¿Vive Pumas otro espejismo? | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 14 de Agosto, 2018

¿Vive Pumas otro espejismo?

Luego de iniciar como superlíder, igual que la campaña pasada, los universitarios empiezan a dar nuevamente muestras de flaqueza tras caer en casa en la Copa ante el Necaxa e irse en blanco ante el Pachuca, colero general del torneo

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Ya resulta difícil creerles. Los Pumas de la Universidad comenzaron el torneo a tambor batiente con tres victorias consecutivas en las que anotaron 10 goles, dos al Veracruz que la campaña pasada les rompió su condición de invictos y les dejó literalmente una maldición jarocha, cinco al Necaxa y tres al Atlas, y tal vez se le agotaron los goles a los del Pedregal, ya que la semana pasada, aun jugando en casa, fueron incapaces de hacerle un gol al colero general, el Pachuca, que se fue feliz con un empate sin goles, luego de haber sumado tres derrotas consecutivas.

Lo peor del caso es que el mismo Necaxa al que golearon en la liga los derrotó en la Copa y en Ciudad Universitaria, lo que incrementó el nivel de dudas de los seguidores auriazules, quienes entienden que los tres triunfos fueron ante tres equipos de pobres números, Veracruz, Necaxa y Atlas, que se encuentran anclados actualmente en los sitios 9, 13 y 16 de la tabla general, y el último de la competencia incluso les robó el empate.

Pumas ya tuvo la campaña anterior una penosa experiencia (otra), ya que después de mantenerse invicto durante seis fechas, en las que incluso fue el superlíder, ligó nueve partidos consecutivos sin ganar, entre ellos cinco derrotas, y sólo porque pudo ganar dos de sus últimos tres encuentros se pudo meter a la liguilla, en la que, sin embargo, como le había ocurrido tres torneos antes cuando había logrado el boleto, fue goleado en uno de los dos partidos de cuartos de final, primero por Tigres, y el torneo anterior por el América.

Una vez más los resultados positivos levantaron enormes expectativas sobre los universitarios, que el sábado visitan al Monterrey, que fue vapuleado en el Azteca por el América y que por el momento está igualado con las Águilas y el campeón Santos en el segundo lugar de la tabla y que será, realmente, el primer rival de nivel importante al que enfrente esta campaña y aunque su primer juego de la doble jornada de la próxima semana es ante el Querétaro (sitio 14 de la tabla), luego se verá las caras con el América en el Azteca, lo cual representará la verdadera prueba de fuego de la campaña, pero ya se anticipa que los universitarios van a salir achicharrados de Santa Úrsula.

No es la primera vez que los Pumas están en esta tesitura en la gestión de Rodrigo Ares de Parga, que llegó al puesto de presidente auténticamente por un dedazo de su antecesor, Jorge Borja, quien siempre estuvo más interesado en su carrera política que en el cuadro felino, quien criticó acremente a Víctor Mahbub quien había regresado a la afición a la tribuna con los dos títulos que consiguió y que no pudo superar los logros del dirigente potosino, pues sólo fue capaz de calificar en cuatro de ocho torneos a los Pumas.

Ares de Parga va por el mismo camino, pues decidió despedir a Paco Palencia después de que el exdelantero del Tri había calificado a la UNAM en su primer torneo al frente del equipo, y que en su segundo torneo comenzó con una derrota ante Chivas en Guadalajara, pero luego ligó tres victorias consecutivas y dos empates, antes de entrar en una racha de triunfos y derrotas en la que al presidente de los Pumas se le hizo fácil echar a su técnico y abrirle la puerta a David Patiño.

El resultado fue que el equipo terminó el torneo de Clausura 2017 con una escandalosa racha de cinco derrotas consecutivas y seis en los últimos ocho partidos de aquel concurso, aunque logró no ser el último de la tabla quedando en el sitio 17 de 18 participantes.

Para el Apertura 2017 nada salvó a los universitarios de entrar en una vergonzosa racha de resultados que los llevó al último sitio de la tabla general con sólo 13 puntos obtenidos a lo largo del torneo.

La historia de la campaña pasada parecía una lección digna de ser aprendida, pero entre las equivocaciones de la dirigencia y las propias equivocaciones de Patiño, echaron a perder un buen inicio, aunque también fue evidente que los Pumas no estaban para enfrentar a los mejores equipos del torneo y que el triunfo ante el Puebla y el empate ante el Querétaro en la última jornada, sólo le ayudaron a clasificar para ser vapuleado en la liguilla por el América tras haber calificado en el séptimo sitio de la tabla general.

Por lo que se pudo ver la semana pasada, se avecinan tiempos complicados para Patiño y sus Pumas, que siguen sin verse a la altura de un equipo de su trayectoria, por más que  de momento luzcan en el primer puesto de la tabla general, que más bien parece ser otro espejismo, como el del torneo pasado.

Imprimir