Andrés y Donald de Honeymoon - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 25 de Julio, 2018
Andrés y Donald de Honeymoon | La Crónica de Hoy

Andrés y Donald de Honeymoon

Juan Manuel Asai

En una de ésas, la primera reunión entre el presidente electo de México y el mandatario de Estados Unidos se realiza en una de esas cabañas que miran a las cataratas del Niágara, donde las parejas gringas gustan pasar su luna de miel. Esos dos pasaron de amables a empalagosos y lo hicieron sin ningún recato ni sustento real. Trump no ha abierto su juego. Algo se trae. Puede usted apostar doble contra sencillo de que no será nada bueno.

El magnate sigue pensando que los mexicanos son parte fundamental de los problemas de Estados Unidos y no cambió de opinión a partir de la elección del primero de julio que dio como resultado el triunfo apabullante de ese personaje que él, Trump, considera fabuloso, AMLO, sin  siquiera a conocerlo. El intercambio de lisonjas incomoda y preocupa. Trump es un hombre de poder racista y abusivo. Un supremacista en la Casa Blanca. Lo peor que se puede hacer respecto a él sería bajar la guardia. No lo hagan.

Rafael y Javier.- La lucha por lo que queda del PAN será cruenta. Los protagonistas serán Rafael Moreno Valle y Javier Corral. El primero logró, haiga sido como haiga sido, conservar el control político de un estado tan importante como Puebla, y el segundo gobierna de mala gana Chihuahua, pues su gusto es grillar con todo en el Altiplano. A pesar de sus notables diferencias tienen algo en común: ambos alucinan a Ricardo Anaya, de modo que las posibilidades de que el excandidato presidencial siga teniendo juego en el partido existen, pero son microscópicas. Moreno Valle y Corral ya comenzaron sus rounds de sombra, que pronto se transformarán en pleitos reales. Los dos son golpeadores, y les encanta tirar debajo del cinturón.

Despenalización.- Un grupo de personalidades y de organizaciones de la sociedad civil asumieron una verdad de a kilo: la guerra contra las drogas fracasó, de modo que el gobierno que empezará a operar el primero de diciembre le tiene que buscar por otro lado. Publicaron un desplegado que en sus párrafos principales dice:

“Las personas y organizaciones firmantes manifestamos nuestro apoyo al proceso de pacificación anunciado por su equipo de transición y hacemos público nuestro respaldo a la propuesta de despenalizar las drogas.

“Nuestra política de drogas se ha reducido a satisfacer la exigencia extranjera de mantener una prohibición absoluta que privilegia la represión y desatiende las ­necesidades de prevención y tratamiento de nuestra población.

“Hace 12 años el prohibicionismo fue llevado a su extremo, cuando en una decisión errada el presidente Felipe Calderón decidió militarizar aún más los esfuerzos antinarcóticos e iniciar una ‘guerra contra las drogas’. Pese a lo evidente de su fracaso y lo innegable de sus costos, la decisión no se sometió a revisión durante la siguiente administración y, en su lugar, el gobierno de Enrique Peña Nieto prefirió ignorar la crisis y perpetuarla, negándose a iniciar la reforma y optando por consolidar la militarización.

“Figuras de su equipo de transición, como los senadores electos Olga Sánchez-Cordero y Alfonso Durazo, han anunciado su compromiso con un proceso de pacificación que incluye la justicia transicional, la desmilitarización de la seguridad pública y, como condición previa e indispensable, la regulación de las drogas. Los firmantes apoyamos este posicionamiento”.

A diferencia de hace doce años, México cuenta hoy con una población lista para construir otros caminos. Estamos convencidos que la discusión no consiste en preguntarnos si debemos o no regular las drogas, sino en cómo hacerlo.

La guerra contra las drogas fracasó. 

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios