Empresa que usó edificio dañado argumenta que tiene permisos en regla | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 12 de Julio, 2018

Empresa que usó edificio dañado argumenta que tiene permisos en regla

El dueño, Juan Saldaña, arguye que el uso de suelo y el giro de su empresa, se encuentran en norma

Empresa que usó edificio dañado argumenta que tiene permisos en regla | La Crónica de Hoy
El inmueble se ubica en Patricio Sánz 602.

El gerente administrativo Juan Saldaña, de la empresa Gilotronics, que hace apenas tres semanas era denunciada por vecinos de la colonia Del Valle, arguye que el uso de suelo y el giro de su empresa, se encuentran en norma, y que la suspensión de actividades impuestas por el Gobierno de la Ciudad de México no tiene fundamento. 

Según el apoderado defensor de la empresa, el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) y la Secretaría de Protección Civil local, el pasado 6 de junio, luego de recibir las denuncias de vecinos con viviendas aledañas a Patricio Sanz número 602, hicieron una visita a Gilotronics.

Luego, al siguiente día, 7 de junio del presente año, el Invea colocó sin previo aviso los sellos de suspensión de actividades, sin un folio que avalara la legalidad de los mismos, imponiéndoles medidas precautorias improcedentes.

Juan Saldaña dijo a Crónica, que durante el año 1993, el licenciado Adolfo Ramírez avaló mediante una gestión burocrática el uso de suelo que da permiso de funcionamiento a la empresa de evaluación y certificación de aparatos electrónicos, que los vecinos acusaban de ser encendedores electrónicos de pilotos de gas, cosa que el administrativo de esa compañía niega, pues argumenta que los dispositivos puestos a su disposición para ser aprobados por las reglas Normas Oficiales Mexicanas (NOM) ni siquiera tienen relación con algún tipo de material inflamable.

Según palabras del entrevistado, la certificación de aparatos eléctricos y electrónicos, sólo está relacionada con el encendido de los focos internos de hornos, y no manejan gas ni ningún solvente o inflamable.

“En la expedición de lasPrevenciones de INVEA por deficiencia en la documentación de Gilotronics se ve la mala fe", dice Saldaña. Puesto que para él, la denunciante —quien sí pidió el anonimato a Crónica— goza de influyentismo en la Delegación Benito Juárez, puesto que, dice, cree que ha tenido puestos gubernamentales en la administración de la demarcación.

A pesar de las denuncias de los vecinos, quienes argumentan que el uso de suelo de la edificación es sólo para vivienda, Juan Saldaña afirma que la expedición en 1993, de su permiso de uso de suelo, fue renovado en 2003, y le permite las actividades industriales del giro, y que el espacio que reclaman los denunciantes, que debe tener la edificación al aire libre, se encuentra techado en dos plantas del edificio.

Por otra parte, las denuncias hechas por los habitantes del edificio frente a Gilotronics, reclamaban que la empresa había guardado material para construcción en su edificio vecino, el cual se encuentra dentro del Programa de Reconstrucción derivado del sismo del 19 de septiembre de 2017. Sin embargo, el gerente administrativo Juan Saldaña afirma que el ingeniero de la obra en demolición simplemente hizo el favor humano de almacenar el material cuando era imposible ingresarlo a las instalaciones de la empresa por la colocación de los sellos de suspensión de actividades.

El gerente administrativo de Gilotronics, quien dice tener documentación que autoriza permanentemente a la empresa expedida por la Secretaría de Protección Civil —a pesar de la colocación de sellos de riesgo, por parte de ese mismo órgano— dice estar dispuesto a presentar un Dictamen de impacto urbano-ambiental, y su permiso de Uso de suelo si las autoridades se las solicitan.

“He pensado en acudir a la Comisión de Derechos Humanos, dado que las 32 familias de los empleados de Gilotronics se ven afectadas por la suspensión de actividades y la empresa ya concretó la liquidación de un par de miembros de su personal”, declaró.

Es evidente el tráfico de influencias del que goza la principal denunciante, puesto que ya se han vito “guaruras” que resguardan el edificio de su vivienda, aseguró. “Pasa que las autoridades no apoyan a empresas que dan trabajo a mexicanos”, expresó.

El entrevistado también dijo que la construcción de dos pisos extras, no requerían del permiso delegacional para ser construidos,  dado que no es de un material pesado, porque son hechos de tablaroca, a pesar de que era otra de las inconformidades de los habitantes de la colonia Del Valle Norte.

Asimismo, el vocero de la empresa en cuestión, afirmó que el Invea advirtió del uso de fuerza pública, en caso de que se reanudaran actividades en el lugar.

Para el caso de las quejas de los vecinos por las instalaciones del medidor eléctrico, junto a las tuberías de gas estacionario, Juan Saldaña dice que la colocación fue hecha por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por lo cual se encuentra dentro de los estándares permitidos.

Los funcionarios encargados de la expedición de documentación para la suspensión de actividades son Omar Antonio López Parada, quien expide las actas de Prevenciones, e Israel González Islas Director de calificación A del INVEA.

Actualmente, el edificio de Patricio Sanz 620 se encuentra tapiado, debido a las obras de demolición del edificio contiguo.

“Jamás hemos trabajado fuera de la ley. No existe queja de nadie. Voy a denunciar a los vecinos quejosos, al final del proceso, por daños y perjuicios”, concluyó Saldaña.

Imprimir