Análisis genético para síndrome de Lynch puede prevenir el cáncer de colon | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 12 de Julio, 2018

Análisis genético para síndrome de Lynch puede prevenir el cáncer de colon

Si el resultado de su análisis genético es positivo para síndrome de Lynch, probablemente se le recomiende someterse a colonoscopias con mayor frecuencia

Análisis genético para síndrome de Lynch puede prevenir el cáncer de colon | La Crónica de Hoy
Conocoscopias frecuentes ayudan a detectar este problema

El síndrome de Lynch es un trastorno hereditario que aumenta el riesgo de cáncer de colon y de otros tipos de cáncer. Anteriormente se conoció como «cáncer colorrectal hereditario no poliposo».

Varios síndromes hereditarios pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon, pero el síndrome de Lynch es el más frecuente. Los médicos estiman que aproximadamente 3 de cada 100 casos de cáncer de colon son producidos por el síndrome de Lynch.

Las familias que tienen síndrome de Lynch suelen tener más casos de cáncer de colon que los que habitualmente podrían esperarse. El síndrome de Lynch también puede hacer que el cáncer de colon aparezca más temprano que en la población general.

Las personas con síndrome de Lynch pueden padecer:

  • Cáncer de colon que aparece a una edad más temprana, en especial antes de los 50 años
  • Antecedentes familiares de cáncer de colon que se produce a una edad temprana
  • Antecedentes familiares de cáncer que afecta el útero (cáncer endometrial)
  • Antecedentes familiares de otros tipos de cáncer relacionados, entre ellos, cáncer de ovario, cáncer de riñón, cáncer de estómago, cáncer de intestino delgado, cáncer de hígado, cáncer de las glándulas sudoríparas (carcinoma sebáceo) y otros tipos de cáncer

 Saber si se tiene o no tiene el síndrome de Lynch a través de análisis genético puede resultar útil por varios motivos y ello contribuirá a cambiar a forma de atención médica, incluso en los análisis que necesitará hacerse para controlar el cáncer de colon y en la frecuencia con la que habrá que realizarlos. Saber sobre el síndrome de Lynch también puede ayudar a que sus familiares tomen decisiones acerca de hacerse o no los exámenes para la enfermedad.

De acuerdo con e Dr. Douglas Riegert-Johnson, Gastroenterología y Hepatología de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida, el síndrome de Lynch es un trastorno heredado que se presenta dentro de una familia. Si su padre o madre portan la mutación genética para el síndrome de Lynch, existe un 50 por ciento de probabilidad de que le hayan transmitido la mutación. El síndrome de Lynch afecta a aproximadamente 1 de cada 200 personas.

El síndrome de Lynch aumenta el riesgo para cáncer de colon y tiende a hacer que se presente a menor edad de la que normalmente ocurre en las personas que no tienen la mutación genética relacionada con el síndrome de Lynch.

Si el resultado de su análisis genético es positivo para síndrome de Lynch, probablemente se le recomiende someterse a colonoscopias con mayor frecuencia. Las personas con síndrome de Lynch suelen hacerse colonoscopias cada uno o dos años, con el fin de descubrir pólipos precancerosos en el colon y extraerlos antes de que se conviertan en cáncer. Las personas con síndrome de Lynch que se someten a colonoscopias frecuentes viven más largo que quienes padecen la enfermedad y no se hacen los exámenes con tanta frecuencia.

De igual manera, se necesitarán hacerse regularmente otros análisis, como una endoscopia superior, procedimiento que sirve para examinar la porción superior del sistema digestivo que incluye al esófago, al estómago y al principio del intestino delgado.

Si se le diagnostica cáncer en algún momento, saber que tiene el síndrome de Lynch puede mejorar el resultado de su tratamiento. A veces, los pacientes con cáncer y síndrome de Lynch responden mejor a la cirugía o a una quimioterapia diferente a la que normalmente se prescribe para otros pacientes con cáncer.

Debe sospecharse cáncer colorrectal cuando una persona con síndrome de Lynch presente cambios en el tránsito intestinal (diarrea o estreñimiento) prolongados, cambios en el tamaño o forma de las heces, dolor abdominal, presencia de sangre entremezclada con las heces o emisión de sangre roja por el recto.

Por otro lado, si los análisis genéticos revelan que usted no tiene el síndrome de Lynch, eso también puede servir para guiar su atención médica. Por ejemplo, si usted no tiene la afección, las colonoscopias que se le hacen tal vez sean más frecuentes de lo necesario.

Otro punto a considerar es que, si usted tiene el síndrome de Lynch, sus parientes, dentro de los cuales están incluidos sus hijos (si los tiene), también corren riesgo para esta enfermedad. Tener esa información sobre usted puede ayudarles a planificar su atención médica futura.

A medida que piensa en sus alternativas, considere trabajar con un consejero genético que le ayude a tomar una decisión informada. Los consejeros genéticos cuentan con una maestría en consejería genética y con la certificación de la American Board of Genetic Counseling Inc. (Junta Estadounidense para Consejería Genética). Es complicado determinar si los análisis genéticos son lo correcto en cada caso, pero el consejero genético puede ayudarle a clasificar las ventajas y desventajas de esos análisis en su situación personal.

Los antecedentes familiares de cáncer de colon y de otros tipos de cáncer, en especial, los que aparecen a una edad más temprana, pueden alertar al médico sobre la posibilidad de que tú u otros miembros de tu familia puedan tener el síndrome de Lynch.

En los siguientes casos, el médico puede pedir otras pruebas para diagnosticar el síndrome de Lynch:

  • Si tienes varios familiares con tumores asociados con el síndrome de Lynch, como el cáncer colorrectal. Otros ejemplos de tumores asociados con el síndrome de Lynch son los tumores que afectan el endometrio, los ovarios, el estómago, el intestino delgado, el riñón, el cerebro o el hígado.
  • Si tienes familiares a quienes les diagnosticaron cáncer a edades más jóvenes que el promedio para el tipo de cáncer diagnosticado.
  • Si más de una generación de tu familia fue afectada por algún tipo de cáncer.

Imprimir