“Estoy dispuesto a trabajar con Sheinbaum y AMLO”: Adrián Rubalcava | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 30 de Julio, 2018

“Estoy dispuesto a trabajar con Sheinbaum y AMLO”: Adrián Rubalcava

Adrián Rubalcava. Alcalde electo de Cuajimalpa. El priista dice que si le va bien a Cuajimalpa, le irá bien a la nueva jefa de Gobierno; le pide apoyo para terminar el hospital que explotó y para no ser castigado en el presupuesto 2019

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

“Soy el candidato más votado de la historia (de Cuajimalpa)”, asegura Adrián Rubalcava, primer alcalde del territorio y único ­priista que ganó en las elecciones que se realizaron en la Ciudad de México. Y agrega: “la gente votó por Andrés Manuel, Sheinbaum, y por Adrián Rubalcava… me dieron su confianza y tengo una gran responsabilidad”.

En entrevista con Crónica dice que está dispuesto a trabajar de la mano con la jefa de Gobierno electa, porque “si le va bien a Cuajimalpa, le va bien a Sheinbaum”, y con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Rubalcava conoce a la perfección la delegación Cuajimalpa: ya fue jefe delegacional (2012-2015), diputado de ese mismo territorio (2015-2018), y funcionario de distintas áreas de la demarcación.

Y ahora que será el primer alcalde, sabe lo que se necesita: seguridad, agua y regular los de­sarrollos inmobiliarios…

En la charla nos cuenta que incrementará en un 100 por ciento los policías, pues pretende crear “un cerco de seguridad pública” para cerrar la demarcación a la delincuencia; además de resolver el problema de agua para unas zonas.

—¿Qué le hace falta a Cuajimalpa?—se le pregunta.

—Haciendo un análisis de las acciones que hemos realizado, es una delegación que ha avanzado en los últimos años con el potencial que tiene, pero también ha habido afectaciones, el crecimiento urbano de manera importante y autorizaciones de desarrollos inmobiliarios que no dejan un beneficio a la delegación.

Por otro lado la creación de espacios públicos como el nuevo Parque La Mexicana; yo impedí que se construyeran las viviendas y con (Miguel Ángel) Mancera pactamos la construcción de ese parque.

La universidad de la UAM, en donde tuve un mal sabor de boca cuando los visité (en campaña); pero los jóvenes no saben que defendí, como director General Jurídico, el predio para la construcción, y siendo jefe delegacional se aportaron recursos y se colaboró para la construcción de esa escuela.

Para mí el resultado es positivo, para mí la población votó por la continuidad, por seguir manteniendo a aquello que ha sacado adelante a la demarcación.

—¿Cuál será la diferencia entre su pasada administración y la de ahora?

—Quedaron muchas cosas pendientes. Pretendemos retomar el tema de seguridad pública porque ha habido un crecimiento delictivo. Voy a incrementar en un 100 por ciento los elementos de seguridad pública, generar un cerco de seguridad pública e implementar un operativo. Vamos a cercar la demarcación.

Un esquema de mejor distribución de agua, se invertirá este año para abastecer el líquido en la parte alta de Acopilco.

Además de la renovación del esquema de la alcaldía con exámenes de confianza, conocimiento y antidoping; la evaluación la hará una empresa especializada.

Y, agrega, que las vialidades sean de un solo sentido para que no haya afectaciones de movilidad y tener conexiones más seguras entre los pueblos.

—¿Las nuevas facultades que le dará la Constitución servirán para tener más control?

—Siempre me opuse a lo que fue la propuesta de la nueva Constitución de la Ciudad de México en el sentido que está planteada. Se concentró el tema de finanzas en el Gobierno de la Ciudad a diferencia de cualquier estado de la República, donde las alcaldías tienen la capacidad de recaudación de predial y agua y en la capital no.

Por ende esas facultades son inexistentes, se creó un consejo que hace las funciones de un cabildo pero el cabildo tiene la facultad y obligación de revisar la ejecución presupuestal de la alcaldía, pero no hay una generación presupuestal de ella.

Creo que hay temas que la Asamblea Legislativa está dejando pendientes y por eso estamos urgidos en que se haga un periodo extraordinario antes de que termine la legislatura para definir los esquemas puntuales de los alcaldes.

Hay muchos vacíos legales que tendrán que analizarse y que ha sido una irresponsabilidad desde el Constituyente y que para mí fue una falta de respeto para los que hemos sido jefes delegacionales que no nos hayan consultado para opinar.

—¿Cree que habrá oposición entre los concejales y alcaldes?

—En el tema de Cuajimalpa no lo veo así, porque es la única alcaldía que la totalidad de los concejales son del mismo partido, en las demás delegaciones quedaron entrelazados.

—Es la única alcaldía priista y se lidiará con gobiernos morenistas ¿Cómo se ve el panorama?

—Me queda claro que la ciudadanía en Cuajimalpa votó por Andrés Manuel, por Claudia Sheinbaum y por Adrián Rubalcava; tengo la votación más alta de la historia y eso es curioso. El que hayan votado por mí quiere decir que están refrendando un compromiso y sería muy irresponsable de mi parte decir que no voy a trabajar de la mano del gobierno de la ciudad o del gobierno federal o que voy a buscar hacer un gobierno de oposición para hacerme notar.

Creo que la población me lo marcó, y muy claro; me dieron la oportunidad de continuidad, pero también depositaron su confianza en Andrés Manuel y Claudia Sheinbaum.

Eso me obliga a ser responsable con mi toma de decisiones y tendré que trabajar de la mano con ambos gobiernos. De mi parte habrá toda la disposición de trabajar conjuntamente y es total.

Hay que esperar la respuesta de ellos, si la disposición en torno a lo que decidió la población o si es un revanchismo electoral, habrá que esperar.

—¿Cree que se notará con el Presupuesto 2019?

—Sin duda alguna, ahí es donde nos daremos cuenta. Hoy Cuajimalpa trae un incremento presupuestal de mil 594 millones y si vemos una reducción nos queda claro que la intención es quitar programas sociales, desgastar al alcalde electo y tendrá que retirar apoyos con el argumento de la reducción de gastos.

 A quien le impacta es a quien recibe estos apoyos pero si éste es el esquema en que entraremos, lo verá la población y más cuando su discurso fue este apoyo a los grupos vulnerables, por lo que sería incongruente un gobierno con ese discurso que a la mera hora retira los apoyos y programas sociales.

Porque Cuajimalpa trae diversos programas a adultos mayores, becas a niños y otros apoyos pero no son por parte del gobierno.

Y si le sumamos que necesitamos el respaldo de los diputados de Morena y ellos no nos mandan presupuesto, pues entiendo que el ánimo no es de construcción sino de confrontación electoral.

Yo no creo o tal vez estoy soñando, que Morena entre en una dinámica así, yo creo que Morena quiere una oposición, que seamos críticos pero que ayudemos a solventar. Si le va bien a México, nos va bien a todos; si le va bien a la Ciudad, le va bien a Cuajimalpa; si le va bien a Cuajimalpa, le va bien a Claudia Sheinbaum.

Creo que Claudia Sheinbaum va a traer un ánimo de trabajar de la mano con los alcaldes y si ya hizo su reunión con los alcaldes electos de Morena, que también lo haga con los de la oposición.

Y nosotros lo único que plantearemos para poder trabajar de la mano y apoyarla en su gobierno; y es más, hacerla brillar en la demarcación es: que nos ayude a generar condiciones de movilidad a través del Fondo Metropolitano para hacer las obras de mitigaciones que no se cumplieron… La construcción del hospital que explotó, el materno infantil; tardamos en trasladar a los heridos y no podemos mantener a la población con la idea de que no tienen un hospital cerca; y el último es el respeto al presupuesto que hemos tenido en los últimos tres años.

Creo que no son peticiones extraordinarias como los presupuestos que tienen delegaciones como Iztapalapa, pues Cuajimalpa representa un presupuesto pequeñito.

Si Claudia Sheinbaum tiene ánimos de colaborar, trabajar de la mano, ser coadyuvantes de un buen gobierno que nos conviene a todos, pediría sólo esas tres cosas.

Es decir, el beneficio sería de manera directa para la población por ejemplo si se hace el distribuidor de Santa Fe, no tengo empacho en que ella lo inaugure, si se construye el hospital, no tengo empacho en que ella ponga la primera piedra y ejecute la obra.

Lo que sí me preocuparía es que no se ejecuten estas obras con el ánimo de tratar de hacer ver mal a un gobierno de una oposición real en la ciudad.

La única oposición real en la ciudad va a ser la alcaldía de Cuajimalpa y la oposición real deberá reflejar una postura responsable.

—¿Qué le pasó al PRI en la Ciudad de México, después de ganar sólo una delegación?

—Yo creo que son muchos factores, hay que hacer un análisis muy crítico y realista. Había un voto de castigo hacia el PRI, un desgaste de gobernadores que se comportaron de manera negativa y que lo reflejaron ante los medio de comunicación, se reflejó el enojo de la población.

La elección intermedia fue coyuntural, venía dándose un rompimiento entre PRD y Morena que se empezaba a definir cuáles eran las rutas y que benefició en su momento a Magdalena Contreras.

Hoy en día la izquierda se concentró en Magdalena Contreras, en Milpa Alta fue una condición particular y con características distintas, una mala relación entre los diputados, un rompimiento de acuerdos pero lo que visualizo es un voto en contra del PRI y del PAN.

Lo que yo veo en la votación del presidente electo, no sólo fue el voto a Morena, fue el voto en contra de ellos y eso nos arrolló, fue un castigo al PRI.

La marca del PRI hoy era una lápida para cualquier candidato.

¿Qué salvo a Cuajimalpa? Y lo vine diciendo en meses, no es un partido, quien salva a Cuajimalpa es claramente el trabajo de un equipo que lleva 16 años en territorio, tratando a la población de manera directa en las buenas y en las malas.

Y al final de la historia, la gente lo dijo, “vamos a votar por el candidato, no por el partido”, y se reflejó la votación.

Lo que ahora debe hacer el PRI es, yo creo que ya pasaron las épocas en que el PRI puede darse el lujo de imponer candidatos plurinominales por tener parentescos importantes a nivel nacional y debemos entender eso.

La otra: los candidatos no se crean en un proceso electoral, los candidatos deben hacer trabajo con la población muchos años antes y que la simpatía emane del conocimiento territorial, porque eso puede más que un efecto Andrés Manuel o golpeteo por redes sociales.

Cualquier efecto se frena cuando la población conoce a su candidato, cuando la población se siente identificada con la persona que lo va a identificar, la gente termina votando por quien conoce y quien cree que la va a ayudar.

El ciudadano conoce a Rubalcava y sabe que es el que estuvo en todo momento.

—¿Cómo será el trabajo en el Congreso, es decir, con revanchismo?

—La responsabilidad de un alcalde no radica en la capacidad de otorgar servicios a la población, tendré que demostrar qué tan bueno soy conciliando y tendré que ver cómo generar puentes con aquellos que podrían ayudar a la demarcación. Insisto si la idea es revanchismo, pues trataremos de evitarlo a toda costa y tendrá que ser mi chamba.

Me queda claro que hay una parte que no simpatizó conmigo y habrá que convencerlos y será con acciones. Si no hago un gobierno plural, creo que la oposición me va a crecer y estoy dispuesto a sacrificar parte de mi estructura de mi equipo de trabajo con la finalidad de que podamos hacer un gobierno incluyente y plural, donde participemos en la toma decisiones. Y el acercamiento con la población y los proyectos que a los ciudadanos les gustó y convenció.

—¿Te visualizas nuevamente como candidato a la alcaldía?

—Seguramente sí, yo creo que cualquier político aspira a ese tipo de cosas. Hoy nos enfocaremos en hacer un buen gobierno en Cuajimalpa, ésa será nuestra carta de presentación y hoy en día gané la elección con una carta de presentación de un buen gobierno.

Y si en tres años logramos un buen gobierno, en seis, seré candidato a la jefatura del PRI y si Morena no cumple las expectativas de la población, posiblemente haya oportunidad de ganar la Jefatura de Gobierno con una cara distinta.

 

Imprimir