Un gobierno sombra para México - Isidro H. Cisneros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 16 de Julio, 2018
Un gobierno sombra para México | La Crónica de Hoy

Un gobierno sombra para México

Isidro H. Cisneros

Durante el tiempo en que funcionó la Asamblea Constituyente que elaboró la primera Constitución Política CDMX tuve el honor de conocer a la talentosa jurista Olga Sánchez Cordero quien fue, sin duda alguna, un activo esencial en la elaboración de ese documento fundacional. Sus orientaciones resultaron valiosas para quienes desde diferentes posturas políticas coincidíamos en un objetivo común. Por ello, cuando se anunció su incorporación al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador me pareció una excelente decisión que marcaba un signo positivo de los tiempos por venir.

Sin embargo, los grandes aciertos inician a diluirse conforme se anuncian las nuevas estrategias políticas, los lineamientos para el funcionamiento de la administración pública así como a otros integrantes del gobierno. Tergiversando los primeros pasos, aparece el pago de cuotas, el oportunismo, la improvisación y sobre todo, la carencia de convicciones democráticas como las características básicas del grupo que gobernará al país.

Todo esto frente a una oposición política desorientada, inmovilizada y a la deriva respecto a los apabullantes resultados de una elección presidencial que proyecta la construcción de un poder sin contrapesos. En términos generales la oposición representó al 47% de los ciudadanos que participaron en el proceso. Estos resultados ilustran la urgente necesidad de replantear el papel de la oposición en el actual escenario político. Se requiere de una oposición leal y responsable que sea, contemporáneamente, eficaz, crítica y propositiva.

Por ello surge la propuesta de construir un modelo de oposición competitiva representada por el gobierno sombra o gobierno espejo, que contribuya al perfeccionamiento de nuestra democratización como ocurre en otros países. El gobierno sombra se configuró en Gran Bretaña a principios del siglo XX y merece ser recordado porque emerge como respuesta a una época de crisis política. El denominado “Shadow Government” es una oposición oficial en cuanto representa a los partidos minoritarios que se manifiestan contrarios al gobierno de la mayoría. En 1923, se eligió el primer gobierno sombra en la historia parlamentaria de ese país perfeccionándose en los siguientes decenios. Con diferencias de matiz, el gobierno sombra también se estableció en la República Federal Alemana e Italia.

Este tipo de gobierno opositor integra un equipo alternativo con funciones permanentes. Representa una estrategia para reanimar a los partidos que resultan minoritarios durante las elecciones. El gobierno sombra tiene dos funciones centrales: desarrollar una crítica continua a la acción del gobierno constituido, e implementar una alternativa política coherente y constructiva. Compuesto por un gabinete especializado, evalúa y da seguimiento a las políticas y dependencias de las cuales es un “espejo opositor”, contrastando y revisando el actuar y los programas del gobierno nacional.

El gobierno sombra se establece como portavoz de la oposición con un encargo preciso de relevancia pública. Es una suerte de gobierno en el exilio que cubre los sectores más destacados de la actividad gubernamental. Sus tareas representan un seguimiento paso a paso, constante y permanente para convertirse literalmente en la sombra de los integrantes del gobierno federal. Permite a la oposición cubrir todas las áreas relevantes de la función pública, desarrollando aquellas tareas que ayuden a identificar el potencial de una administración alternativa que trabaja para pavimentar el camino que permita competir con éxito por el poder político en sucesivos procesos electorales.

isidroh.cisneros@gmail.com

@isidrohcisneros

agitadoresdeideas.com

Imprimir

Comentarios