“Puedes reconciliarte con tu matemático interior”: Eduardo Sáenz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Agosto, 2018

“Puedes reconciliarte con tu matemático interior”: Eduardo Sáenz

Hay que verlas más allá del concepto que se tiene de la escuela para disfrutarlas, señala el divulgador español Eduardo Sáenz de Cabezón

“Puedes reconciliarte con tu matemático interior”: Eduardo Sáenz  | La Crónica de Hoy

En México a quién le tienen más miedo: ¿a la llorona o a las matemáticas?, pregunta el divulgador Eduardo Sáenz de Cabezón. Río. Él me explica que la pregunta no tendría el mismo efecto en España, puesto que no entenderían el código común, característica del humor. Éste puede ser una herramienta importante para difundir las matemáticas y la ciencia, puesto que democratiza el acceso al conocimiento.

El humor es una de las características que emplea este divulgador de las matemáticas en sus publicaciones, los videos de Derivando —su canal de Youtube—, así como en conferencias, charlas de TED y presentaciones del grupo The Big Van Theory (Científicos sobre ruedas)… Pero esta es sólo una de sus herramientas.

Las narraciones son otro recurso, puesto que la ciencia y las matemáticas están llenas de historias apasionantes que nos hacen comprenderlas y contextualizarlas para no verlas como algo ajeno y sin sentido.

El profesor de la Universidad de la Rioja no sólo tiene las habilidades características de un buen divulgador, sino además una simpatía y empatía que refleja en sus conversaciones. Estas cualidades son fusionadas para atajar un tema “difícil” en su más reciente libro, Inteligencia Matemática. Descubre al matemático que llevas dentro (Colofón). En éste, la misión es que el lector se reconcilie con su matemático interior y disfrute de las matemáticas.

Para ello, el libro invita a leerse despacio, jugar con las matemáticas, ejercitar la mente y no buscar sólo respuestas correctas. No es un examen, nadie será reprimido como en la escuela, apunta. Si no hay prisa, por qué no empezar desde el principio con algo que a muchos no nos dijeron en nuestra primera clase (o en ninguna): ¿qué son las matemáticas? Tiene sentido hablar de ellas en plural, con “s”, señala, porque hay distintas formas de matemáticas.

Sin embargo, para él es más fácil responder qué son entendiendo qué hacen los matemáticos. “Nos dedicamos a buscar patrones y regularidades, que es un término muy amplio porque podemos buscarlos en los números, en el razonamiento o en estructuras abstractas que luego tienen una vida propia”.

Esos patrones abstractos, enfatiza, pueden identificarse en la naturaleza, por ello se dice que las matemáticas son la base de la ciencia. “Casi toda la investigación científica es la búsqueda de patrones, casi toda tiene detrás una cuantificación o estadística. Es la ciencia de la regularidad y patrones, que permite dar una visión abstracta y esquemática del pensamiento”.

MEJORES DE LO QUE PENSAMOS. El matemático explica que las matemáticas pueden ser un lenguaje, metodología, herramienta y muchas cosas más. Pueden emplearse para resolver un problema, desarrollar conceptos propios o para aplicarlas en la vida cotidiana.

Esto último permite además domar la intuición y saber, por ejemplo, que una fila única, que se divide después en las cajas, es más rápida en el supermercado o que en una noche de restaurante con los amigos, es mejor que cada quien pague su cuenta en vez de dividirla, o todos pagarán más.

¿Esto se refiere al matemático interior que tenemos? Es más bien una especie de la personificación del razonamiento matemático que tenemos todos y que además es más poderoso de lo que pensamos, explica. “Lo que ocurre es que la relación que tenemos es sólo con las matemáticas de la escuela, las cuales son sólo una parte y pudieron ser dolorosas (…) Las matemáticas describen a los equipos de futbol, el clima, terremotos y mil cosas más que pueden entenderse sin comprender la técnica. En la escuela vemos esta técnica desnuda sin que tenga nada que ver con nuestra vida e inquietudes”.

El libro expone cómo piensan los matemáticos a través del pensamiento lógico y el rigor a la hora de pensar. “Cuando ya te reconciliaste con tu matemático interior podremos salir a la calle y tener una visión más para interpretar la realidad y disfrutarla”. Al igual que el arte u otro modo de cultura, enfatiza, las matemáticas deben disfrutarse. Inteligencia Matemática, dice, es una puerta que busca abrir esa posibilidad a los lectores y si bien no todos deben pasar por ahí, es importante saber que está ahí. 

Hay que perder miedo a las matemáticas y naturalizar nuestra relación con ellas, puesto que está en nuestro “ADN” ser matemáticos, refiere. “Las culturas las han desarrollado en un camino u otro, es una de las obras colectivas más importantes de la humanidad, al nivel de la narrativa o de la música; el Teorema de Pitágoras, por ejemplo, es tan Patrimonio de la Humanidad como el Partenón, porque es algo que nos dice qué es ser humanos. Celebremos a las matemáticas como parte de la cultura”.

Imprimir