Franeleros de la Roma pagan 60% de su ganancia al “patrón” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Agosto, 2018

Franeleros de la Roma pagan 60% de su ganancia al “patrón”

Según El Patas, uno de los viene-viene que laboran en la calle de Jalapa, el jefe decide quién o quiénes trabajan en tal o cual calle, así como el monto por el derecho de piso.

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Un “patrón” se adueñó de la colonia Roma, en la delegación Cuauhtémoc, y cobra todos los días a los franeleros o viene-viene más de la mitad de las ganancias por apartar lugares y lavar carros en la vía pública.

Según El Patas, uno de los franeleros que “laboran” en la calle de Jalapa, El Patrón decide “quién o quiénes trabajan en tal o cual calle”, así como el monto por el derecho de piso.

“Sí carnal, por así decirte: si en un día gano 500 pesos, 300 son para mi “patrón” y lo demás para mí”.

El Patas dice que su Patrón, del cual no mencionó su nombre por temor a ser castigado o despedido, le quita más de la mitad de las ganancias del día.

Cuenta que, si le va bien, en un día entre semana puede ganar hasta mil pesos por apartar lugares y lavar vehículos en la calle; sin embargo, asegura resignado, tiene que darle 600.

—¿Y cómo llegaste acá?—se le pregunta.

—Él (“El patrón”) nos pone, él nos dice acá te toca trabajar y nos dice de qué hora a qué hora tenemos que estar

Dice que no cualquiera pude llegar a trabajar en las calles como franelero, “pura gente que conoce él”, asegura.

Además, afirma que la mayoría de los viene-viene son conocidos cercanos del “patrón”, de no ser así, te cierra las puertas y no puedes “trabajar”.

—¿Y si uno que no es de su grupo se pone a apartar lugares?

—No carnal, los sacamos a madrazos. Neta, si no es conocido del “patrón”, no entra.

Crónica publicó el jueves pasado que franeleros amenazan a vecinos y visitantes de la colonia Roma, por lo que salen de sus casas o de los negocios que frecuentan con el temor de ser agredidos.

Y es que los viene-viene en los últimos años, han impuesto su ley.

Se drogan e ingieren bebidas alcohólicas en plena vía pública, ocupan entradas de casas y cocheras así como accesos a estacionamientos; además de usar las jardineras y cabinas telefónicas como mingitorios

Y si alguien se opone, reclama o denuncia, vienen las represalias.

“Son muy violentos, se ponen a pelear a golpes, ya sea con hombres o con mujeres, no respetan a nadie. A cualquier hora del día puedes verlos fumando mariguana o con sus caguamotas”, dice Yair Moncada, vecino de la zona.

DEFENSA. “La neta no somos maleantes, sólo hacemos nuestra chamba”, dice El Patas, quien pacta platicar con Crónica luego de lanzar miradas retadoras y una que otra maldición.

Sin embargo, cuando se cercioró que no se trataba de grupos opositores o de policías, cambió su actitud y hasta contó la forma en que trabaja.

Recargado en el cofre de un vehículo Jetta estacionado sobre Jalapa, El Patas, un joven moreno, alto y que siempre usa gorra de los Yankees, dice que llega desde las 05:30 de la mañana a “apartar” los lugares con huacales y botes.

Reconoce que hay veces que no alcanzan los lugares para estacionar vehículos en la calle, por lo que los tienen que parquear, “unos cuantos momentitos” frente a cocheras y entradas de establecimientos o edificios.

“Pero sólo es un momentito”, insiste.

Asegura que los 200 o 300 pesos que se gana a diario le alcanzan para comer y vestir, “porque yo no mantengo a nadie, trabajo para mi”; sin embargo, comenta que a muchos de sus compañeros franeleros no les alcanza para mantener a su familia… “Si el “patrón” no nos quitara tanto, saldrían bien librados.

Imprimir