Movilidad y planeación del desarrollo urbano - Rufino León | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 31 de Julio, 2018
Movilidad y planeación del desarrollo urbano | La Crónica de Hoy

Movilidad y planeación del desarrollo urbano

Rufino León

“Hay tres cuestiones importantes ahora, que se están convirtiendo en importantes no sólo para las ciudades, sino para toda la humanidad: la movilidad, la sostenibilidad — que está vinculada a la movilidad — y la diversidad social.”

Jaime Lerner. Arquitecto, urbanista y político brasileño; tres veces alcalde de Curitiba y dos gobernador del estado de Paraná.

 

Atender y resolver la movilidad bajo una estrategia nacional es uno de los retos más importantes de cualquier país. En México, las acciones que hasta la fecha hemos llevado a cabo, no han creado condiciones suficientes de bienestar y prosperidad para las personas en las áreas urbanas y mucho menos en las zonas rurales.

Una movilidad deficiente disminuye la calidad de vida, ya que incide en los tiempos que la gente invierte en sus traslados, el costo económico que impacta a veces de manera significativa en su presupuesto familiar y la inseguridad durante los trayectos, entre otros aspectos.

En la República Mexicana, el 72% de la población reside en 384 ciudades de más de 15 mil habitantes que forman el Sistema Urbano Nacional; 59 zonas metropolitanas concentran el 57% de la población y el 74% del PIB. Un informe de las Naciones Unidas estima que, en el año 2050, el 70% de la población mundial vivirá en ciudades. Las altas concentraciones se han convertido en un problema y a su vez un desafío para la movilidad, ya que su crecimiento desordenado y disperso ha provocado que las personas recorran diariamente grandes distancias para realizar sus actividades diarias a un alto costo e invirtiendo tiempos excesivos.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 establece en su Objetivo 2.5 que el gobierno federal deberá proveer un entorno adecuado para el desarrollo de una vida digna que permita transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable e inteligente, procurando a su vez una vivienda digna para los mexicanos; considerando promover reformas a la legislación en materia de planeación urbana, uso eficiente del suelo y zonificación, a fin de fomentar una Movilidad Urbana Sustentable. La pregunta que surge es: ¿cómo lograr armonizar la planeación del desarrollo urbano con la movilidad?.

Como primer secretario de Movilidad de la CDMX, en 2014 tuve la oportunidad de liderar la iniciativa de Ley Movilidad presentada por el Ejecutivo ante la Asamblea Legislativa, misma que fue aprobada por unanimidad de todas las fracciones de los partidos políticos. El artículo 9º fracción XLIII de este Ordenamiento define el impacto de movilidad como “la Influencia o alteración en los desplazamientos de personas y bienes que causa una obra privada en el entorno en el que se ubica”; asimismo, en su numeral 53, establece que la Secretaría de Movilidad evaluará y dictaminará los estudios presentados por los particulares, garantizando el desplazamiento de las personas y los bienes.

El objetivo del estudio de impacto en la movilidad es evitar o reducir los efectos negativos sobre la calidad de vida y la competitividad urbana, propiciar el desarrollo sustentable de la Ciudad de México, y asegurar su congruencia con el Programa Integral de Movilidad, el Programa Integral de Seguridad Vial, el Programa General de Desarrollo Urbano y los principios establecidos en esta Ley.

A partir de esta normativa, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), desarrolló y concluyó en diciembre de 2015  el Estudio para la Elaboración de una Metodología de Evaluación del Impacto en Movilidad de Obras, Proyectos y Modificación de Usos del Suelo. Se trata de un documento que contiene los lineamientos para la evaluación y dictaminación de los estudios de impacto en la movilidad en la ejecución de obras y proyectos, establecimiento de Áreas de Gestión Estratégica, Polígonos de Actuación, así como modificaciones a los programas de desarrollo urbano y cambios de uso del suelo, en el marco de los instrumentos previstos en las Leyes de Desarrollo Urbano y de Movilidad de la CDMX.

La metodología diseñada por el ITDP va más allá de los conceptos de la Ley actual, ya que contempla la evaluación de proyectos tanto de obra pública como privada, obras viales y modificación o publicación de programas de desarrollo urbano, a fin de armonizar los procedimientos de evaluación de impacto urbano y ambiental. También, de una manera puntual, señala los alcances, escalas, obligaciones técnicas y legales, así como medidas de mitigación e integración urbana que todos los proyectos, en función de su tamaño, relevancia y las actividades que generan, deberán observar. Se definen cinco escalas de evaluación con metodologías distintas, a fin de reducir las externalidades negativas de la movilidad generadas por las nuevas actividades en una zona específica: 1) Escala megalopolitana; 2) Escala metropolitana; 3) Escala delegacional; 4) Escala de barrio y, 5) Escala polígono o predio.

En la República Mexicana, y particularmente en algunas ciudades como Puebla, León, Guadalajara, Pachuca, Monterrey, Querétaro y la Ciudad de México, se han dado pasos importantes para la movilidad y la planeación urbana; sin embargo, es urgente promover acciones coordinadas en todos los órdenes de gobierno que apoyen la consolidación de una estrategia nacional de movilidad vinculada a la planeación del desarrollo urbano, a efecto de desincentivar el uso del automóvil y facilitar modos de transporte no motorizado; fomentar el uso del transporte público; impulsar modelos de ciudades compactas con usos de suelo mixtos, así como el esquema de calle completa para favorecer la accesibilidad universal y generar condiciones adecuadas para la movilidad de personas y mercancías.

La causa fundamental de un modelo desarticulado de movilidad es que no hemos logrado integrar el transporte con la planeación del desarrollo urbano y al carecer de mecanismos adecuados de conectividad, se producen externalidades negativas que, a su vez, impactan en la productividad económica, el deterioro ambiental y la salud de las personas.

Por ello es necesario que en nuestro país, la nueva administración trabaje en la elaboración de una metodología de evaluación integral del impacto en la movilidad aplicable a nivel nacional, para garantizar la funcionalidad de las ciudades y la calidad de vida de sus habitantes.

 

 


Experto en Movilidad. Presidente Ejecutivo Nacional de la Asociación Interdisciplinaria de Juristas de México.
@HLeonRufino
rufinohleontovar@yahoo.com

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores