La población joven alza la voz para demandar mayor atención

Jorge Romero Herrera

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó mediante resolución 54/120 y siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud, designar el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud; conminando a los gobiernos y organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas, a que todos los años realicen ese día, actividades que reafirmen la preocupación por aumentar la calidad y cantidad de oportunidades dirigidas a los jóvenes, para participar de manera plena, efectiva y constructiva en la vida de la sociedad.

En ese tenor en México se denominó al mes de agosto de este año, como el de la juventud; bajo el lema “Jóvenes hacia el 2030. Desde la innovación para la transformación”; tomando como referencia la Agenda 2030 de Naciones Unidas y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible; de manera específica, en cómo las personas jóvenes inciden en el cumplimiento de los cinco principios que la conforman: Personas, Planeta, Paz, Prosperidad y Alianza.

De acuerdo con datos del Registro Federal de Electores del INE, existen aproximadamente 26 millones de ciudadanos entre 18 y 29 años en el listado nominal; de los cuales 10 millones votaron por primera vez en las elecciones pasadas. Estos jóvenes votantes enviaron a los partidos políticos un mensaje claro y contundente, el cual, si queremos continuar en esta tarea, debemos escuchar y hacer lo propio, para que los jóvenes se sientan involucrados e incluidos en las decisiones políticas.

La juventud de la Ciudad de México constituye un importante segmento de la sociedad, por lo que hace falta promover una cultura cívica de respeto y promoción social. Hoy en la Capital viven alrededor de 2 millones 336 mil 603 personas entre 14 y 29 años de edad, de los cuales, 49.4 por ciento son hombres y 50.6 por ciento son mujeres; representando el 26.39 por ciento de la población total de la Ciudad de México; tres de cada 10 habitantes son jóvenes. De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, en el país habitan 30.6 millones de jóvenes de 15 a 29 años, lo que representa el 25.7% de la población total.

Por esta razón resulta imprescindible redoblar los esfuerzos y trabajar coordinadamente entre las distintas instancias gubernamentales tanto federales, de la ciudad y las alcaldías con la sociedad civil, con el único interés de acercar beneficios reales a este importante sector.

Es necesario impulsar la atención para los jóvenes de nuestra sociedad, dando prioridad en la agenda gubernamental de la Ciudad de México y del país a la implementación y reforzamiento de programas que promuevan su dignidad, salud, inclusión y desarrollo social, económico y humano.

Asimismo, se requiere reforzar el lazo interinstitucional entre autoridades federales, locales y las ahora alcaldías, así como con centros educativos, instituciones públicas y privadas dedicadas a los cuidados físicos, psicológicos y médicos, a fin de que haya más personal especializado que se dedique a su atención.

La atención y promoción humana de la gente joven no es una concesión, sino un acto de justicia y dignidad. Aún falta mucho por hacer, los diputados tenemos la gran responsabilidad de promover a través de las leyes el respeto a los jóvenes y buscar su promoción humana, incentivando a las organizaciones sociales y a la iniciativa privada a que apoyen con recursos y tareas específicas a este sector; además de velar que los programas con los que cuenta el Gobierno de la Ciudad de México y el gobierno federal sean manejados con eficacia y transparencia.

El Partido Acción Nacional está comprometido con los ciudadanos y la democracia, por lo que trabajamos para que los jóvenes tengan una mejor calidad de vida.

* Coordinador del GPPAN
en la ALDF

* Secretario de la
Comisión de Gobierno

@JorgeRoHe

Imprimir

Comentarios