Hablemos de menstruación - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 30 de Julio, 2018
Hablemos de menstruación  | La Crónica de Hoy

Hablemos de menstruación

Rosa Gómez Tovar

La semana pasada se dio a conocer que entre la actriz Aislinn Derbez y la empresa L’Oréal existe un diferendo comercial, que habría empezado a finales del año 2016 cuando la actriz solicitó poder participar con la conocida empresa Saba de productos de higiene femenina de manera simultánea a los productos de la marca. La firma francesa, de acuerdo con el abogado de Aislinn, no habría aprobado tal cosa, pues esos productos “debido a su naturaleza no son compatibles con los que manejan ellos, puesto que se dedican a la promoción de productos de belleza encaminados a enaltecer la feminidad y hermosura de la mujer, de su cabello y de su cara, lo cual no se ve reflejado con productos relacionados con la menstruación”.

Entonces, L’Oréal la demandó por la vía mercantil el año pasado por haber incumplido su contrato y Aislinn presentó una queja en contra de la empresa ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) por discriminación laboral por motivos de género.

Resulta indignante escuchar que la menstruación de una mujer no pueda ser compatible con el estándar de belleza de una marca, cuando es parte fundamental de nuestro organismo, al ser la culminación del ciclo hormonal y sexual de nuestro cuerpo.

El periodo de las mujeres es un tema tabú y estigmatizado en nuestra sociedad, el que una empresa no quiera asociarlo a su imagen es simplemente un botón de muestra de lo que sucede cada mes durante unos 40 años en la vida de las mujeres. La menstruación no es algo de lo que se hable normalmente en muchos ámbitos, siempre debe tratarse con sigilo e incluso intentamos a toda costa ocultar que estamos en esa etapa de nuestro ciclo hormonal, pues siempre es asociado como algo negativo.

Los comerciales de toallas sanitarias tampoco han escapado a ese tratamiento, fue noticia que un producto británico usara en un comercial líquido rojo —el color de la sangre— en lugar del característico flujo azul de los irreales promocionales donde además se da una imagen de mujeres jóvenes que no se detendrán ante nada, ni sus periodos.

Desde mi experiencia, ya es suficientemente complicado pasar por los cambios hormonales cada mes como para además sentirse obligada a fingir que todo es igual, que es un día común como otro, pero no lo es, pues claro que existen cambios en tu cuerpo y en cómo te sientes.

Desde pequeñas nos enseñan a esconderlo, aún recuerdo el temor cuando tuve mis primeros periodos de tener un accidente en la escuela y manchar mi uniforme, revisarse cada vez que te paras después de estar sentada y cerciorarte que no ha habido algún derrame. Eso claro es mínimo comparado con otros lugares del mundo donde hay un problema de derechos humanos, pues incluso las mujeres y niñas han informado haberse quedado en sus casas en vez de ir a la escuela, haber sido expulsadas por sus familias y haber recibido un trato humillante en sus comunidades como resultado de sus periodos.

La menstruación no se opone a la belleza de una mujer, sino que forma parte de un ciclo fisiológico, haciéndolo un tema de salud. Definitivamente, no es sencillo tratar este asunto pues cientos de años nos han implantado una idea de cómo abordarlo, pero hombres y mujeres necesitamos hablar abiertamente de ello, al ser parte de nuestra vida, para así dejar de estigmatizarlo.

rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios