Cerebro del Fideicomiso Por los Demás operó para AMLO en 2006 y 2012 | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Julio, 2018

Cerebro del Fideicomiso Por los Demás operó para AMLO en 2006 y 2012

Gabriel García Hernández, exintegrante del CGH de la UNAM, es descrito por excompañeros como “hombre del dinero”, “experto” y “brazo financiero” de López Obrador. En campañas anteriores estuvo al frente de las asociaciones Honestidad Valiente y Austeridad Republicana, señaladas de usar dinero del erario

Cerebro del Fideicomiso Por los Demás operó para AMLO en 2006 y 2012  | La Crónica de Hoy
Gabriel García Hernández, secretario de Organización de Morena.

Como “hombre del dinero”, “experto en el manejo de grandes cantidades en efectivo” y “brazo financiero de AMLO”, fue descrito Gabriel García Hernández, secretario de Organización de Morena y, considerado por intelectuales, figura clave en el entramado del fideicomiso Por los Demás.

El perfil fue delineado por quienes conocen su forma de operación política o han sido compañeros en otros proyectos partidistas, como Ricardo Pascoe Pierce, Fernando y Trinidad Belaunzarán.

—¿Quién puede aclarar el proceso de repartición del dinero en el fideicomiso? —se preguntó a Paco Ignacio Taibo II, uno de los escritores nombrados por Andrés Manuel López Obrador como integrantes del fideicomiso, los días 23 y 25 de septiembre de 2017, cuando se aprobó este instrumento en el seno del consejo nacional morenista y cuando se difundió de manera pública su creación, por medio de un video en redes sociales.

—Por parte de Morena es Gabriel, el secretario de Organización, respondió.

“García Hernández fue quien organizó las encuestas para elegir candidatos, como el caso de Claudia Sheinbaum, realmente opacas”, apuntó Fernando Belaunzarán, quien conoció al morenista en el Consejo General de Huelga de la UNAM.

“Siempre me pareció un hombre muy hábil”, añadió.

—¿Y su relación con AMLO?

—Andrés Manuel lo jaló desde que Gabriel estaba en la Facultad de Economía y con el tiempo se volvió un hombre muy cercano, parte del primer círculo. Hoy tiene un gran poder en Morena, es brazo financiero. Tiene ya una vasta experiencia en el manejo de fideicomisos, algo debe saber López Obrador de fideicomisos que en el punto 18 de su plan de austeridad adelantó que serán cancelados, así como cualquier instrumento para ocultar fondos.

Otro de los “amigos inseparables”, de acuerdo con Fernando, es Víctor Hugo Romo, quien ya fue titular de la delegación Miguel Hidalgo y en las pasadas elecciones ganó la alcaldía.

—¿Por qué la cercanía entre ambos?

—Eran amigos desde la Facultad y en el CGH, son como del mismo estilo. Gabriel fue quien jaló a Romo del PRD a Morena; y ha servido de enlace con López Obrador.

Aquel 23 de septiembre del año pasado, cuando se delineó el fideicomiso en consejo nacional extraordinario de Morena, el hoy presidente electo detalló así las tareas de García Hernández: “Quiero que participe Gabriel, para que él exponga sobre los recursos que tenemos considerados destinar”. Y agregó: “A principios del mes próximo (octubre), los damnificados empezarán a recibir el apoyo del fideicomiso, en 10 días podemos ya estar entregando los apoyos. Gabriel va a explicar, pero hemos pensado que lo mejor es entregar estos apoyos de manera directa, que no haya intermediación”.

¿LAVADO? “Fue director de Adquisiciones de la Oficialía Mayor y responsable de la caja de prestación social de la policía capitalina, durante la administración de López Obrador. Cuando formaron la asociación civil Honestidad Valiente, él y Octavio Romero Oropeza —ahora candidateado para Pemex—, fueron los fundadores, conforme al acta constitutiva”, relató Pascoe Pierce.

—¿Pasó lo mismo con la asociación Austeridad Republicana? —se le cuestionó.

—Eran dos instrumentos para recibir dinero en efectivo de todos los funcionarios de confianza, que eran miles, y a todos se les obligaba a pagar un diezmo, el 10 por ciento de su salario, y lo tenían que dar en efectivo, no lo descontaban por nómina, y esto lo fueron canalizando hacia Honestidad Valiente.

“Ellos también podían triangular fondos que entraban al gobierno y que no tenían un origen claro, como el pago de rentas, de remanentes o terrenos del gobierno, dinero que no estaba incluido en ningún presupuesto, o del fondo de ahorro, o la caja de previsión social de la policía”, explicó.

—¿Todo era dinero en efectivo?

—Una parte muy importante, desde entonces Gabriel Hernández aprendió el manejo de grandes cantidades de efectivo, utilizando a mucha gente que hacía depósitos, como ahora se hizo en el fideicomiso de los sismos. En la elección de 2006 fue donde aprendió este uso, aunque tuvieron un problema porque el banco donde depositaban los recursos le pidió explicar el origen de tanto dinero en efectivo, sin tener una actividad que justificara esa recepción. Tenían su cuenta en HSBC y el banco la canceló.

—¿Qué hay del nexo García-Romo?

—Gabriel trabajó durante tres años como operador financiero de Víctor Hugo Romo, en la Miguel Hidalgo. Nunca estuvo en nómina, pero aprobaba contratos, levantaba clausuras de obras, consentía licencias de operación de negocios. Era el operador real de los dineros oscuros que entraban vía empresarios, ha estado siempre en el sótano de López Obrador y es en realidad el efectivo lavador de dinero. El esquema para los sismos fue montado ya en otros tiempos, cuando no había instrumentos de fiscalización, ahora siguieron el mismo método, pero no repararon en que hoy el rigor es mayor y el INE puede obligar a los bancos a dar información.

—Se ha nombrado a García Hernández como posible coordinador de los enlaces estatales durante el gobierno de AMLO…

—Y en ese puesto se encargará de manejar todos los dineros federales que van a los estados, montos de dinero que podrán circular por diversos circuitos para enriquecer y aceitar proyectos políticos. No es una garantía para el manejo honesto de dinero, al contrario, el de un manejo oscuro, no fiscalizado.

Antes de la elección del 1 de julio, Trinidad Belaunzarán, quien fuera directora de Enlace Delegacional en Miguel Hidalgo, refirió tratos clandestinos de la dupla Romo-García con empresarios inmobiliarios y la aprobación de construcciones irregulares, dinero de por medio. Llamó a Gabriel “hombre del dinero”.

Resaltó su pasado como cerebro de las dos organizaciones ya referidas en las cuales se usó dinero del erario para financiar las campañas políticas de AMLO en 2006 y 2012. Y ventiló un correo en el cual una secretaria delegacional aludió enjuagues de dinero: “Sobre el dinero del proyecto, no hay problema, sólo necesito verlo con Gabriel García para ver cómo lo vamos a manejar”.

Vía telefónica, Trinidad recordó sus acusaciones y el modo de operación de Gabriel García, pero se negó a profundizar en el tema.

Imprimir