Antifascistas desbordan a neonazis en el aniversario de Charlottesville | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 12 de Agosto, 2018

Antifascistas desbordan a neonazis en el aniversario de Charlottesville

Supremacistas quedan en ridículo frente a la Casa Blanca en la conmemoración de la marcha racista del año pasado que derivó en el atropello masivo que mató a una contramanifestante

Antifascistas desbordan a neonazis en el aniversario de Charlottesville | La Crónica de Hoy

Jason Kessler esperaba que varios cientos de personas acudieran ayer a su marcha “Unamos a la derecha 2” frente a la Casa Blanca en Washington, un nombre que eligió precisamente en referencia a la marcha que organizó el 12 de agosto de 2017 en Charlottesville, Virginia. Una marcha que generó una gran contramanifestación antifascista, a la que un neonazi atacó con un atropello masivo que mató a Heather Heyer, de 32 años.

Tras el caos del año pasado, Kessler pidió un permiso formal para celebrar su reunión racista, y en el formato escribió que esperaba entre 100 y 400 personas. Sin embargo, sólo acudieron un puñado de personas, específicamente, “un par de docenas”, según relata la CNN, o “entre 20 y 30” según The Guardian.

La pequeña marcha neonazi de Kessler terminó rodeada por más de un millar de manifestantes antifascistas, que humillaron a los supremacistas al grito de “¡vergüenza!, ¡vergüenza!” ante el cordón policial que los separaba.

Los manifestantes antifascistas portaron pancartas contra el movimiento “alt-right” y en recuerdo de Heather Hayer. También gritaron constantemente su nombre a los poco más de veinte racistas congregados.

No sólo el cordón policial superaba a los manifestantes neonazis, también los periodistas que se congregaron para escuchar lo que tuviera que decir Kessler, que el año pasado se deslindó de toda responsabilidad por el atropello y el asesinato de Heyer, y que incluso llegó a situarse él mismo como víctima.

Mientras trataba de hablar, la muchedumbre gritaba contra él y sus acólitos y agitaba decenas y decenas de pancartas con eslóganes contra la derecha alternativa, contra el KKK (entre los invitados estaba su exlíder David Duke) y contra Donald Trump.

TRUMP, TIBIO DE NUEVO. El presidente empeoró la situación de Charlottesville el año pasado cuando salió ante los medios para ofrecer su primera reacción al atentado y condenó la “violencia de muchos lados”, enfatizando que no era sólo violencia neonazi. Luego todavía lo hizo peor, y aseguró en una nueva declaración que “había gente buena en ambos bandos”.

En el aniversario del atentado, Trump se limitó el sábado en la tarde a dedicar al asunto uno de los tantos tuits que hace al día, en el que aseguró que “las protestas en Charlottesville de hace un año derivaron en muerte absurda y división” y aseguró que condena “todos los tipos de racismo y actos de violencia”.

 

Imprimir