La diabetes gestacional afecta a madres e hijos: Teresa Tusié | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 05 de Agosto, 2018

La diabetes gestacional afecta a madres e hijos: Teresa Tusié

Nuestros Científicos. La diabetes gestacional es un estado de intolerancia a los carbohidratos que desarrollan las mujeres embarazadas y que generalmente termina en cuanto concluye el embarazo y nace el bebé; sin embargo, hay casos en los que la diabetes gestacional no termina después del alumbramiento y evoluciona a diabetes tipo 2

La diabetes gestacional afecta a madres e hijos: Teresa Tusié | La Crónica de Hoy

En la curiosidad científica de la doctora Teresa Tusié hay raíces que rebasan las fronteras de la razón y se extienden hasta la república de los afectos. Cuando tenía ocho años de edad, esta investigadora, nacida en la Ciudad de México, vio a su mamá enferma, con complicaciones graves derivadas del parto de su hermano menor.

El torrente de preguntas y temores  que corrió en los pensamientos de esa niña fue determinante en su vida adulta y se convirtió en un resorte que años después la convertiría en una de las más importantes investigadoras sobre el componente genético asociado a algunas complicaciones del embarazo, por ejemplo: la diabetes gestacional.

“Desde niña, a partir de la experiencia con mi mamá, quería saber qué estaba pasando y cómo podía ayudar a que se recuperara”, cuenta a Crónica la doctora, egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien buscó su primera estancia de investigación desde que estaba en el segundo semestre de la carrera y quien, a la postre, se convertiría en líder de una de las Unidades Periféricas de Investigación de la UNAM: la Unidad de Biología Molecular y Medicina Genómica, localizada en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición  Salvador Zubirán (INCMNSZ).

“Yo sabía que la genética era el área de mi mayor interés”, dice la doctora Tusié Luna, quien ha construido, poco a poco, una explicación para entender que la diabetes gestacional o diabetes que se presenta durante el embarazo no sólo tiene consecuencias para la mujer en el corto y largo plazo, sino que también afecta a sus hijos, quienes pueden presentar manifestaciones graves después del nacimiento, como la hipoglucemia neonatal, así como mayor predisposición a ser obesos, hipertensos o diabéticos durante su vida adulta.

“Durante el desarrollo intrauterino ocurre un proceso de programación metabólica a través del marcaje químico del ADN del bebé que lo predispone a estas alteraciones en su vida adulta”, dice la doctora que, a lo largo de su vida como investigadora, también ha hecho estudios para identificar cuáles son los genes asociados a la aparición de la diabetes tipo 2.

CURIOSIDAD E IMPULSO. Teresa Tusié no tenía familiares que se hubieran dedicado a la investigación. Fue la segunda de cuatro hermanos y la primera de su familia, incluyendo a tíos y primos, que se dedicara a la medicina.

Cuando estaba por terminar sus estudios de nivel licenciatura tuvo que decidir entre dos caminos: hacer una residencia clínica en un hospital o hacer investigación y estudiar un posgrado. Optó por la segunda opción. Como consecuencia, pasó una década fuera de México, estudiando y haciendo investigación en la Universidad de Cornell, en Nueva York, Estados Unidos.

Hace unos meses, la doctora Tusié ganó el Premio GEN 2017 a la investigación sobre los Defectos en el Nacimiento. El galardón se otorgó por su trabajo de más de diez años para entender si la diabetes gestacional es un estado de prediabetes y si el componente genético es similar al de la diabetes tipo 2.

La diabetes gestacional es un estado de intolerancia a los carbohidratos que desarrollan las mujeres embarazadas y que generalmente termina en cuanto concluye el embarazo y nace el bebé; sin embargo, hay casos en los que la diabetes gestacional no termina después del alumbramiento y evoluciona a diabetes tipo 2.

“Ser médico y decidir dedicarse a la investigación no es común. Incluso, cuando estudié en el extranjero me decían ‘Si ya eres médico ¿para qué buscas un entrenamiento en investigación?’ Pero ya tenía esa vocación y, de hecho, había llegado a Manhattan, en Nueva York, con mi esposo, el bioquímico Alejandro Zentella, que también estaba realizando su doctorado, becado en la Universidad Rockefeller”, narra la doctora que coordina uno de los laboratorios que la UNAM ha puesto en marcha dentro de los Institutos Nacionales de Salud, de la Secretaría de Salud.  

Como investigadora UNAM, ella pertenece al Instituto de Investigaciones Biomédicas, aunque sus estudios los realiza en la Unidad de Biología Molecular y Medicina Genómica que dirige, dentro de las instalaciones del INCMyNSZ.

“Este tipo de Unidades Periféricas son laboratorios universitarios que promueven la investigación clínica/básica y son apoyados con infraestructura y recursos económicos aportados por instituciones federales de Salud”, añadió.

“Yo he tenido la gran fortuna de tener una interacción de trabajo fuerte con uno de los grandes investigadores clínicos de México, el doctor Carlos Aguilar Salinas, quien es endocrinólogo y especialista en lípidos. Esta interacción entre el trabajo de ambos nos  ha permitido hacer proyectos en los que se avanza paralelamente en las líneas de investigación clínica y la investigación básica. Éste es un modelo que nosotros valoramos mucho, pero no es frecuente en México que trabajen, a largo plazo, los grupos clínicos con los grupos de investigación básica”, dice la ganadora del Premio GEN 2017.

Gracias a 20 años de tener proyectos de investigación compartidos con el doctor Carlos Aguilar, la doctora Tusié ha podido estudiar a familias que fueron atendidas en una etapa temprana o naciente de alguna línea de investigación y, años después, volver a llamarlos para colectar información o muestras que ayuden a resolver preguntas científicas.

“Esto hace posible que la investigación básica se convierta después en aplicaciones clínicas concretas y también tiene efectos positivos para obtener financiamientos para la investigación”, dice la doctora, que es madre de tres jóvenes, de entre 19 y 24 años de edad: Mariana, Adrián y Alejandra, y a quienes considera como su premio mayor de la lotería, pues a lo largo de su vida tuvo seis embarazos y tres no pudieron lograrse por una condición autoinmune que provocó tres abortos de primer trimestre.

“El detonante de mi carrera fue una complicación de una cirugía de mi mamá, tras un embarazo, que la tuvo meses enferma. Yo quería entender y ayudarla. Recuerdo esos pensamientos. La vida me ha permitido elaborar todo lo que rodeó ese proceso. Estudié medicina y hoy me dedico a tratar de entender lo que ocurre durante la gestación y cómo podemos prevenir el riesgo de enfermedades metabólicas en el adulto. Eso ha sido un tema de un gran interés en mi vida  y al mismo tiempo, me ha dado mucha satisfacción al sentir que comparto con mi equipo de trabajo el placer de generar conocimiento que puede ser útil en la atención de pacientes”, concluyó.

 

Pie de foto: La doctora Tusié estudia el componente genético asociado a algunas complicaciones del embarazo.

Imprimir