La mula no era arisca... - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 17 de Julio, 2018
La mula no era arisca... | La Crónica de Hoy

La mula no era arisca...

Marielena Hoyo Bastien

Tras las rejas es posible hallar las ruinas

del que pudo haber sido en libertad

 

Ana María Aboglio

Abogada especializada en Filosofía del Derecho

y Ética para los derechos animales

(www.anima.org.ar/anyaboglio.com)

 

Antes de entrar de lleno al asunto que da lugar al título del presente texto, quiero agradecer las numerosas manifestaciones a favor de la propuesta expuesta la semana pasada, referente a la urgente y necesaria erradicación del actual concepto de zoológicos urbanos, al que tampoco escapa uno que otro “abierto” donde el especismo domina; esto es, que unos animales gozan de más privilegios que otros, de conformidad a su estatus, empatía y popularidad, lo que definitivamente ya debe desterrarse como práctica. Para mejor…

Coincidiendo en tiempo con mi pronunciamiento, mi queridísimo amigo y compañero de causa Eduardo Lamazón, además, coordinador de la Red Mundial Animalera, me allegó información procedente de su natal Argentina, que comulga en el mismo sentido, pues el mismo planteamiento fue asumido por la también activista Malala Fontán (agrupación Sin Zoo), quien estuvo en Santa Fe para dictar una conferencia acompañada de estremecedoras imágenes de fauna bajo cautiverio, buscando con ello sacudir conciencias y fomentar la Otra Mirada sobre la que tanto nos insiste precisamente Any Aboglio, al detallar el padecer y sufrimiento de esos animales, y tocando en adición un punto que muy tardía y equivocadamente pretende introducirse a nuestro México. Me refiero a la dizque transformación de los zoológicos-cajita en “Ecoparques”, cuando se trata de la misma situación sólo que bajo diferente denominación. En fin, que Argentina, con todo y sus graves problemas de abandono y maltrato animal, está marcando pauta en EL TEMA dentro de Latinoamérica. Justo de allá me autoimpuse la consigna de sacar a los animales del baño, del clóset y de la cocina, porque aparte de promover el veganismo son abolicionistas motivándonos a tener y conservar total respeto por todo ser vivo, y…

Ahora sí sobre EL PUNTO, permítaseme reconocer que aunque no comparto del todo las 50 disposiciones del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, entiendo muy bien su necesidad de querer empezar concentrando todo el poder, partiendo, imagino, de que dentro del humano somos, la corrupción y el abuso van de la mano, al igual que la ceguera de taller. Toda proporción guardada lo comprendo porque personalmente (sobre)viví una entrega similar, cuando desde las infanterías llegué hasta la Dirección del Zoológico de Chapultepec, topándome con un panorama más desolador de lo esperado. Era situación que ya conocía y sufría, pero pensando en que pudiera no suceder ya en mi cara, como pasó con eso de que se robaran medicamentos y saquearan el almacén de alimentos para los animales, desde donde incluso en bolsas de mandado se llevaban el pan de caja suave y fresquecito que diariamente llegaba para los elefantes, e igualmente fruta y verdura que para ese entonces eran de muy mala calidad, pero eso sí, a costos de primera. Testigos de mi radical actuar fueron particularmente los proveedores, a los que infinidad de veces cuestioné y les retuve el pago hasta constatar sus entregas, no sin antes exigirles emparejar la calidad de los productos con el precio. Para no hacerles el cuento largo, simplemente poner orden ad-mi-nis-tra-ti-vo para iniciar el camino en sentido favorable a la fauna me llevó DOS LARGOS, COMPLEJOS Y DIFÍCILES AÑOS, doblemente problemáticos al ser la primera mujer al mando de la Institución, lo que ocasionó por cierto, el primer y único paro de labores que el ZCH ha tenido en su larga historia, pero…

Nadie estaba impuesto al orden. Había cotos de poder. Desde el “checador” de tarjetas que cobraba para pasar asistencia, hasta un extraño personaje que vestidito todo de blanco se me presentó como “mi cuidador”. Imaginen mi reacción. ¿La suya?... solicitar su inmediato traslado vía sindical. El “checador” aguantó, pero sólo hasta que pude controlar el área.

En otro orden, también celebro y mucho, la compactación de puestos burocráticos y de oficinas que repliquen actividades. Al respecto, en lo correspondiente a la Semarnat, la Profepa, los zoológicos capitalinos, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial y la Agencia de Atención Animal de la CDMX, será de capital importancia… ¡Ups!...

Se terminó el espacio. DM continuaré la otra semana.

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios