Canaero: el síndrome del abandono

Claudia Villegas Cárdenas

La Cámara Nacional del Aerotransporte (Canaero) es una de esas representaciones empresariales que sufre del síndrome del abandono por parte de muchos integrantes de su sector ante la presencia dominante de un jugador. Dos datos sobre esta afirmación: Fue en 2015 cuando Interjet de Miguel Alemán Magnani decidió dejar su asiento en esta cámara. Después, la presencia preponderante de Aeroméxico que preside Javier Arrigunaga y que dirige Andrés Conesa eclipsó la participación de otras aerolíneas como Volaris. Así, la Canaero carece de representatividad, pero también de fuerza en temas de cabildeo frente a las autoridades lo que ha redundado en la aprobación de normas y modificaciones a leyes que merman sus intereses. La buena noticia para los usuarios es que estas modificaciones les beneficiaron como es la reivindicación de derechos cuando se retrasa un vuelo y la causa es atribuible a la aerolínea. La falta de presencia de la Canaero es un hecho y lo demuestra su reducido equipo directivo e infraestructura. Lástima porque llegó a ser una de las cámaras influyentes en el sector del transporte.  Incluso, en los buenos tiempos en los que aún operaba Mexicana de Aviación, Aeroméxico y la extinta empresa llegaron a impulsar temas relevantes como el de los precios de la turbosina y los espacios en Aeropuertos. La Canaero, incluso, defendió temas clave para la industria como el de los cielos abiertos. 

ICA y los juicios abiertos.

Conocimos el caso de Enrique Aguilar contra decisiones del Grupo ICA que dañaron su reputación y su patrimonio. Nos cuentan que Bustamante se desempeño como director responsable de la Autopista Naucalpan-Ecatepec y que fue en 2007 cuando fue despedido. A Enrique Aguilar no se le liquidó conforme a la Ley Federal del Trabajo y allí comenzó su calvario. A este extrabajador de ICA le sorprendió su proceso y demanda laboral en medio del concurso mercantil de la constructora. En teoría y, como lo mandan las leyes concursales, Aguilar y su pasivo laboral en ICA tendrían que haber sido reportados a los acreedores para reservar y formarse en el concurso de las deuda. Pero no. Nunca sucedió y la persecución – de acuerdo con la versión de Aguilar – se inició para llevarlo a prisión acusado de fraude procesal. ¡Increíble! Un tema laboral se llevó al ámbito penal, de acuerdo con lo que resolvió el Juez titular del Juzgado 33 de Distrito. La contrademanda penal lo mantuvo más de 30 días en prisión. Ahora ICA busca deslistar sus títulos y Aguilar junto con sus abogados se preguntan si la constructora no tendría que informar sobre este problema que suma indemnizaciones por varias decenas de millones de pesos.  Veremos y esperamos la versión de ICA de un asunto que luce muy mal.  Confirmamos que en los reportes a la Bolsa Mexicana de Valores y a la CNBV no se reportó este tema.

 

Palma, a la CNBV.

Me consta que Adalberto Palma es un financiero experimentado y acucioso. Durante su gestión como Vocal del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), Palma exigía a los reporteros que cubrimos el rescate bancario que conociéramos la Ley de Protección al Ahorro Bancario (IPAB).  “No has leído la Ley, entonces no platicamos”. Nos regalaba la Ley y allí estábamos los interesados leyendo cada párrafo. Por ello, me alegra que se mencione su nombre para llegar a la conducción de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. La responsabilidad será mayúscula porque los delitos financiero, en la mayoría de los casos, quedan impunes. A mayor ingreso del delincuente de cuello blanco, menor posibilidad de que sea sancionado y hasta llevado a prisión si infringe la Ley. Sería un buen nombramiento n

Imprimir

Comentarios