Paso a pasito, cuida tus pies | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 06 de Agosto, 2018

Paso a pasito, cuida tus pies

Si no se cuidan los pies, pueden afectarse por muchos problemas de salud que impidan sobre todo la movilidad.

Paso a pasito, cuida tus pies | La Crónica de Hoy

Los pies tienen una estructura muy compleja que les permite soportar todo el peso de una persona más lo que se cargue, caminar, correr, brincar, bailar y son el medio de trasporte individual que tiene cada uno.

Cada uno de ellos tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, músculos y ligamentos, que si no se cuidan pueden afectarse por muchos problemas de salud que impidan sobre todo la movilidad.

Entre los problemas de salud más comunes se encuentran:

Juanetes: Se presentan como una masa dura y dolorosa en la articulación del dedo gordo del pie, poco a poco éste se va deformando, lo que ocasiona mucho dolor y dificultad para encontrar un zapato cómodo. Se pueden controlar con zapatos adecuados, y si son muy sobresalientes con cirugía.

Callos y durezas: Son engrosamientos de la piel debidos a la fricción o la presión al caminar. Existen sustancias que ayudan a ablandar los callos y por lo general se tallan para eliminarlos.

Verrugas plantares, también conocidas como ojos de pescado  son ocasionadas por uno de los 90 tipos del virus del papiloma humano (VPH). A diferencia de las que se desarrollan en otras partes del cuerpo, estas lesiones cutáneas en los pies crecen hacia adentro debido a la presión ejercida al estar de pie o caminar, por lo que son muy dolorosas. Se pueden eliminar con una pequeña cirugía.

Pie de atleta: Es una enfermedad producida por el hongo Candida Albicans, los síntomas son enrojecimiento, vesículas y grietas entre los dedos. Se producen principalmente por uso de zapatos cerrados o por exponer los pies a la humedad. Es contagiosa y se trata con pomadas especiales, evitando el mantener los pies húmedos por el sudor o por agua y evitando caminar en regaderas y albercas sin el uso de zapatos o chanclas.

Neuroma de Morton: Es una degeneración del nervio digital plantar acompañada de una fibrosis o engrosamiento alrededor del nervio. Usualmente se localiza entre el 3º y 4º metatarsiano. Es más común en mujeres y se caracteriza porque al pisar se produce como una descarga eléctrica que ocasiona un fuerte dolor. Usando zapatos cómodos, sin tacón muy alto y puntiagudos se pueden evitar. En casos extremos se recomienda cirugía para extraer le bolita de nervios.     

Uñas encarnadas: Se presentan cuando el borde de la uña se entierra dentro de la piel del dedo del pie, debido principalmente a que la uña nace y crece con el borde redondeado lo que le permite encarnarse (enterrarse) en la piel. Es un problema muy doloroso. Existen sustancias para ablandar la uña y poder cortarla, lo que debe hacerse siempre de forma lineal y no redondeando en las orillas. También ayuda el dejar la uña un poco larga.

Caída del arco: También conocido como pie plano, se caracteriza por la falta de puente en pie, lo que provoca que al caminar se apoye toda la planta en el suelo y provoca cansancio y dolor más fácilmente. Para su solución, existen plantillas especiales para que se vaya formando el arco.

Espolones: El espolón calcáneo es una prominencia ósea que puede aparecer en la parte anterior del talón (calcáneo) como consecuencia de estiramientos excesivos. Al estirarse excesivamente, la fascia puede calcificarse, formándose el espolón, que es muy doloroso y dificulta el apoyo normal de talón, ocasionando a veces una inflamación en la zona que lo rodea. Se puede controlar con una plantilla especial. Es más frecuente entre personas que tienen pies cavos valgos o que sufren obesidad, aunque también puede aparecer entre aquellos que realizan movimientos violentos con el pie.

Talones agrietados: El uso de sandalias, el contacto con el aire, andar descalzos, pueden provocar un aumento de la sequedad de los pies  lo que puede provocar grietas en los talones que pueden hasta sangrar y doler al andar y podrían producirse infecciones si son muy profundas. El uso de cremas humectantes ayuda a evitarlos.

Casi todos estos problemas se ocasionan por el uso de zapatos inadecuados, como los de tacón muy alto y puntas estrechas, que no tengan forma de plantilla por dentro, o que no sean de la talla adecuada, a veces hay que solicitar una talla más grande para evitar presión en los pies. Otros factores de riesgo son la  edad y el sobrepeso.

Existen también enfermedades que afectan a los pies, como la diabetes, la gota, la obesidad, tener mala circulación y otras.

El diagnóstico debe hacerlo un médico especialista siempre, que debe ser un ortopedista, cirujano plástico certificado o un especialista en pies o podólogo quien dará el tratamiento adecuado. Es importante siempre preguntarle sobre la experiencia que tiene en estos problemas sobre todo si sugiere cirugía.

Los pies son muy delicados y un mal diagnóstico o tratamiento puede originar problemas para el resto de la vida originando que no se vuelva a caminar bien. Cuídalos bien, ellos te lleva a donde quieras.

Cuida tus pies siguiendo estos consejos:

Has rotaciones de tobillo y anda descalzo o de puntillas por casa.

Para masajear la zona y mejorar la circulación, utiliza una pelota de goma.

Mete tus pies en agua caliente con sal gruesa durante media hora, sobre todo si estás todo el día parada o sentada en tu trabajo.

De vez en cuando date un baño de agua caliente unos minutos e inmediatamente uno de agua fría, esto hará que mejore la circulación de tus pies.

Utiliza la piedra pómez para tallar callosidades y limpiar la dureza de los talones.

Masajea tus pies con movimiento circulares antes de dormir con una crema o aceite hidratante.

Seca bien tus pies después de bañarte o salir de una alberca, sobre todo entre los dedos. Si sudas mucho usa talco.

Utiliza plantillas acolchonadas y no uses calzado demasiado apretado todos los días ni  tacones muy altos, ya que cargas el peso de todo tu cuerpo solamente en los dedos de los pies y esto a la larga va a ocasionar muchos problemas, no solo en tus pies, sino en la columna, cadera y rodillas.

Corta tus uñas de manera horizontal para evitar que se encarnen, deformen, debiliten o no tengan un crecimiento normal. Si acudes a un salón de belleza fíjate en que las tijeras y corta uñas estén bien limpios y sin óxido.

Usa zapatos cómodos, quizá no sean los más bellos o de moda, pero estarás protegiendo tus pies de muchos problemas posteriores con ello.

Imprimir