Dramaturgos apuestan por el realismo para impulsar el teatro infantil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 07 de Agosto, 2018

Dramaturgos apuestan por el realismo para impulsar el teatro infantil

Obras como Niño Perdido, Cosa de niños: Bullying y Nada se alejan de la fantasía para crear consciencia sobre los problemas de la infancia en la actualidad

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En siglos pasados se comenzó a crear historias a cargo de títeres o personajes, en las que sus ­narraciones hablaban del amor de la familia, la importancia de ir a la escuela o el amor propio, la mayoría de ellas con un final feliz. Ahora, algunas utilizan un lenguaje más suave, al  buscar transmitir sentimientos y valores que se transforman en una gran herramienta educativa para los niños.

Obras de teatro como Romeo y Julieta para niños, Caperucita Roja, El Principito, Los Animales del Paraíso y Se busca un cuento son historias que anteponen la fantasía como principal recurso para alentar la imaginación de los niños. Sin embargo, a lo largo del tiempo el teatro se ha revolucionado y han ido surgiendo otras historias más apegadas a los hechos cotidianos de nuestra época; algunos dramaturgos y directores de teatro infantil han decidido contar historias reales con personajes adultos aunque van dirigidas a los menores.

La puesta en escena Niño Perdido es un ejemplo de la realidad que se busca reflejar en el público, y al respecto la productora Rebeca Moreno expresó: “La obra parte de la premisa de si estás cumpliendo o fallándole a los sueños del niño. Al igual que cuestionarse cosas que decías que no harías y que terminas haciendo. Hay cosas que de niño te marcan para la vida futura, y que tienes que encontrar en ese niño perdido y sanar”.

Una oportunidad que la productora explicó como “un milagro del teatro, estamos para cambiar vidas a través de los mensajes que traemos en las obras, pero sobre todo, para poder crear consciencia mediante  la ficción, pero apegada a la realidad de las cosas que vivimos a diario”.

Por otro lado, está el caso de la puesta en escena Cosa de niños: Bullying: “Es una lucha antiviolencia, el bullying se ha generado por años en muchas personas, antes era llamado de otra manera, pero sin duda, es una acción que genera repercusiones graves en muchas personas y actualmente en los niños”, expresó el director de la puesta en escena, Héctor Berzunza.

“Es momento de dejar de contar historias fantasiosas, creo que los niños de ahora tienen la mentalidad de asimilar las situaciones reales que pasan en la vida. Para nadie es un secreto hablar de temas como el buylling”, mencionó.

Una propuesta que no ­sólo se mantiene en el teatro, ya que ha ido en busca de sus propios espacios y con la finalidad de expandir aún más su mensaje, por lo que se presenta en escuelas y así acercan a chicos y grandes. Este montaje tiene la peculiaridad de brindar un taller breve sobre el acoso entre iguales a cargo de los propios actores quienes puntualizan la diferencia entre el bullying y el juego rudo al tiempo que vinculan a la audiencia con instituciones de asesoría psicológica y jurídica gratuita en la Ciudad de México y el resto de la República.

La directora y dramaturga Mariana Giménez estreno en días pasados la puesta en escena Nada, en el Teatro Santa Catarina. Es una adaptación de la famosa novela de Janne Teller; recrea una fábula tanto para adultos como para adolescentes, pero  sin duda para sus creadores es dirigida al público infantil e hicieron un llamado a los ­padres a llevar a los menores de seis años al teatro a ver esta propuesta.

Es una historia en la que los personajes se adentran en los pensamientos de los adolescentes; ésta propuesta teatral fue prohibida en Europa, debido a que señalaban que el contenido era demasiado inherente para el público de aquella época, “no hay nada que ocultar, ya las mentes están despiertas y es momento de hablar con verdades, sólo de esta manera vamos a poder ejercer una consciencia desde temprana edad. Cualquier tema está al alcance de la televisión y el internet, por lo que es mejor tomar esos puntos y recrearlos a través de personajes reales y de una manera más cercana como el teatro”, expresó Giménez.

Éstas son algunas de las propuestas que han visualizado la realidad y decidieron dejar atrás la fantasía, aunque la oferta de puestas en escena aún es vasta en cuestión de lo fantástico como principal recurso pues  se presentan en  teatros de la ciudad obras como Galápago, El ogrito, Konrad: El niño que salió de la lata de conservas y Desde el corazón de la tortuga.

Imprimir