Laguna Om será la primera Área Destinada Voluntariamente a la Conservación en Q. Roo - Conacyt - | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 03 de Agosto, 2018
Laguna Om será la primera Área Destinada  Voluntariamente a la Conservación en Q. Roo | La Crónica de Hoy

Laguna Om será la primera Área Destinada Voluntariamente a la Conservación en Q. Roo

Conacyt -

Laguna Om, un ejido forestal de grandes dimensiones que se encuentra en el municipio de Othon P. Blanco, Quintana Roo, y entre dos grandes reservas de la biosfera, Sian-Ka’an y Calakmul, se convertirá en la primer “Área Destinada Voluntariamente a la Conservación” (ADVC) en Quintana Roo, un programa de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp).

Los pobladores de este ejido, que desde su fundación han tenido como principales actividades económicas, la silvicultura tropical, la extracción de chicle y la agricultura tradicional por roza, tumba y quema, decidieron en diciembre pasado destinar 35 mil hectáreas de bosque tropical, de las 84 mil hectáreas que tienen, como reserva voluntaria para la conservación y aprovechamiento sustentable.

En este “macizo” forestal existen dos grandes comunidades vegetales, selva mediana subperenifolia y selva baja inundable. De acuerdo con estudios científicos, hay aproximadamente 150 especies de árboles, nueve de las cuales están en alguna categoría de riesgo, según la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2010, y 21 especies de mamíferos. Se considera, además, que Laguna Om tiene un importante papel en procesos ecosistémicos por ser un “corredor conector” para las poblaciones de flora y fauna de la región y un reservorio de carbono.

Desde 2001, investigadores de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) iniciamos diversos trabajos en el ejido, que van desde entender la dinámica de la sucesión secundaria —los cambios ocurridos en la vegetación a través del tiempo—, pasando por la restauración de ecosistemas, hasta la determinación del estado poblacional de especies de fauna (ECOSUR y UNAM, Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre).

A partir de 2014, con apoyo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), desarrollamos un proyecto para recuperar 600 hectáreas de selva que están afectadas por el helecho Pteridium aquilinum, una de las principales especies invasoras en el mundo, y actualmente evalúamos su influencia en los procesos de sucesión secundaria.

Asimismo, con el objetivo de generar una metodología interdisciplinaria que incluya el análisis de las características socioambientales de mosaicos de uso de la tierra con la definición de indicadores de adaptabilidad al cambio climático en el medio rural,  investigadores de ECOSUR y Cátedras-Conacyt trabajamos en el ejido Laguna Om y en otros ejidos de sureste de México —Chilil, Chiapas y Comalcalco, Tabasco— en el proyecto transdiciplinario “Estudio de la Adaptación al Cambio Climático”, financiado por el Conacyt.

Cabe destacar que además de los proyectos de investigación antes mencionados, en Laguna Om se han desarrollado varios programas gubernamentales con énfasis en el manejo sustentable y estrategias para la mitigación del cambio climático, entre ellos, la implementación de una Unidad de Manejo de Vida Silvestre (UMA), registrada como “Sendero interpretativo para observación de flora y fauna”, y en los Programas de Pago por Servicios Ambientales Concurrentes y Pago por Servicios Ambientales por Protección a la Biodiversidad, que financia la Conafor.

Sabemos que la participación comunitaria consituye un elemento clave para la conservación de la biodiversidad debido a que toma en cuenta el conocimiento ancestral, así como la cosmovisión y necesidades de los poseedores del recurso. Desde hace algunas décadas se tienen ejemplos exitosos de este esquema en ejidos de Durango, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Quintana Roo, por mencionar algunos.

Asimismo, ha sido ampliamente documentado que sin la conservación de los procesos ecosistémicos, la calidad de vida de las poblaciones humanas está seriamente comprometida. Los pobladores de este ejido de Quintana Roo lo comprenden y están demostrando la importancia de regresar a los orígenes, de volver al paradigma del respeto a la naturaleza para disfrutar de los bienes y servicios que nos ofrece.

Los pobladores de Laguna Om tienen claro que sus bosques y la conservación de especies maderables como caoba, cedro, zapote, y de animales como el jaguar, tapir, jabalí, entre muchas otras, son claves en la lucha contra el calentamiento global y en los procesos y servicios ecosistémicos. Las decenas de especies de abejas silvestres, aves y mamíferos que coexisten en este ejido son necesarias para el adecuado funcionamiento de los ecosistemas naturales y agrícolas.

La creación de las áreas destinadas voluntariamente a la conservación es una estrategia  de la Conanp ante los esquemas tradicionales de conservación y la decisión de Laguna Om de destinar voluntariamente 35 mil héctareas de bosque tropical a la conservación no es pecata minuta en Quintana Roo, ya que representa el destino de esta área y la esperanza de contribuir a mitigar el cambio climático.

El programa se encuentra en fase inicial en Quintana Roo y se pretende que el ejido Laguna Om sea pionero en su implementación en dicha entidad, lo cual ocurrirá una vez que se le expida su certificado, el cual tendrá una vigencia de 15 años.

Laguna Om es un ejemplo de compromiso ambiental de sus pobladores, y de la importancia de formar vínculos entre la academia, las agencias gubernamentales y la sociedad para avanzar en temas prioritarios como la conservación de procesos ecosistémicos que mantienen la vida en el planeta.

 


Jorge Omar López Martínez, catedrático de Conacyt en ECOSUR – Unidad Chetumal (lmjorgeomar@gmail.com)


Pedro Antonio Macario Mendoza, investigador de ECOSUR – Unidad Chetumal (pmacario@ecosu.mx)

 

 

Imprimir

Comentarios