La descentralización, propuesta del nuevo Gobierno - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 21 de Julio, 2018
La descentralización, propuesta del nuevo Gobierno | La Crónica de Hoy

La descentralización, propuesta del nuevo Gobierno

Maria Elena Álvarez de Vicencio

Entre las numerosas propuestas que se propone llevar a la práctica el Presidente electo de nuestra República, destaca la descentralización que pretende realizar, al sacar de la capital y llevar a la provincia, algunas secretarías de Estado. (En otros artículos de esta columna ya había sido propuesto). Este sistema ha tenido muy buenos resultados en los países que lo han aplicado. España es uno de ellos, en cada provincia hay una dependencia de la Federación lo cual ha permitido su desarrollo y que Madrid, su capital, explote al máximo su vocación turística. Los ingresos que puede dejar el turismo en nuestra capital serían superiores a los que ahora aporta la burocracia por su demanda de servicios. Otro hecho positivo para la Ciudad de México, además de la disminución del tránsito, sería el que se podrían utilizar las bellas casonas como hoteles pequeños.
Se explotaría al máximo toda la riqueza cultural que posee la ciudad, poniendo al servicio del turismo los numerosos museos, exposiciones y qué decir del esplendor de su arquitectura, de sus bellos monumentos, de los mercados y de sus zonas arqueológicas. Pero además del favorable cambio de la Capital, con la descentralización habría un mayor beneficio al disminuir la desigualdad que es el mayor problema de nuestra Nación.
Tenemos casi a la mitad de la población en situación de pobreza. Hay estados de nuestra República donde la mayoría vive en esa situación y el llevar a esas zonas las Oficinas de gobierno ayudaría a resolverla. Por largo tiempo se ha esperado que la inversión externa lo resuelva y algo se ha hecho, pero en pocos Estados; debemos hacerlo por nosotros mismos y la descentralización de la capital será de gran ayuda, pero sólo si se llevan las dependencias a los Estados más pobres, que no podrían salir por sí solos.
No se trata de hacer la mudanza de inmediato y sin ninguna preparación, primero habría que destinar los recursos públicos indispensables para una infraestructura esencial y convocar a la iniciativa privada para que invierta en los servicios que les interesen, de acuerdo a la magnitud de las dependencias, construir viviendas; escuelas en los distintos niveles, hospitales, cines, vías rápidas, etc. etc.
Las oficinas de gobierno en la provincia generarán la creación de empleos para brindar los servicios que las nuevas familias demandarán y la derrama económica que esto produzca ayudará a que las familias locales salgan de la pobreza. Los inconvenientes iniciales que implicará el cambio serán inferiores al logro de abatir la desigualdad.
También existen diversas formas de encontrar soluciones satisfactorias para los empleados de las dependencias que se mudarán. Todo cambio causa inquietud, pero la mayoría de ellos, con el paso del tiempo, dan satisfacciones.
Sin embargo, este proyecto parece que va a empezar mal. Se dice que la SEP se pasará a Puebla y que otra Secretaría irá a Querétaro. Estas entidades no son de las más pobres y una de las fortalezas que tienen ya es el turismo, el cual no se verá favorecido con oficinas administrativas. Y algo aún más preocupante es que su cercanía con la Ciudad de México permitiría que algunos sigan viviendo aquí y trabajen allá. Entonces la descentralización será una ficción y las carreteras México-Puebla y México-Querétaro, de por sí ya complicadas y con frecuentes accidentes, empezarían a complicarse más. La descentralización habrá que hacerse completa para que cumpla con sus fines; tenemos el ejemplo del INEGI, habrá que ver cómo ha favorecido a Aguascalientes.
El abatir la desigualdad deberá ser la prioridad y la descentralización ayudará si se beneficia a los estados que más lo necesitan.

 


Doctora en Ciencias Políticas
melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios