UNAM diseña dos moléculas para mejorar la refinación del petróleo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 06 de Agosto, 2018

UNAM diseña dos moléculas para mejorar la refinación del petróleo

El desarrollo ayuda a la remoción del agua dispersa en el petróleo, antes de que entre a refinación, dice Jesús Gracia Fadrique. La innovación fue patentada y será comercializada a gran escala

UNAM diseña dos moléculas para mejorar la refinación del petróleo | La Crónica de Hoy

Científicos de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encabezados por el doctor Jesús Gracia Fadrique, desarrollaron y obtuvieron el registro de patente para dos moléculas que ayudan a retirar pequeñas moléculas de agua y de electrolitos que están presentes en el petróleo y que pueden dañar los equipos de refinación si no son retiradas antes de entrar a las torres donde se procesa el crudo.

Estas dos moléculas fueron desarrolladas por la UNAM en el marco de un convenio con la empresa mexicana POLIOES SA de CV, la cual se encargará de fabricar a gran escala y comercializar las moléculas desarrolladas por los universitarios.

En entrevista exclusiva con Crónica, el doctor Gracia Fadrique explicó que el petróleo crudo no llega a la refinería tal como sale de los yacimientos. Muchas veces el petróleo está en contacto con agua salada, lo que provoca que dentro del petróleo el agua se emulsifique, es decir que se incorpora al petróleo en forma de pequeñas gotas, causando un problema severo si es que llega a refinería, pues puede generar corrosión y contaminación.

“Entonces las moléculas que desarrollamos en la UNAM, junto con equipos que se llaman precipitadores electrostáticos y mediante el uso de altos voltajes, hacen que estas gotas de muy pequeño tamaño se reúnan y así se ayuda a la remoción del agua dispersada dentro del petróleo, junto con los electrolitos, antes de que entren a una torre de refinación donde causarían múltiples problemas”, dijo el científico universitario.

La necesidad de usar moléculas especiales y electricidad de alto voltaje para retirar agua y sales del petróleo crudo se debe a que las partículas no deseadas son muy pequeñas y por eso la fuerza de gravedad actúa muy poco sobre ellas. Por ello hay que hacerlas crecer, al reunirlas unas con otras, para que vayan aumentando su volumen y, en la medida que va aumentando su tamaño, la fuerza de gravedad comienza a actuar y ayuda a que se precipiten.

“Existen componentes del petróleo que, en condiciones normales, evitan que las pequeñas gotas de agua se reúnan. Se trata de resinas y asfaltenos que están en la superficie que separa a las gotas de agua y al petróleo. Entonces, las descargas de algo voltaje junto a las moléculas que nosotros desarrollamos, desestabilizan los compuestos de muy alto peso molecular que mantienen aisladas a las gotas de agua y así facilitamos que se reúnan y las podamos retirar”, abundó el doctor Gracia.

“Las moléculas que hemos diseñado en la UNAM desplazan a las moléculas de resinas y asfaltenos que están dando estabilidad a las pequeñas gotas y mantienen separadas dentro del petróleo. Esto es importante porque si el petróleo entra a una torre de destilación, con pequeñas gotas, al elevarse la temperatura, éstas se vaporizan y atacan a los catalizadores porque hay corrosión y una serie de problemas”, subrayó.

Esta alternativa tecnológica se ha usado desde hace años, pero con otras moléculas. Lo nuevo en las moléculas desarrolladas por la UNAM es que han mejorado el desempeño y dejan un residuo mínimo de electrolitos.  Esto se mide en partes por millón. No se puede remover todo, pero sí dejar cantidades mínimas para evitar los efectos de contaminación.

El petróleo tiene materiales extremadamente ligeros, como los gases que se retiran durante la extracción. Luego vienen los materiales ligeros, como las gasolinas y los solventes, y también hay materiales más pesados, que son los aceites, Pero hay otros materiales con mucho mayor peso molecular, que son las resinas y los asfaltenos. Sobre estos últimos actúan las moléculas de los universitarios.

“Se necesitan grandes tanques de almacenamiento, sedimentadores, precipitadores electrostáticos y equipo para adicionar estas moléculas. Son unidades dirigidas específicamente para el tratamiento. No es un tratamiento que se haga en línea. Se necesitan instalaciones ad hoc para hacer el tratamiento”, dijo el  investigador, al concluir su charla con Crónica.

 

 

 

Pie de foto: El doctor Jesús Gracia obtuvo la protección a la propiedad intelectual de las moléculas desarrolladas de la UNAM

Imprimir