AMLO, “muy fifí”, visita por segunda ocasión Palacio Nacional | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 10 de Agosto, 2018

AMLO, “muy fifí”, visita por segunda ocasión Palacio Nacional

AMLO, “muy fifí”, visita por segunda ocasión Palacio Nacional | La Crónica de Hoy

¡Ando muy fifí! Dijo en tono sarcástico el presidente electo Andrés Manuel López Obrador al hacer alusión al esmero que puso en su arreglo personal.

Casi para concluir su extensa conferencia de prensa en el Salón Tesorería, el tabasqueño anunció que este viernes se reunirá con integrantes de la Suprema Corte.

Dos horas antes, el mandatario electo estuvo reunido con el presidente Enrique Peña Nieto, quien acudió a recibirle en la explanada principal muy cerca de la fuente del Pegaso. Es el segundo encuentro que ambos sostienen tras la jornada electoral

Ambos transitaron por la escalera monumental en la que se encuentran los murales de Diego Rivera. Y poco después hicieron lo propio por la galería de los presidentes. Rumbo al despacho presidencial, ambos posaron en los pasillos extendiendo sus manos.

El encuentro, de más de dos horas, se coronó con una serie de fotos en el despacho presidencial y luego con un recorrido por la galería de los presidentes. (Cecilia
Téllez Cortés)

De igual forma, se dieron tiempo para visitar en el cuarto piso, el nuevo museo histórico de Palacio Nacional en donde más de 400 piezas relatan el devenir histórico del inmueble a lo largo de cinco de siglos y su vinculación con la historia nacional, desde Moctezuma II hasta los gobernantes de los siglos XX y XXI.

La segunda visita a Palacio Nacional ocurrió en perfecto orden merced al operativo montado por el Estado Mayor Presidencial que, sin un invasivo aparato de seguridad, permitió tanto a trabajadores de los medios como personas que visitaban el Zócalo de la Ciudad de México, ver el trayecto del automóvil blanco.

Apenas arribó a la puerta principal, Andrés Manuel López Obrador descendió del vehículo y salió a saludar a quienes desde una hora antes ya lo esperaban con gritos de “es un honor, estar con Obrador”. Esta vez, nadie salió herido, raspado, ni con golpes y no fue derribada ninguna valla. Hubo rutas de acceso y de salida, a diferencia del recorrido de la víspera desde el Tribunal Electoral hasta su casa de transición y donde consumió horas preciosas en el tráfico capitalino.

A su salida de Palacio Nacional, la gente se apostó alrededor de las vallas para saludar de lejos al tabasqueño.

 

Imprimir