No a la inviabilidad legal, duplicidad de funciones y engrosamiento burocrático - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 14 de Agosto, 2018
No a la inviabilidad legal, duplicidad de funciones y engrosamiento burocrático | La Crónica de Hoy

No a la inviabilidad legal, duplicidad de funciones y engrosamiento burocrático

Marielena Hoyo Bastien

Lamento ocupar este espacio de Animalidades para compartir el

fallecimiento de quien para mí fue maestro, compañero, y definitivamente referente en cuanto a problemas de conducta

en perros y gatos.

Pionero de la Etología Clínica Veterinaria enfocada a los animales 

de compañía referidos, el Dr. Moisés Heiblum formalizó y le dio

 seriedad a una es-pe-cia-li-dad que hoy día cualquiera cree que

domina tras tomar un cursillo o por ósmosis.

¡Asimilé tanto platicando con él!... incluso hasta cuando

disentíamos tratándose de animalitos callejeros… que no imagino

EL TEMA sin su presencia, participación y alimentación.

El pasado viernes me fue comunicada su muerte, y es fecha que

no me la creo. Tenía mucha vida por delante y hará falta, porque aunque académico de prestigio con cargos importantes y harta

chamba, nunca descuidó la atención personalizada de sus clientes perrunos y gatunos, y de los latosos como yo, que

constantemente lo busqué para ilustrarme. Descanse en paz.

 

Otro estimado MVZ que dio susto el mismo día al tener un colapso, fue Carlos (Hernández) Garibay, especialista en equinos, cuya intensa actividad lo condujo de emergencia al quirófano, donde fue sometido a una cirugía a corazón abierto. Gracias a Dios va en franca recuperación, así que seguramente pronto lo veremos nuevamente en acción. Mis caballitos y burritas lo extrañan.

 

EN OTRO TEMA, les cuento que tuve la suerte de ver un programa de TV que me dejó terrenalmente entusiasmada, máxime, tras la peregrina e ignorante declaración de Rafael Pacchiano (titular de la Semarnat) sobre la salvación de la vaquita vía clonación. ¡Ajá!...

Me refiero a la tercera parte de un reportaje que precisamente sobre tal marsopa (y su terrible relación con los traficantes de vejiga de totoaba) presentó el pasado domingo Jaime Maussan, en su Tercer Milenio de canal 9. Y es que escuchar de voz los testimonios de científicos, especialistas, a personal de Marina, a pescadores legales, a voluntarios de la ONG Sea Shepherd y a gente del Museo de la Ballena, sumándose, cada uno en lo suyo (y sin perder el piso), al esfuerzo por rescatar de la extinción a tan elusivo y escaso animal, me resultó reconfortante y esperanzador. Importantísimo fue saber que hay viabilidad genética, según aseguró Lorenzo Rojas, y ver a todos, absolutamente todos por esa misma línea optimista, mostrando total compromiso y demostrando recursos, a cualquiera anima. Es por ello que insisto: la República Popular China es quien tiene que aportar el esfuerzo mayor vetando duramente todo comercio y consumo de buche de totoaba entre los suyos, como no provenga de criaderos certificados. Una vez lo anterior, imposible de evadir…

Iniciaré con el punto que vengo arrastrando referente a una desacertada omnipotencia otorgada a la Agencia de Atención Animal de la CDMX; atribuciones diversas con las que se provocan inviabilidades y duplicidad de funciones entre esa reciente oficina (a la que por cierto, a más de un año de establecida no se le conoce logro alguno) y otras; especialmente la Secretaría de Salud y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial. Incluso, esta última cuenta con una Subprocuraduría Ambiental, de Protección y Bienestar Animal a la que sólo le falta un pasito administrativo para operar, convirtiéndose de tal forma la PAOT, en quien más y mejor ha venido arropando la materia, aumentando el compromiso con cada titular, pero…

Para que lo antepuesto cobre dimensión adecuada, antes deberá promoverse una meticulosa y muy precisa revisión jurídica a la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México, que actualmente es la que propone situaciones no viables y faculta de manera todopoderosa a una Dirección General a la que… ¡hágaseme el canijo favor!... deben someterse los Secretarios de Estado con intervención en el citado ordenamiento.

Asimismo, como órgano desconcentrado de la Sedema tiene autonomía técnica y por lo tanto, la facultad de coordinarse con la autoridad competente para ve-ri-fi-car temas de riesgo sanitario, acciones que poco aplicarían a favor de los animales, PERO que se suponen ya del dominio de la Agencia de Protección Sanitaria; y en esto no omito citar que salvo las administraciones del Dr. Armando Ahued, históricamente el Sector Salud ha sido EL enemigo natural de los auténticos animales de compañía. Continuaré…

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios