzolco, la delegada del Centro INAH en Morelos, sostiene que aún faltan procesos de intervención, puesto que actualmente, los trabajos se encuentran en una primera parte: “Hay que trabajar en otros edificios de la zona arqueológica. No hay fecha para abrir, esperamos que en octubre o noviembre haya una apertura parcial”.

Como parte del proceso de reapertura, planean la realización de una exposición, así como un museo de sitio, en donde estaría una maqueta a gran escala con el basamento y la debida interpretación.

Isabel Campos declara que todos los trabajos de la primera etapa han sido realizados con recursos otorgados por la Secretaría de Turismo federal, y para la segunda etapa utilizarán recursos del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y con la aseguradora. 

Imprimir