Ahora que ganó la Presidencia, ¿podría ayudarme a lograr el resurgimiento del pulque? | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 25 de Julio, 2018

Ahora que ganó la Presidencia, ¿podría ayudarme a lograr el resurgimiento del pulque?

Todo puede AMLO, a juzgar por lo que le piden; becas, trabajo (en el gobierno o en Morena), revertir “un fraude electoral”... todo parece poderlo a sus ojos

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En el exterior de la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador, diariamente, hay un ajetreo constante: entrada y salida de los funcionarios y filas de peticionarios que llevan sus problemas “al presidente”. Este martes no ha sido la excepción. Víctor Hugo Romo, Rosa Isela Rodríguez Vázquez, Julio Scherer Ibarra, Esteban Moctezuma, Gerardo Esquivel, Carlos Urzúa, Horacio Duarte, Yeidckol Polevnski y Alfonso Durazo desfilan por las aceras de la Calle Chihuahua.

En tanto, entre los peticionarios que vienen a entregar cartas y denuncias hay una gran variedad de casos. Este martes llama la atención una asociación civil que protege a migrantes repatriados de EU, New Comienzos, que pidió apoyo gubernamental para los casos, que, asegura, son ignorados por el actual Gobierno Federal.

Pero, sin duda, el caso que más destacó fue el del candidato mexiquense de San Antonio La Isla, que viene a pedir ayuda a su favor “ante el fraude” en las elecciones locales. Con una matraca de metro y medio, una vasija y figurillas de madera como regalo, los veinte simpatizantes de Morena llegados desde San Antonio La Isla se colocan fuera de la casa de transición a lo largo de la tarde. El candidato Miguel Ángel San Juan Albarrán, fue atendido por Polevnski.

Un grupo de 5 a 6 personas también entran y salen de la casa de Calle Chihuahua, son los encargados de recibir las peticiones. Van y vienen al inicio de la fila que, en ciertos momentos, alcanza los 20 metros de longitud.

Estos recepcionistas de documentos con peticiones y quejas van a encontrar  de todo...

De dulce, chile y de manteca. La fila es de una diversidad asombrosa. No es nada fácil prever todo lo que estiman estos peticionarios que AMLO podrá resolver. Peticiones de sindicatos, casos particulares, becas, reclamos laborables y reclamos contra el gobierno actual, son temas que se están alineando en las aceras de la Colonia Roma.

Un grupo de maquinistas agremiados, quiere la atención del presidente electo porque, dicen, su sindicato no tiene una buena relación con ellos. Dicen haber sido traicionados. Su vocero es Alfredo Montero, quien se presenta como maquinista, oficio que ha ejercido desde los 15 años.

Otro hombre de la fila es Miguel Ángel Pérez, indígena chontal de Tabasco. Logra hablar con uno de quienes reciben los documentos sobre la petición de reinstalación de un grupo de docentes. Son, asegura, afectados  de la Reforma Educativa. Pérez llegó a las 10 de la mañana; son las 6 de la tarde y él sigue formado.

Juan Hernández está a un lado, habla por su hija, Diana Sarahí, quien pide que se cumpla una de las promesas de campaña de López Obrador: un lugar en la universidad. La joven fue rechazada por la UNAM.

Otra joven. Jessi Orozco, viene de un master cursado en Alemania. Regresó de Europa y ahora busca trabajo en el nuevo gobierno. Alejandro Armenta tiene una idea similar, acaba de titularse en Derecho y habla con uno de los recepcionistas porque busca trabajo dentro de la institución política morenista.

Un par de invidentes de edad avanzada, de bastón y lentes obscuros, dicen que han sufrido abusos por parte de la Delegación Benito Juárez (panista). Les han retirado sus negocios ambulantes que, dicen, son su único ingreso.

El de Fidel López López es un caso complejo. Sufrió un accidente de trabajo, mientras cumplía con su deber como policía. Se fracturó la cervical y desde 2005 ha vivido un proceso largo y complejo ante autoridades judiciales. Está inconforme con las compensaciones que ha recibido. Hasta la fecha su caso sigue abierto.

Alfonso Durazo, a su salida de la casona, abordaría el tema de los policías, hablaría de  mejorarles los salarios. Pero el expolicía Fidel López López no lo busca a él, sino a su presidente electo y entrega una carta cuando al fin llega su turno al frente de la fila.

En calle Chihuahua todas las peticiones desfilan hacia AMLO, hasta “Abundancia Divina Internacional”, empresa pulquera de Isidro Mendoza, quiere apoyo gubernamental para hacer crecer esa industria a nivel internacional. Este martes le recibieron su petición en las oficinas de calle Chihuahua.

Por fin llega una entrega que no es petición: un ramo de flores entra a la casona en manos de uno de los recepcionistas.

La torrencial lluvia va a respetar a esta fila de peticionarios. Antes del aguacero, a  las 18 horas, llega uno de los momentos más esperados de cada día, aquel en el que Andrés Manuel López Obrador sale a las escalinatas y se deja ver por todos los que están poniendo ante él lo mismo, peticiones laborales, que conflictos en juzgados y, de vez en vez, un presente para felicitarlo por su victoria.

Esta vez López Obrador sale acompañado de Marcelo Ebrard, futuro canciller, con el que anuncia la respuesta de Trump a la misiva que el tabasqueño le envió recientemente.

Todo bien y el día se ha cumplido. Por allí, anónimamente,  alguien grita a Marcelo “¡Corrupto!”, y recomienda a su presidente electo: “¡Tiene mejores personas, señor Andrés Manuel!”...

Imprimir