Por la labor de hacer y mejorar

Marielena Hoyo Bastien

La muerte de 30 manatíes… más las que no se han documentado

públicamente pero que la población del área afectada registró con antelación a la contingencia, sin duda alguna está significando una tragedia que no solo enluta a la especie de estos adorables

sirénidos, sino que al igual, representa fuerte riesgo para la

comunidad humana.

Según la Profepa, de conformidad a los análisis de calidad del agua realizados a

través de un laboratorio debidamente acreditado ante

 la Comisión Nacional del Agua, no fueron detectados restos de sustancias

relacionadas con hidrocarburos, metales pesados o plaguicidas que pudieran

haber causado la baja de tantos

animales en diversas zonas del sistema lagunar del Municipio

de Macuspana, dando por sentado entonces, la “no presencia de

toxicidad en el agua”. Sin embargo, salieron a la luz pública las derivaciones de otro

análisis realizado a esas aguas el pasado 13 de junio, arrojando no solo la presencia de elementos venenosos, sino

 lo peor, detectados a concentraciones exorbitantes.

Dado lo anterior, se hace un enérgico llamado a las autoridades

competentes y asimismo al grupo de expertos que trabajan

EL CASO, para que procedan con total probidad. Aquí no se trata de

  buscar culpables, sino de detectar LA CAUSA y solucionar a la de ¡ya!   

 

Y les cuento que los gatos… sí… los mininos… siempre rondaron indirecta e ¿inconscientemente? la vida del poeta Octavio Paz. Primero, a razón del gusto de su primera esposa, la también escritora Elena Garro, y luego por su siguiente mujer llamada Marie Jose Tramini, que tras 20 años de viuda acaba de reunirse con su amado, solo que dejando en total orfandad (a falta de previsión testamentaria) a sus 14 adorados bichos, que habiendo sido desalojados intempestivamente de SU hogar sin la estrategia adecuada, a saber cómo y en qué condiciones se encuentran. Tal motivo propició que me contactara mi amiga y compañera de causa María Luisa Ramírez, desesperada por encontrar gente compasiva con posibilidades de darles hogar al unísono, amor, suficiente espacio, mimos, alimento, atenciones y cuidado médico veterinario, porque esas criaturas no deben ser separadas. Son familia, que además tuvo una vida plena.

Eso es lo que pasa con la muerte de quienes al fin famosos pero solos, dejan a sus animales en el limbo. Sucedió con mi queridísimo Don Carlo Coccioli, que aparte de sus muchos perros, amaba y cuidaba… auténtico… hasta a las cucarachas; luego con la del genial Carlos Monsiváis y sus gatos; igualmente con los 15 (más/menos) perros personales de la extrañadísima Ita Osorno, que de no ser por la intervención siempre acomedida y sensible de la Dra. Antonia Sánchez del Villar, sabe Dios qué destino hubieran tenido y, ahora ese mismo inseguro porvenir se presenta para los gatos de Marie-Jo, que no los quería, sino lo que le sigue…

Por los medios estoy al tanto de que la Secretaría de Cultura… ¿a razón de qué?... se hizo ¿cargo? de ellos. De ser así, desconoceremos seguramente cómo, con quién y en dónde acabarán. Si acaso, repartidos con diferente gente, cuando perfectamente pueden conservarse reunidos como parte del acervo cultural del matrimonio PAZ-TRAMINI, como debió suceder al igual con los gatos Monsiváis, que pudieron haber terminado sus días en el Museo del Estanquillo. Sé por notas casuales que Elenita Poniatowska todavía conserva dos de esos pichos, pero del resto no se sabe. Si alguien fuera capaz de brindarles hogar definitivo a los recién desamparados, por favor manifiéstese.

Las dos notas anteriores me ganaron el espacio comprometido a tratar hoy sobre el asunto PAOT-AGATAN, respecto a la inútil y desgastante duplicidad de actividades que pretende evitar el siguiente gobierno. Espero ahora sí poder abordar EL TEMA la semana entrante, mas antes, les paso a costo mi alegría ante la baja cantidad de asistentes a los zoológicos capitalinos, cifra que por desconocer el pasado de Chapultepec hizo que la Sedema la presentara como un récord. Según, 76 mil 827 personas acudieron a las tres instalaciones el pasado 29 de julio, cuando en un solo domingo soleado y solamente al ZCH, en mis tiempos entraban hasta 250 mil bien contaditas. Eso respalda mi insistencia en que los zoos urbanos ¡van de salida!...

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com   

 

 

Imprimir

Comentarios