Le heredan cárceles saturadas en los estados de alta prioridad | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 14 de Agosto, 2018

Le heredan cárceles saturadas en los estados de alta prioridad

Le heredan cárceles saturadas  en los estados de alta prioridad | La Crónica de Hoy

Alfonso Durazo se convertirá a partir del 1 de diciembre en la cabeza de un Sistema Penitenciario Nacional en el que la tercera parte de los penales padece sobrepoblación. Los datos más recientes del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social revelan que 111 de los 342 centros de reclusión del país están en esta situación, cuando, paradójicamente, hay cárceles en el país con lugares libres.  El problema es que los procesados o sentenciados por delitos que ameritan cárcel se acumulan en los estados de Jalisco, Durango, Hidalgo, Morelos, Chihuahua, Puebla, Tabasco, Nayarit, Guerrero, Nuevo León y Quintana Roo entidades que ya están por encima de la capacidad carcelaria.  

“Es un efecto de la rigidez del sistema penitenciario”, comenta sobre esto el especialistas Jaime López-Aranda Trewartha, “es muy caro crear espacios penitenciarios”.

A nivel nacional esto se traduce en 12 mil 830 presos que provocan algún nivel de hacinamiento, mientras que los lugares libres en cárceles son 12 mil 777, pero se encuentran lejos de los estados en donde se ha rebasado el cupo y donde el número de delitos incrementan. 

Los centros federales hasta hace poco eran los menos propensos a este problema, ahora registran las problemáticas, aunque no tan graves como los estatales. El Cefereso Occidente de Jalisco, el del Altiplano y el del Nor-Noroeste de Durango sólo pueden recibir entre tres a 70 presos más.

Cabe recordar que un elemento a considerar para la reclusión de un delincuente es que el centro penitenciario se encuentre cerca de su hogar, salvo en casos de delitos extremadamente graves, pues un principio es que el recluso debe ser reintegrado a la sociedad, no sólo ser castigado.

El caso más dramático de sobrepoblación es el del Estado de México, donde se encuentra un total de 13 mil espacios para reos y en realidad los presos rebasan los 27 mil.  

López-Aranda, quien ha colaborado en diferentes ocasiones con el Cisen y con la SSP federal, considera que en la actualidad el desempeño de los centros de reclusión es heterogéneo, no sólo si se compara el orden federal y estatal, sino que prisiones bajo control de una misma entidad federativa pueden vivir realidades muy diferentes.

“Hay centros penitenciarios que tienen un desempeño adecuado, pero el panorama general no es positivo”, asegura entrevistado vía telefónica poco antes de partir al norte del país para una revisión del tema en aquella región.

López-Aranda señaló que uno de los motivos por los que se da la sobrepoblación es el “uso o sobreuso de la prisión preventiva, que no debería de ser la primera alternativa utilizada por las autoridades; las autoridades tienden a preferir la prisión preventiva porque incapacita de manera física al  delincuente, pero no se deben de usar a diestra y siniestra”.

–No es muy popular entre las autoridades de procuración de justicia; hoy día alegan que presentan detenidos ante un juez y éste los suelta con demasiada facilidad, aquello a lo que llaman la “puerta giratoria”…

–La autoridad va a argumentar obviamente que tienen a la persona correcta (que cometió el delito) y la prisión preventiva lo inhabilita para seguir delinquiendo, pero así es como funciona el nuevo Sistema de Justicia Penal, es el Poder Judicial el que debe calificar la legalidad de la detención y en diferentes etapas decidir si lo que dice la autoridad es correcto.

 

Imprimir