A juicio, exjefe de campaña de Trump por “trabajar” para líder prorruso | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 31 de Julio, 2018

A juicio, exjefe de campaña de Trump por “trabajar” para líder prorruso

->Relevante Paul Manafort se enfrenta a pasar el resto de su vida en la cárcel ◗ El fiscal que investiga si hubo colusión entre el Kremlin y los republicanos lo califica como un “astuto mentiroso”

A juicio, exjefe de campaña de Trump por “trabajar” para líder prorruso | La Crónica de Hoy

Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente estadunidense Donald Trump, se convirtió ayer en el primero en ser llamado a juicio por un asunto relacionado con los oscuros nexos entre dirigentes cercanos al mandatario republicano y el Kremlin.

El fiscal especial Robert Mueller, que investiga si hubo colusión entre la campaña de Trump y los hackers rusos que atacaron la campaña de la demócrata Hillary Clinton, lo ha sentado en el bando de los acusados por haber asesorado, entre otros, al expresidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, aliado del ruso Vladimir Putin, a cambio de recibir millones de dólares que supuestamente ocultó a las autoridades de Estados Unidos. Tampoco solicitó a Washington permiso para colaborar como un gobierno extranjero.

“Por encima de la ley”. “El hombre que se encuentra en esta Corte, creía que estaba por encima de la ley. Obtuvo hasta 60 millones de dólares por su trabajo en un país europeo llamado Ucrania”, aseguró el fiscal Uzo Asonye, que habló desde un atril frente a los 12 miembros del jurado.

Cuando Yanukóvich fue expulsado del poder en 2014, prosiguió el fiscal, Manafort se quedó sin “su grifo de dinero en efectivo” y comenzó a mentir a los bancos sobre su riqueza para obtener hasta 26 millones de dólares en préstamos, de acuerdo a la acusación.

En esta primera jornada, el que fuera jefe de campaña de Trump fue descrito por el fiscal como un hombre “astuto mentiroso”, que ganó 75 millones de dólares por su trabajo de asesoría a gobiernos extranjeros y ocultó 15 millones al fisco.

Manafort se enfrenta a 18 cargos de fraude bancario y fiscal por haber tejido una “red” destinada a ocultar sus ingresos en empresas fantasmas y en 30 cuentas bancarias que abrió en paraísos fiscales. De ser hallado culpable de estos delitos y de trabajar para un gobierno extranjero, podría ser condenado a 270 años de cárcel, por lo que pasaría el resto de su vida en la cárcel.

Gates, testigo clave. La defensa de Manafort, lo mostró como un “talentoso consultor político, motor de campañas como las de Ronald Reagan o George Bush”.

“Este caso es sobre impuestos y también sobre confianza, Manafort puso su confianza en la persona errónea”, señaló el abogado Thomas Zehnle, en referencia a Rick Gates, quien durante años fue la mano derecha de Manafort, pero lo traicionó al declararse culpable en la investigación de la trama rusa.

Gates trabajó durante casi tres décadas en la empresa de consultoría política de Manafort y, en 2016, se convirtió en su “número dos” durante la campaña de Trump.

Gates será uno de los testigos clave del caso, en el que se espera la comparecencia de unas 30 personas durante las próximas tres semanas.

El proceso contra Manafort no está relacionado con su labor como jefe de campaña, puesto que ocupó entre junio y agosto de 2016, pero el fiscal Mueller lo considera person of interest (implicado) porque su testimonio podría acabar incriminando a su exjefe, el presidente Trump.

 

Pie de foto: Imagen de archivo de Paul Manafort, cuando fue condenado el año pasado a arresto domiciliario.

 

Imprimir